Una enfermedad recién descubierta podría ser la causa de casi 1 de cada 5 demencias, aseguran los expertos

Una enfermedad recién descubierta podría ser la causa de casi 1 de cada 5 demencias, aseguran los expertos

MARTES, 30 de abril de 2019 (HealthDay News) -- Es común que los adultos mayores tengan problemas con la memoria y el pensamiento que se parezcan a la enfermedad de Alzheimer, pero en realidad podrían estar sufriendo de una forma distinta de demencia.

Eso es de acuerdo con un panel internacional de expertos, que da por primera vez un nombre a la enfermedad, y que detalla lo que se sabe hasta ahora sobre la afección.

En un artículo que se publicó en la edición del 30 de abril de la revista Brain, bautizaron a la afección encefalopatía TDP-43 relacionada con la edad, predominante límbica, y usaron el acrónimo LATE (por sus siglas en inglés), que es más fácil de recordar.

La LATE afecta sobre todo a las personas mayores de 80 años, explicaron los expertos. Y podría explicar alrededor de un 17 por ciento de todos los casos de demencia.

Esa prevalencia, que es bastante alta, podría explicar un fenómeno misterioso, según el Dr. Peter Nelson, profesor en la Universidad de Kentucky y coautor del informe.

Algunas personas que mueren con lo que parece ser Alzheimer no muestran las señales características de la enfermedad en las autopsias de sus cerebros, en concreto, unas aglomeraciones anómalas de proteína conocidas como placas y nudos. Eso significa que sus síntomas de demencia no surgieron del Alzheimer.

"Esto forma parte de una comprensión creciente de que no todas las demencias son iguales", apuntó Nelson.

En cuanto a los síntomas, la LATE sí "imita" al Alzheimer, dijo Nina Silverberg, directora del Programa de los Centros de la Enfermedad de Alzheimer del Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU. Provoca pérdidas de memoria y problemas con el pensamiento y el razonamiento, que al final impide que las personas mayores pueden cuidar de sí mismas.

Pero el cerebro afectado por la LATE tiene un aspecto muy distinto que el cerebro con Alzheimer.

Una característica clave, según Silverberg, es una disfunción en una proteína llamada TDP-43, que ayuda a controlar la expresión genética en el cerebro.

Hace mucho que los investigadores saben que los problemas en la TDP-43 son una mala noticia. Las proteínas TDP-43 "mal plegadas" son una de las culpables en la mayoría de los casos de esclerosis lateral amiotrófica (ELA, o "enfermedad de Lou Gehrig"), y de una forma poco común de demencia llamada degeneración lobar frontotemporal.

Pero muchas personas mayores tienen ciertos niveles de TDP-43 mal plegadas en sus cerebros. Según el informe, una cuarta parte de los adultos mayores de 85 años tienen suficientes de esas proteínas anómalas como para impedir su memoria y pensamiento.

Las personas con LATE también muestran con frecuencia un encogimiento grave en el hipocampo del cerebro, una estructura implicada en la memoria y el aprendizaje.

Pero estos hallazgos apenas tocan la superficie de la enfermedad. "En este momento hay muchas cosas que ignoramos", apuntó Silverberg.

No hay ninguna forma de diagnosticar la LATE mientras una persona sigue con vida. Solo una autopsia del cerebro puede ayudar a determinarla como causa de la demencia.

Y no está claro, dijo Silverberg, cuándo comienza el proceso de la enfermedad. ¿Comienza la LATE, como el Alzheimer, años o incluso décadas antes de que surjan síntomas?

Según Nelson, uno de los objetivos más importantes ahora es encontrar "biomarcadores" de la LATE. Los biomarcadores son señales medibles de un proceso de enfermedad, por ejemplo los niveles de proteína en la sangre o las anomalías estructurales observadas en escáneres cerebrales.

Hay biomarcadores para el Alzheimer, apuntó Nelson. Los investigadores pueden usar TEP del cerebro, o muestras del líquido cefalorraquídeo, para detectar a la amiloide y a la tau, las proteínas que forman las placas y los nudos en el cerebro.

Si los investigadores pueden encontrar marcadores de la LATE, podrán comprender mejor el proceso de la enfermedad, y posiblemente desarrollar medicamentos para ella.

En el mundo real, el Alzheimer usualmente se diagnostica no a través de TEP, sino mediante una evaluación de los síntomas.

Eso significa que hay personas diagnosticadas con un Alzheimer "probable" que, de hecho, tienen LATE, según Keith Fargo, director de programas científicos y alcance de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association).

"Pero en este momento", dijo, "probablemente eso no sea un problema".

Esto se debe a que los medicamentos actuales para la demencia se dirigen a los síntomas, no a los procesos subyacentes de la enfermedad, como la acumulación de la amiloide, explicó Fargo.

Pero muchos ensayos están investigando medicamentos que sí se dirigen al proceso subyacente. "En el futuro", dijo Fargo, "los medicamentos serán más específicos, y será importante distinguir entre el Alzheimer y la LATE".

En el pasado, anotó Fargo, los ensayos de Alzheimer quizá se han visto entorpecidos por la inclusión errónea de personas con LATE. Pero, añadió, eso no es un gran problema ahora, dado que los investigadores sí cuentan con formas de buscar el Alzheimer objetivamente.

También es posible que ciertas medidas amplias para la salud del cerebro (como el control de la presión arterial, una dieta saludable, el ejercicio y la estimulación mental) puedan ayudar a ralentizar la demencia, independientemente de la causa. Fargo señaló que la Asociación del Alzheimer está patrocinando un ensayo, llamado U.S. Pointer, que está estudiando ese tema.

Más información

La Asociación del Alzheimer ofrece un resumen de las distintas formas de demencia.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión