Una encuesta encuentra que muchos padres se muestran renuentes a vacunar a sus hijos más pequeños

VIERNES, 7 de mayo de 2021 (HealthDay News) -- Mientras las autoridades de salud de EE. UU. se preparan para autorizar el uso de emergencia de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer en niños más pequeños, una nueva encuesta encuentra que menos de un tercio de los padres vacunaría de inmediato a sus hijos tras la aprobación de la vacuna para los niños.

Apenas un 29 por ciento de los padres de niños y adolescentes menores de 18 años vacunarían a sus hijos "de inmediato", según los datos que publicó el jueves la Kaiser Family Foundation.

Una encuesta encuentra que muchos padres se muestran renuentes a vacunar a sus hijos más pequeños

Un 32 por ciento adicional dijeron que esperarían a ver cómo funcionan las vacunas antes de vacunar a sus hijos, mientras que los demás padres dijeron que sus hijos se vacunarían solo si es obligatorio en las escuelas (un 15 por ciento) o que definitivamente no los vacunarían (un 19 por ciento).

Los expertos en salud pública han señalado que vacunar a los niños es clave para acabar con la pandemia.

La vacuna de Pfizer ya está autorizada en Estados Unidos para las personas de a partir de 16 años, mientras que otras dos (la de Moderna y la de Johnson & Johnson) están autorizadas para las de a partir de 18 años.

Los porcentajes de la encuesta no variaron respecto a lo que se observó entre los adultos estadounidenses a finales del año pasado en otra encueta de Kaiser. En esa encuesta, un 34 por ciento de los adultos dijeron que se vacunarían lo antes posible, y un 39 por ciento dijeron que esperarían a ver qué sucedía.

Esas actitudes han cambiado con el tiempo. Los datos más recientes, de abril, muestran que más o menos un 64 por ciento de los adultos estadounidenses dicen que ya se han vacunado o que se vacunarían lo antes posible, mientras que un 15 por ciento adicional dicen que esperaran a ver qué sucede.

"Estamos en una nueva etapa en la conversación sobre la demanda de la vacuna", declaró al The New York Times Mollyann Brodie, vicepresidenta ejecutiva del Programa de Investigación de Opinión Pública y Encuestas de Kaiser. "No habrá una sola estrategia para aumentar la demanda entre todos los que quedan. Habrá muchos esfuerzos dirigidos de forma individual. Las personas que todavía están indecisas tienen barreras logísticas, necesidades de información, y muchas todavía no saben que son elegibles. Cada estrategia podría movilizar a un pequeño número de personas para que se vacunen, pero, en conjunto, esto podría ser muy importante".

En la encuesta del jueves de Kaiser, las intenciones de los padres respecto a sus hijos en general reflejaban sus intenciones para sí mismos. Entre los padres que ya han recibido al menos una dosis o que desean una lo antes posible, tres cuartas partes dijeron que vacunarían a sus hijos de inmediato (un 48 por ciento) o que esperarían a ver qué sucede (un 29 por ciento).

La encuesta más reciente del grupo de investigación sin fines de lucro se realizó del 15 al 29 de abril, entre 2,097 adultos.

Pfizer y Moderna ya están evaluando sus vacunas en niños de hasta apenas 6 años, y anticipan que solicitarán la autorización del uso de emergencia de la FDA para cubrir a los bebés y a los niños en un momento posterior de este año. Pfizer prevé que presentará la autorización de uso de emergencia para los niños de 2 a 11 años en septiembre, reportó CNN.

Hasta el viernes, casi un 45 por ciento de la población de EE. UU. ha recibido al menos una dosis de una vacuna contra la COVID-19, y casi un 33 por ciento ya está vacunada del todo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Entre los de a partir de 18 años, alrededor de un 57 por ciento han recibido al menos una dosis y casi un 41 por ciento están vacunados del todo.

Biden respalda una propuesta para levantar las protecciones de patente de las vacunas

La administración de Biden anunció esta semana que respaldará una controversial propuesta para renunciar a las protecciones de las patentes de las vacunas contra el coronavirus, mientras que la industria farmacéutica advirtió que una medida de este tipo en realidad perjudicaría al desarrollo de las vacunas.

Estados Unidos se había resistido a la propuesta en la Organización Mundial de la Salud, que podría permitir que las farmacéuticas de todo el mundo echen un vistazo a los secretos comerciales de cómo se han fabricado las vacunas contra la COVID-19 viables, reportó el Times. Pero el Presidente Joe Biden ha recibido presión para que apoye la propuesta, según el periódico.

Katherine Tai, representante de Estados Unidos, anunció el respaldo de la administración para la propuesta el miércoles en la tarde.

"Es una crisis de salud global, y las extraordinarias circunstancias de la pandemia de COVID-19 requieren medidas extraordinarias", enfatizó en una declaración. "La administración cree con firmeza en las protecciones de la propiedad intelectual, pero para poder acabar con esta pandemia, respalda la dispensa de esas protecciones para las vacunas contra la COVID-19".

Tai apuntó que Estados Unidos participaría en las negociaciones sobre el tema, pero que esas negociaciones "tardarían tiempo, dada la naturaleza basada en el consenso de la institución y la complejidad de los temas implicados".

Poco tras el anuncio de la decisión, la industria farmacéutica publicó una declaración en que atacó a la extraordinaria decisión. Stephen Ubl, presidente y director ejecutivo de Pharmaceutical Research and Manufacturers of America, afirmó que el anuncio era "un paso sin precedentes que socavará la respuesta global a la pandemia y comprometerá la seguridad".

"Esta decisión sembrará la confusión entre los socios públicos y privados, debilitará aún más unas cadenas de suministros que ya son débiles, y fomentará la proliferación de vacunas falsas", advirtió, y añadió que la medida tendría el efecto de "entregar las innovaciones estadounidenses a países que buscan debilitar nuestro liderazgo en el descubrimiento biomédico".

Pero los activistas de salud global aplaudieron la decisión de la administración. Es "un paso de verdad histórico, que muestra que el Presidente Biden está comprometido a ser no solo un líder estadounidense, sino global", apuntó Priti Krishtel, directora ejecutiva de la Iniciativa de Medicamentos, Acceso y Conocimiento (Initiative for Medicines, Access & Knowledge).

Pero los activistas dijeron que, por sí misma, una dispensa no aumentaría los suministros de vacunas del mundo. Debe estar acompañada por un proceso conocido como "transferencia tecnológica", en que los titulares de una patente suministran el conocimiento técnico y el personal.

"Dar a los países necesitados un libro de recetas sin los ingredientes, protecciones y una fuerza laboral considerable no ayudará a las personas que están esperando las vacunas", advirtió al Times la Dra. Michelle McMurry-Heath, presidenta y directora ejecutiva de la Organización de Innovación en Biotecnología (Biotechnology Innovation Organization). "Entregarles los planos para construir una cocina que, en condiciones óptimas, pueden tardar un año en construir, no nos ayudará a parar la emergencia de nuevas variantes peligrosas de la COVID".

Craig Garthwaite, profesor de estrategia de la Facultad de Administración Kellogg de la Universidad del Noroeste, también anotó que, a diferencia de muchos fármacos, las vacunas contra el coronavirus son una tecnología compleja que será difícil de copiar sin la ayuda de las compañías que la desarrollaron.

"Las personas piensan que pueden tomar esta patente y leerla como la receta de un pastel, y hacer un tremendo pastel", dijo al Times. "De verdad es necesario que Moderna y Pfizer ayuden".

Biden fija una nueva meta, mientras las tasas de vacunación se reducen

Mientras el ritmo de vacunación contra el coronavirus comienza a ralentizarse en Estados Unidos, el Presidente Joe Biden fijó el martes una nueva meta: haber administrado al menos una dosis a un 70 por ciento de los adultos estadounidenses el 4 de julio, al mismo tiempo que intenta convencer a las personas dudosas de que se inoculen.

Algunos estados están dejando más de la mitad de las dosis de vacunas sin solicitar, de forma que Biden también anunció que su administración reasignará las dosis de los estados con menos necesidad a los estados que tienen una mayor demanda de vacunas, reportó Associated Press. También pidió a los estados que hagan que las vacunas estén disponibles sin cita previa, y le dirá a las farmacias que hagan lo mismo.

"Hay que vacunarse", enfatizó Biden el martes desde la Casa Blanca. "Aunque su riesgo de desarrollar una enfermedad grave sea bajo, ¿por qué arriesgarse? Podría salvar su vida, o las vidas de sus seres queridos".

El Dr. Eric Topol, profesor de medicina molecular de Scripps Research en California, declaró al Times que se sentía "encantado" por el anuncio. Había presionado para que los límites de asignación de vacunas fueran menos estrictos el mes pasado, cuando Michigan estaba luchando contra un aumento en el virus y no podía obtener las dosis adicionales de vacunas que necesitaba con desesperación.

La nueva flexibilidad del gobierno federal permitirá que más estados respondan rápidamente cuando observen "que las temperaturas aumentan en el mapa de calor del país", dijo Topol al Times.

Estados Unidos administra ahora las primeras dosis a un ritmo de unas 965,000 al día, la mitad de la tasa respecto a hace tres semanas, pero casi el doble de rápido que lo que se necesita para cumplir el nuevo objetivo de Biden, reportó AP.

"Me gustaría llevarlo al 100 por ciento, pero realistamente creo que podemos llegar a ese lugar entre ahora y el 4 de julio", comentó Biden sobre su nueva meta.

Su administración se dirigirá a tres áreas en su intento por acelerar el ritmo de las vacunaciones:

  • Los adultos que necesitan una mayor persuasión para aceptar la vacuna.
  • Los que han tenido problemas o no tienen prisa por vacunarse.
  • Los adolescentes de 12 a 15 años, una vez las autoridades federales aprueben la vacunación en ese grupo de edad.

Adelantándose a la autorización que se prevé que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. conceda a la vacuna de Pfizer para los niños de 12 a 15 años, la Casa Blanca también está desarrollando planes para acelerar las vacunaciones en ese grupo de edad. Biden instó a los estados a haber administrado al menos una dosis a sus adolescentes el 4 de julio, y a entregar dosis a los consultorios de los pediatras y otros lugares de confianza, con el objetivo de vacunar del todo a la mayor cantidad posible de jóvenes antes del próximo año escolar, según AP.

El jueves, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. se acercaba a los 32.5 millones, mientras que el número de muertes superó a las 580,000, según los cálculos de la Universidad de Johns Hopkins En todo el mundo, el jueves se habían reportado casi 156.1 millones de casos, y más de 3.2 millones de personas han fallecido de COVID-19.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: CNN; Associated Press; The New York Times

Comparte tu opinión