¿Una dosis a muchas personas, o dos dosis a menos? Expertos explican el despliegue de las vacunas en EE. UU.

¿Una dosis a muchas personas, o dos dosis a menos? Expertos explican el despliegue de las vacunas en EE. UU.

VIERNES, 5 de febrero de 2021 (HealthDay News) -- La escasez de vacunas contra la COVID-19 está haciendo que algunos se cuestionen si a Estados Unidos le iría mejor si simplemente intentara administrar una sola dosis a la mayor cantidad de personas posible.

Esta opinión ha recibido el respaldo de unos datos iniciales de Israel que indican que una sola dosis de la vacuna es extremadamente efectiva y puede reducir las tasas de infección.

Pero los expertos en salud pública siguen insistiendo en que se debe mantener el régimen aprobado de dos dosis, dadas las nuevas variantes de la COVID-19, que podrían potencialmente socavar la efectividad de la vacuna y hacer que la tasa de infección se dispare.

"Si solo tenemos una dosis en nuestra población de alto riesgo, los que van a tener un impacto en el sistema de atención de la salud, y resulta en una menor eficacia entre ellos, estaremos en problemas", advirtió el Dr. Arnold Monto, presidente en funciones del Comité Asesor sobre las Vacunas y los Productos Biológicos Relacionados de la FDA, durante una entrevista de HD Live!.

"Sí enfatizamos que el método de dos dosis debe ser el que sigamos, y el uso de la vacuna junto con estrategias de mitigación para reducir la transmisión", continuó Monto.

Hace poco, Israel realizó un estudio en que comparó las infecciones entre 200,000 personas vacunadas con la primera dosis y un grupo de personas sin vacunar, comentó el Dr. Ran Balicer, presidente del Equipo Nacional de Expertos sobre la COVID-19 de Israel, en la misma entrevista de HD Live!.

Ambos grupos siguieron teniendo unas tasas similares de infección durante dos semanas, pero el día 14, el grupo que había recibido una dosis tuvo una reducción repentina en las tasas de infección, apuntó Balicer. El día 17, el grupo vacunado tuvo una reducción del 33 por ciento en las infecciones, en comparación con el grupo sin vacunar.

"Esto muestra que la vacuna, incluso la primera dosis, tiene un impacto en las infecciones", aseguró Balicer, director del Instituto de Investigación de Clalit en los Servicios de Salud Clalit, una de las cuatro organizaciones de mantenimiento de la salud (HMO) que proveen atención de la salud a toda la población israelí.

Confianza en los datos

Otro informe sobre la experiencia de vacunación de Israel encontró que una sola dosis de la vacuna de Pfizer puede proveer una protección de hasta un 90 por ciento contra la infección con la COVID-19 en el día 21.

El estudio, realizado por investigadores británicos, siguió a israelíes que habían recibido la primera dosis de la vacuna.

"Encontramos que la efectividad de la vacuna seguía siendo bastante nula hasta unos 14 días después de que las personas se vacunaran", comentó en un comunicado de prensa de la Universidad de East Anglia el Dr. Paul Hunter, investigador principal y profesor de la Facultad de Medicina Norwich de la universidad. "Pero entonces, tras el día 14, la inmunidad aumentó de forma gradual, día a día, hasta alrededor de un 90 por ciento en el día 21, y entonces ya no mejoró más. Toda la mejora observada fue antes de la segunda inyección".

Estos resultados respaldan a una política que adoptó Reino Unido de ampliar el periodo entre las dos dosis hasta las 12 semanas, para intentar administrar las primeras dosis a la mayor cantidad de personas posible, apuntó Hunter.

Balicer se mostró de acuerdo en que "los beneficios de recibir una dosis están claros, porque entonces se pueden vacunar muchas más personas con unos suministros de vacuna limitados, y tener algo de inmunidad parcial en una parte más grande de la población".

Pero Balicer continuó diciendo que "vale la pena que notemos que es importante, en nuestra opinión, seguir el protocolo completo de dos dosis, porque esos son los datos que tenemos a partir de los ensayos clínicos que dicen que se tiene una inmunidad duradera y que se tiene una protección suficientemente fuerte en todos los grupos de edad".

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU., observó el miércoles en una conferencia de prensa que Estados Unidos no está siguiendo los pasos de Gran Bretaña, basándose en los datos de ensayos clínicos de gran tamaño.

"Como todos saben, el ensayo de Moderna, con 30,000 personas, y el ensayo de Pfizer, con 44,000 personas, nos indican que las respuestas máximas se obtienen mediante una dosis de preparación seguida por una dosis de refuerzo: 21 días con la de Pfizer y 28 días con la de Moderna", señaló Fauci.

"Sentimos firmemente que seguiremos a la ciencia, que nos ha dictado la manera óptima de alcanzar la respuesta de un 94 a un 95 por ciento, que es, de hecho, duradera durante el periodo que la hemos estado siguiendo", añadió Fauci.

Nuevas variantes de la COVID

El surgimiento de unas variantes altamente infecciosas en Reino Unido, Sudáfrica y Brasil han aumentado la necesidad de ser cauto respecto al protocolo de la vacuna, dado que unas tasas altas de infección fomentarán que el virus siga mutando, dijo Monto, profesor de epidemiología y salud pública global de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Michigan.

"Si no hay replicación viral, no hay mutaciones", apuntó Monto. "Nuestro objetivo más importante debe ser vencer al virus y a la transmisión del virus".

Es cierto que la escasez de suministros de vacuna es el mayor problema del despliegue de EE. UU., aceptó Monto.

"No tendríamos ningún problema en priorizar si tuviéramos toda la vacuna necesaria para todo el mundo", comentó Monto. "La mayoría de nuestros problemas tienen que ver con quién recibirá la vacuna, si las personas respetan su turno, y nada de esto sería un problema si tuviéramos suficiente vacuna".

Debido a esto, Estados Unidos debe dejar de intentar convencer a las personas que se muestran renuentes a vacunarse, y más bien administrar dos dosis de la vacuna a las personas que de verdad la quieren, planteó Monto.

"Tenemos a una mayoría de individuos con un riesgo alto que están deseosas de vacunarse", aseguró Monto. "Dada la escasez de vacuna, en realidad no tenemos vacunas almacenadas esperando a ser administradas. Vacunemos [a esas personas], y luego prosigamos intentando convencer a las que no se han vacunado por un motivo u otro de que esta vacuna es segura y efectiva".

Cuando se hayan vacunado millones de entusiastas, habrá muchos datos disponibles para ofrecer un récord irrefutable sobre la seguridad y efectividad de la vacuna, dijo Monto.

"En el momento en que se aprobó la vacuna, había una preocupación de que solo teníamos los datos de dos o tres meses a partir del despliegue de las vacunas", añadió Monto. "Ahora aumenta cada vez más, y millones de personas han recibido la vacuna".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Arnold Monto, MD, professor, epidemiology and global public health, University of Michigan School of Public Health, Ann Arbor; Ran Balicer, MD, MPH, director, Clalit Research Institute, Clalit Health Services, Israel; University of East Anglia, news release, Feb. 3, 2021; Anthony Fauci, MD, director, U.S. National Institute of Allergy and Infectious Diseases, media briefing, Feb. 3, 2021

Comparte tu opinión