Una dieta vegetariana podría ayudar a combatir las enfermedades, según un estudio

LUNES, 10 de mayo de 2021 (HealthDay News) -- Hay más evidencias de que eliminar la carne de la dieta podría reducir los niveles de unos "biomarcadores" malsanos que fomentan a las enfermedades, señalan unos investigadores.

Un nuevo estudio, que se reportó el sábado en el Congreso Europeo sobre Obesidad (European Congress on Obesity, ECO), encontró que las personas que seguían dietas vegetarianas tenían unos niveles más bajos en la sangre de biomarcadores vinculados con las enfermedades, como el colesterol "malo" (el LDL) y otros factores.

Una dieta vegetariana podría ayudar a combatir las enfermedades, según un estudio

Los biomarcadores pueden tener impactos nocivos y beneficiosos para la salud, al fomentar o prevenir el cáncer, las enfermedades cardiacas y las relacionadas con la edad, y otras afecciones crónicas. Y aunque hace mucho que se usan para evaluar el efecto de las dietas en la salud, no ha estado claro cómo una dieta vegetariana afecta a los biomarcadores.

Para averiguarlo, los investigadores analizaron los datos de casi 178,000 británicos de 37 a 73 años. Los participantes del estudio no reportaron ningún cambio importante en la dieta en los cinco años anteriores. Se categorizaron como vegetarianos (que no comen carne roja, aves ni pescado) o consumidores de carne.

Los investigadores examinaron entonces la asociación entre la dieta y 19 biomarcadores de la sangre y de la orina relacionados con la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la salud del hígado, de los huesos y de las articulaciones, y la función renal.

Tras tomar en cuenta otros factores (como la edad, el sexo, la obesidad, el tabaquismo y el consumo de alcohol) los investigadores encontraron que los vegetarianos tenían unos niveles significativamente más bajos de 13 biomarcadores que los que consumían carne.

Entre estos biomarcadores se encontraban el colesterol total; el colesterol LDL; la apolipoproteína A y la apolipoproteína B (vinculadas con la enfermedad cardiaca); la gamma-glutamil transferasa y la alanina (que son marcadores de la función del hígado que indican inflamación o daño en las células); el factor de crecimiento insulínico (una hormona que fomenta el crecimiento y la proliferación de las células cancerosas); el urato (vinculado con la gota); y la creatinina (un marcador de una función renal que empeora).

"Nuestros hallazgos dan mucho que digerir", comentó en un comunicado de prensa del ECO el líder del estudio, Carlos Celis-Morales, de la Universidad de Glasgow, en Escocia.

"Además de no comer carne roja ni procesada, que se han vinculado con las enfermedades cardiacas y algunos tipos de cáncer, las personas que siguen una dieta vegetariana tienden a consumir más verduras, frutas y frutos secos, que contienen más nutrientes, fibra y otros compuestos potencialmente beneficiosos", apuntó. "Esas diferencias nutricionales podrían ayudar a explicar por qué los vegetarianos parecen tener unos niveles más bajos de biomarcadores de las enfermedades, que pueden conducir al daño celular y a las enfermedades crónicas".

Pero no todo fueron buenas noticias para los vegetarianos. El estudio encontró que tendían a tener unos niveles más bajos de unos biomarcadores beneficiosos, como el colesterol "bueno" (el HDL), y la vitamina D y el calcio (vinculados con la salud de los huesos y las articulaciones), además de unos niveles significativamente más altos de grasas en la sangre (triglicéridos) y cistatina C (lo que sugiere una peor salud renal).

E independientemente de que las personas comieran o no carne, el estudio no encontró ningún vínculo entre la dieta y los niveles de azúcar en la sangre, la presión arterial sistólica (la cifra superior en una lectura), el aspartato aminotransferasa (un marcador de daño en las células del hígado) o la proteína C reactiva (un marcador de inflamación).

Sin embargo, las dietas basadas en los vegetales se consideran mayormente como más saludables, apuntó una nutricionista de EE. UU.

"Animo a mis pacientes a basar su dieta en alimentos enteros de origen vegetal", señaló Christine Santori, administradora del programa de dieta clínica del Centro de Gestión del Peso del Hospital de Syosset de Northwell Health en Syosset, Nueva York.

"Consumir frutas, verduras, granos integrales, legumbres, frutos secos y semillas como la base de la dieta provee una fibra beneficiosa con muy poca grasa saturada", anotó. "Si eligen consumir productos de origen animal, les animo a decidirse por el pescado y las aves sin piel, y a considerarlo como un acompañamiento".

Pero prescindir de la carne deja una amplia variedad de dietas: vegana, vegetariana, pescetariana (pescado pero no carne), lacto-ovo (sin carne pero permite huevos y lácteos) y "flexitariana" (en que las personas comen carne de forma ocasional).

Y algunos vegetarianos pueden de cualquier forma estar poco sanos, anotó Santori.

"He visto 'vegetarianos' que consumen sobre todo carbohidratos refinados y alimentos altamente procesados, que no son muy saludables", apuntó.

Aun así, "la verdad es que consumir más frutas y verduras puede potenciar su salud, ya sea que se defina como vegetariano o no", apuntó Santori. "Quizá se trate más sobre lo que los vegetarianos comen, en lugar de lo que no comen".

Dado que los nuevos hallazgos fueron presentados en una reunión médica, deben considerarse preliminares hasta que sean publicados en una revista médica revisada por profesionales.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. ofrecen más información sobre una alimentación saludable.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Christine Santori, RDN, manager, clinical dietary program, Center for Weight Management, Northwell Health's Syosset Hospital, Syosset, N.Y.; European Congress on Obesity, news release, May 8, 2021

Comparte tu opinión