Una dieta rica en carnes procesadas podría acortar la vida

MIÉRCOLES, 31 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- Quizá deba cambiar esa salchicha que está a punto de disfrutar por algo más saludable.

Una investigación reciente encontró una asociación entre comer incluso pequeñas cantidades de carnes procesadas, de 150 gramos (un poco más de 5 onzas) por semana, y un mayor riesgo de enfermedad cardiaca grave y la muerte.

Una dieta rica en carnes procesadas podría acortar la vida

Sin embargo, no toda la carne es perjudicial. El estudio, que incluye los datos de 21 países, encontró también que consumir más de 250 gramos (poco menos de 9 onzas) por semana de carne sin procesar, incluso carne roja, fue un factor neutral en términos de la enfermedad cardiovascular.

¿Por qué se consideran tan poco saludables las carnes procesadas, como las salchichas, los fiambres y el tocino?

"Creemos que podría ser consecuencia de los de los conservantes, los aditivos y los colorantes alimentarios, ya que si se hace la comparación, el colesterol y las grasas saturadas son muy similares entre las carnes no procesadas y la procesadas, la diferencia se encuentra en los aditivos alimentarios, los colorantes y los nitratos", dijo Mahshid Dehghan, autora del estudio e investigadora del Instituto de Investigación sobre la Salud Pública de la Universidad de McMaster y de Hamilton Health Sciences, en Ontario, Canadá.

La mayor parte de la evidencia previa sobre el consumo de carne y los resultados de salud provienen de estudios realizados en América del Norte, Europa y Japón. Según el estudio, la cantidad y el tipo de carne que se consume en estas regiones varía respecto a otras partes del mundo, como el sur de Asia y África.

Aquí entra en escena el PURE, un estudio a largo plazo que realiza un seguimiento de los hábitos dietéticos y los resultados de salud de más de 164,000 personas en países con ingresos bajos, medios y altos. El estudio se inició en 2003. Utiliza cuestionarios de frecuencia alimentaria. Los investigadores recopilaron también otros datos de salud.

En el estudio, la carne roja sin procesar fue de res, cordero, ternera y cerdo. Las aves de corral incluían todos los tipos de aves. La carne procesada es cualquier tipo de carne que haya sido salada, curada o tratada con conservantes o aditivos alimentarios.

Se incurrió en un riesgo mayor incluso con cantidades pequeñas de carne procesada, según el estudio.

"Yo diría que es alrededor de dos porciones a la semana. Una salchicha de tamaño mediano pesa unos 75 gramos. Comer dos salchichas a la semana se asocia con este aumento del riesgo", afirmó Dehghan. "El mensaje de nuestro estudio es realmente limitar el consumo, a una cantidad muy limitada de vez en cuando y un consumo poco frecuente".

A pesar del hallazgo neutral sobre la carne sin procesar, un comunicado de prensa emitido con el estudio alertó de que la carne roja es una fuente importante de ácidos grasos de cadena media y larga, que pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

La asociación entre la dieta y la enfermedad no es lineal, sino que tiene forma de U, y tanto las cantidades insuficientes como excesivas de ciertos alimentos son perjudiciales para la salud, añadió Dehghan. La carne puede ser una buena fuente de proteína, hierro y otros nutrientes esenciales, explicó Dehghan, pero el consumo excesivo puede añadir otros riesgos.

Los autores dijeron que se necesita más investigación para mejorar la comprensión sobre el consumo de carne y las consecuencias para la salud. Por ejemplo, lo que los participantes con menos ingesta de carne consumen para reemplazarla puede tener un impacto en los resultados de salud.

El estudio se publicó el 31 de marzo en la revista American Journal of Clinical Nutrition.

"Cuando se compara la ingesta en los países que consumen muy poca carne con los países que sí lo hacen, es difícil sacar conclusiones", dijo Connie Diekman, asesora de alimentación y nutrición de St. Louis. "Como dietista registrada, mi mejor mensaje al observar este estudio es que lo situemos en un cuerpo de investigación más amplio en el que sabemos que se debe reducir la cantidad de carne que consumimos en comparación con la cantidad de alimentos vegetales".

Diekman señaló que las limitaciones del estudio PURE incluyen que los cuestionarios de frecuencia alimentaria pueden ser inexactos y que el consumo varía mucho entre los países.

"El estudio sí apuntó que si se observan los países con un mayor consumo, se observa un mayor riesgo de enfermedad", afirmó Diekman.

Los alimentos que contienen cantidades más altas de grasas saturadas, incluidas algunas carnes, se deberían consumir con moderación y dentro de un plan de alimentación en el que se incluyan muchas frutas, verduras, cereales integrales y productos lácteos bajos en grasa, añadió. La evidencia sugiere que las personas deberían limitar el consumo de carnes procesadas.

"La conclusión cuando observamos los alimentos de origen animal, tanto si hablamos de la carne cruda, la carne procesada, los productos lácteos, toda la línea animal, es que tenemos más grasas saturadas en esos alimentos de origen animal y se deben consumir en cantidades moderadas", concluyó Diekman.

Más información

Si desea obtener más información, consulte las Directrices Dietéticas para los Estadounidenses.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Mahshid Dehghan, PhD, investigator, Population Health Research Institute, McMaster University and Hamilton Health Sciences, Ontario, Canada; Connie Diekman, MEd, RD, food and nutrition consultant, St. Louis, Mo.; American Journal of Clinical Nutrition, March 31, 2021

Comparte tu opinión