SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

La dieta que puede aumentar la fertilidad de la mujer

¿La dieta mediterránea podría mejorar el éxito del tratamiento de fertilidad con la fertilización in vitro (FIV)?

Quizá, sugiere un pequeño estudio reciente.

Unos investigadores griegos reportan que las mujeres jóvenes que siguieron este plan de alimentación saludable para el corazón en los 6 meses previos a intentar una FIV tenían más probabilidades de conseguir un embarazo que las que no. La FIV es el proceso de fertilización en el que el óvulo se combina con el esperma fuera del cuerpo, y luego se implanta en el útero.

"A medida que hay más parejas en todo el mundo con problemas de esterilidad y que buscan acceso a las técnicas de reproducción asistida para concebir, es esencial que reciban consejería sobre la importancia de las influencias dietéticas y de adoptar un estilo de vida saludable", planteó Meropi Kontogianni, investigadora del estudio.

Una dieta mediterránea hace hincapié en los alimentos vegetales, como la fruta y la verdura, los granos integrales, las legumbres y los frutos secos. Favorece las grasas sanas, como el aceite de oliva y las fuentes magras de proteína: el pescado y la carne de ave. La dieta es baja en sal y en carne roja.

Alimentación Vs. fertilidad

Se desconoce la razón por la que este estilo de alimentación podría ayudar al tratamiento de la fertilidad, dijo Kontogianni, profesora asistente de nutrición clínica en la Universidad de Harokopio, en Atenas. Quizá cualquier plan de alimentación saludable tendría el mismo efecto, dijo.

"Pero nuestros hallazgos proporcionan un respaldo a que las parejas que se someten a un tratamiento de fertilidad podrían beneficiarse al seguir la dieta mediterránea", indicó Kontogianni.

Pero se necesitan estudios futuros que confirmen cualquier beneficio, reconoció.

Para realizar el estudio, Kontogianni y sus colaboradores dieron un cuestionario de frecuencia alimentaria a 244 mujeres en Grecia cuando recibieron su primer tratamiento de FIV. Las pacientes tenían entre 22 y 41 años de edad y no eran obesas.

Se les preguntó con qué frecuencia comieron ciertos grupos de alimentos en los últimos 6 meses. Los investigadores dividieron entonces a las mujeres en tres grupos basándose en su seguimiento de la dieta mediterránea.

Las que obtuvieron las mejores puntuaciones tuvieron unas tasas significativamente más altas de embarazo que las que obtuvieron las peores (el 50 frente al 29 por ciento). Las tasas de nacimiento también fueron más altas (el 49 frente al 27 por ciento), según los hallazgos.

En las mujeres mayores de 35 años, cada aumento de 5 puntos en la puntuación de la dieta se asoció con unas probabilidades casi tres veces mayores de lograr un embarazo y un nacimiento exitosos, según el estudio.

Un médico especialista en fertilidad cree que este estudio enfatiza la importancia del estilo de vida para lograr un embarazo mediante la FIV con éxito.

"Este estudio hace que las mujeres sean conscientes de que un estilo de vida saludable (incluyendo una dieta saludable, no fumar, hacer ejercicio con regularidad, mantener un peso saludable y reducir el estrés) tiene un impacto en la fertilidad", comentó el Dr. Tomer Singer, del Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York.

Mujeres más saludables son más fértiles

Seguir una dieta mediterránea podría ser una señal de otras conductas saludables que, tomadas en conjunto, mejoran los resultados de la FIV, dijo Singer, director de endocrinología reproductiva en el hospital.

Basándose en su investigación previa, los autores del estudio dijeron que la dieta de un hombre también es importante para el éxito de la FIV.

Kontogianni advirtió que los hallazgos de su estudio no pueden generalizarse a todas las mujeres que estén intentando quedar embarazadas, ni a las mujeres obesas.

Además, no se observó ninguna asociación entre la dieta y el éxito de la FIV en las mujeres de a partir de 35 años, señaló.

Kontogianni cree que esto es así debido a los cambios en las hormonas, a un número menor de óvulos y a otros cambios que las mujeres experimentan con la edad y que podrían enmascarar el efecto de factores como la dieta.

El Dr. Norbert Gleicher, especialista en fertilidad de la ciudad de Nueva York, se mostró crítico con los hallazgos del estudio.

Gleicher, director médico y jefe científico del Centro de Reproducción Humana, no cree que este estudio revele nada sobre el beneficio de la dieta en la FIV.

"El diseño del estudio es totalmente erróneo en la medida en que las pacientes fueron asignadas a tres protocolos de tratamiento de FIV distintos, de los cuales, por sí mismos, se puede esperar que provoquen resultados distintos de la FIV", afirmó.

El informe aparece en la edición del 29 de enero de la revista Human Reproduction.

Más información

Para más información sobre la fertilidad y la dieta, acuda a la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Mujer a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad