Una dieta de ayuno podría ayudar las personas con diabetes tipo 2

MARTES, 26 de julio de 2022 (HealthDay News) -- El ayuno intermitente podría ayudar a las personas con diabetes tipo 2 a controlar mejor sus niveles de azúcar en la sangre, encontró un nuevo estudio.

Las personas con diabetes que restringieron su consumo de comida a un periodo de 10 horas el día consiguieron unos niveles de azúcar en la sangre en el rango normal durante unas tres horas más que cuando comían siempre que quisieran, reportaron los investigadores.

Una dieta de ayuno podría ayudar las personas con diabetes tipo 2

Estos pacientes también experimentaron unos niveles más bajos de azúcar en la sangre a 24 horas, y una glucosa en ayunas en la mañana más baja cuando participaron en un patrón de consumo de comida con restricción de tiempo, encontraron los investigadores.

"La alimentación con restricción de tiempo quizá sea un método efectivo para mejorar la salud metabólica de los adultos con diabetes tipo 2, pero se necesitan más estudios para confirmar estos hallazgos", planteó la investigadora principal, Charlotte Andriessen, estudiante doctoral del departamento de ciencias de la nutrición y el movimiento de la Universidad de Maastricht, en Países Bajos.

El estudio responde a una pregunta que se hacen muchas personas que intentan gestionar su diabetes, aseguró la Dra. Reshmi Srinath, directora del programa de gestión del peso y el metabolismo de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"Hay mucho interés en el ayuno intermitente, entre nuestros pacientes tanto con diabetes como con obesidad, que buscan ayuda con su salud metabólica y ayuda para perder peso", señaló Srinath. "En realidad este es un estudio clave que es relevante para nosotros en tiempo real".

En este estudio, se pidió a 14 adultos con diabetes tipo 2 que limitaran su consumo de alimentos a un periodo de 10 horas cada día, en que el periodo acabara como máximo a las 6 p.m. Se les equipó con unos monitores continuos de glucosa que medían sus niveles de azúcar en la sangre cada 15 minutos.

Se indicó a las personas que comieran de su forma usual durante su periodo de consumo de comida, sin restricciones dietéticas especiales. Fuera de este periodo, tenían permitido beber agua, té solo, café negro y refrescos sin calorías.

Los participantes pasaron tres semanas en esta dieta de ayuno intermitente, y luego tres semanas más comiendo como comían normalmente, en cualquier momento que quisieran.

Durante la alimentación con restricción de tiempo, los participantes alcanzaron unos niveles de azúcar en sangre normales durante un promedio de 15 horas al día, en comparación con 12 horas al día cuando comían en el momento en que quisieran.

Un punto importante es que el periodo de consumo de comida de 10 horas resultó seguro para los participantes, que no experimentaron ningún aumento significativo en la hipoglucemia (azúcar bajo en la sangre) u otros efectos secundarios graves cuando hicieron el ayuno, mostraron los resultados.

"De verdad nos dice que el ayuno intermitente es potencialmente seguro", dijo Srinath. "Esto es algo en que siempre se piensa. Cuando los pacientes acuden a mí, me preguntan si es seguro para ellos. Si hay un riesgo más alto de hipoglucemia. Y en este estudio realizaron monitorización de la glucosa y encontraron que los azúcares mejoraron en general. Más pacientes lograron unos niveles normales de azúcar en la sangre, y este es un magnífico resultado".

El ayuno intermitente también pareció ser un patrón de alimentación fácil de adoptar. De hecho, los participantes al final cayeron de forma natural en un periodo de consumo de alimentos de 9 horas, una hora menos de lo que se les permitía, informa el estudio.

"En gran medida, los participantes reportaron que encontraron que el régimen de alimentación con horario restringido era factible", apuntó Andriessen. "Los momentos más críticos fueron durante los fines de semana, cuando no se les permitía comer ni beber nada (aparte de agua) en las fiestas u otras reuniones sociales".

Apuntaron que hay unos motivos biológicos firmes para pensar que el ayuno intermitente ayudaría a mejorar el control de la diabetes, afirmó Srinath.

"Cuando una persona ayuna, el cuerpo metaboliza las reservas de glucógeno, que es en esencia el azúcar que almacena el cuerpo", apuntó Srinath. "Y entonces, cuando esas reservas de glucógeno se acaban, el cuerpo se ve obligado a metabolizar grasas. La idea es que cuando se ayuna durante periodos largos, hay una mayor eficiencia" en la forma en que el cuerpo utiliza la energía almacenada.

Los hallazgos aparecen en la edición del 25 de julio de la revista Diabetologia.

El hecho de que el ayuno no fuera tan restrictivo como lo es usualmente podría explicar tanto la seguridad como el éxito de este plan de ayuno intermitente, señaló la Dra. Mary Vouyiouklis Kellis, endocrinóloga de la Clínica Cleveland, en Ohio.

El periodo de 10 horas "en realidad fue bastante generoso para el estudio, porque a veces, la alimentación con horario restringido puede permitir apenas de 6 a 8 horas para comer", aclaró Kellis. "Sin duda esto fue mucho más factible".

El hecho de que los participantes puedan comer lo que quieran también hace que sea más fácil mantener la dieta.

"Comer en un horario más corto en esencia es una forma de restricción calórica, porque hay un límite respecto a lo que uno puede comer en 10 horas. Pero también sabemos que comer los alimentos incorrectos no ayuda, ¿no?", preguntó Srinath. "Comer un exceso de carbohidratos, de alimentos grasosos o procesados, puede conducir a daños tanto en términos de los resultados metabólicos como del aumento de peso y cosas parecidas", continuó.

"En realidad esto puede ser una limitación aquí, que no ofrecieran orientación sobre la dieta", planteó Srinath. "Si lo hubieran hecho, quizá habrían tenido una mayor significación en términos de sus resultados".

Los resultados del estudio no fueron perfectos. Los investigadores habían tenido la esperanza de observar una mejora en la resistencia a la insulina de los participantes durante el periodo de ayuno de tres semanas, pero esto no sucedió.

Pero Kellis anotó que el estudio fue muy breve, y que implicó a pocas personas: un tiempo más largo con el ayuno intermitente podría causar incluso más mejoras en el metabolismo de los pacientes. Además, algunas de las personas tomaban medicamentos para la diabetes que quizá hayan impedido los efectos del ayuno.

"A partir de este estudio, es difícil determinar la efectividad de la alimentación con horario restringido en términos de la sensibilidad a la insulina", añadió Kellis.

Más información

Johns Hopkins ofrece más información sobre el ayuno intermitente.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Charlotte Andriessen, doctoral student, department of nutrition and movement sciences, Maastricht University, the Netherlands; Reshmi Srinath, MD, director, weight and metabolism management program, Mount Sinai, New York City; Mary Vouyiouklis Kellis, MD, endocrinologist, Cleveland Clinic, Ohio; Diabetologia, July 25, 2022


¿Le ha sido útil esta página?


¿Le ha sido útil esta página?

Comparte tu opinión