Una 'descarga' en el cerebro podría rejuvenecer la memoria de las personas que envejecen

Una 'descarga' en el cerebro podría rejuvenecer la memoria de las personas que envejecen

LUNES, 8 de abril de 2019 (HealthDay News) -- Es común que las personas pierdan agudeza a medida que envejecen, que tarden un poco más para hacer cálculos mentales o solucionar un problema complejo. Pero los científicos podrían tener una solución potencial.

La estimulación cerebral que utiliza una corriente eléctrica extremadamente débil podría ser capaz de revertir la situación, y recuperar el vigor juvenil de las mentes que envejecen, sugiere un nuevo estudio de laboratorio.

El rendimiento de la memoria de personas de 60 a 76 años de edad equivalió al de jóvenes de veinte y tantos años después de que recibieran 25 minutos de estimulación eléctrica en regiones específicas de sus cerebros envejecidos, encontraron los investigadores. La memoria de trabajo es la capacidad de retener temporalmente la información necesaria para el procesamiento.

El efecto duró al menos 50 minutos tras el final de la estimulación cerebral, y probablemente dura horas más, señaló el investigador principal, Robert Reinhart, profesor asistente de ciencias psicológicas y del cerebro en la Universidad de Boston.

Los resultados también fueron similares a los observados en un grupo de personas que estaban en la veintena, dijeron los autores del estudio.

Los resultados del estudio no solo proveen nueva información sobre el deterioro de la memoria de trabajo relacionado con la edad, "sino que también nos muestran que los efectos negativos relacionados con la edad no son inmutables", planteó Reinhart. "Podemos recuperar la función superior de memoria de trabajo que usted tenía cuando era mucho más joven".

La memoria de trabajo es un componente fundamental del proceso de pensamiento humano, explicó.

"La han llamado… la mesa de trabajo, o el cuaderno de dibujos, de la mente. Es donde las personas razonan, resuelven problemas, planifican y toman decisiones", dijo Reinhart.

Lamentablemente, este "frágil y precioso recurso cognitivo" se deteriora al envejecer, añadió.

Reinhart y sus colaboradores sospechan que este deterioro ocurre porque las distintas regiones cerebrales implicadas en la memoria de trabajo pierden la sincronización entre sí. El cerebro funciona mediante ondas rítmicas de impulsos eléctricos, y si esos impulsos pierden el ritmo, la capacidad de pensar también puede alterarse.

Para evaluarlo, diseñaron una capucha especial de EEG (electroencefalograma). Contiene electrodos que dirigen una corriente eléctrica de bajo nivel al neocórtex y a los lóbulos frontales, que son regiones del cerebro que tienen un rol importante en la memoria de trabajo, según Reinhart.

"Evolutivamente, son las partes más avanzadas del cerebro humano", anotó. "Es lo que hace que los humanos seamos especiales".

Esta estimulación eléctrica busca sincronizar las ondas cerebrales entre las distintas regiones del cerebro, permitiéndoles comunicarse y trabajar juntas mejor, dijeron los autores del estudio.

Los investigadores evaluaron la capucha en 42 adultos mayores (de 69 a 76 años), y les pidieron que realizaran tareas de memoria con y sin la estimulación cerebral en días distintos. Los sensores permitieron a los investigadores sintonizar de forma precisa la estimulación según las frecuencias eléctricas individuales del cerebro de cada persona.

"Durante la estimulación, la persona experimentaba una ligera sensación de hormigueo, picazón o presión más o menos debajo de los electrodos que administraban la corriente eléctrica", comentó Reinhart, y añadió que la sensación desapareció después de medio minuto, cuando las personas se acostumbraron a la misma.

Mientras recibían la estimulación cerebral activa, la memoria de trabajo de las personas mayores mejoró hasta el nivel de adultos de 20 a 29 años que realizaron las mismas tareas como grupo de "control", encontraron los investigadores.

Las mejoras en la función cerebral se correlacionaron con un aumento en las interacciones entre las ondas del cerebro en la corteza temporal izquierda y prefrontal, mostraron los hallazgos.

Aunque los investigadores solo monitorizaron la actividad cerebral durante 50 minutos después de la estimulación, Reinhart cree que el efecto tiene una mayor duración.

"No observamos que los efectos bajaran al punto de referencia, o ni siquiera que tendieran a bajar a los niveles del punto de referencia, así que creo que duran más de 50 minutos", dijo Reinhart. "Simplemente no hemos realizado el experimento de la duración para ver con precisión en qué momento bajan al punto de referencia".

La estimulación eléctrica ya se usa para mejorar le función motora en los pacientes con enfermedad de Parkinson, así que no resulta imposible pensar que también pudiera ofrecer una mejora en la capacidad de pensamiento y razonamiento de una persona, comentó Keith Fargo, director de programas científicos y alcance de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association).

"En última instancia, el cerebro es el cerebro. A veces, el producto que se desea es el movimiento motor correcto, y a veces el producto es responder correctamente en una prueba de memoria", dijo Fargo.

"El concepto es sólido", añadió. "No es impensable que pudiera funcionar en la demencia".

Pero Fargo desaconsejó un entusiasmo excesivo, porque se necesita mucha más investigación antes de que esto esté disponible para el público.

"No quiero que la gente que lea esto piense que podrá ir al médico la próxima semana y recibir un tratamiento de estimulación, pero es posible que algo así pudiera ocurrir en el futuro", dijo Fargo. "Pero falta mucho para llegar a la clínica".

El estudio aparece en la edición en línea del 8 de abril de la revista Nature Neuroscience.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. tienen más información sobre el electroencefalograma.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión