Una combinación de fármacos combate al melanoma que se ha propagado al cerebro

Una combinación de fármacos combate al melanoma que se ha propagado al cerebro

JUEVES, 23 de agosto de 2018 (HealthDay News) -- Una combinación de dos medicamentos que funcionan con el sistema inmunitario puede ayudar a vencer al melanoma que ha pasado al cerebro, encontró un ensayo clínico inicial.

En el estudio participaron 94 pacientes con melanoma avanzado que había invadido al cerebro. Todos fueron tratados con dos fármacos de "inmunoterapia", Opdivo (nivolumab) y Yervoy (ipilimumab), que ayudan al sistema inmunitario a encontrar y destruir a los tumores.

En general, los tumores cerebrales desaparecieron, se encogieron o permanecieron estables durante al menos seis meses en un 57 por ciento de los pacientes. En la mayoría, las respuestas seguían siendo evidentes en su seguimiento más reciente, a los 14 meses.

Y tras un año, más de un 80 por ciento de todos los pacientes seguían con vida.

"Es realmente tremendo", aseguró el investigador principal, el Dr. Hussein Tawbi, del Centro Oncológico M.D. Anderson de la Universidad de Texas. "Sin tratamiento, esa tasa sería de alrededor de un 20 por ciento".

Los expertos afirmaron que los hallazgos representan otro paso adelante contra el melanoma avanzado, la forma más letal de cáncer de piel. Una vez el melanoma se ha propagado a lugares distantes en el cuerpo, el pronóstico tradicionalmente ha sido desalentador. Cuando infiltra al cerebro, la esperanza de vida típica ha sido de más o menos entre cuatro y cinco meses, según Tawbi.

Pero en los últimos años, se han aprobado varios medicamentos nuevos para combatir al melanoma avanzado. Entre ellos están el Opdivo y el Yervoy, que ya se utilizan de forma combinada.

Los fármacos pertenecen a un grupo de inmunoterapias llamadas inhibidores de los puntos de control. Esencialmente liberan a las células T del sistema inmunitario para que busquen y destruyan a las células tumorales.

Pero los ensayos importantes de los medicamentos, dijo Tawbi, han excluido a los pacientes con metástasis cerebrales, es decir, un melanoma que se ha propagado al cerebro.

Ahora mismo, apuntó, el tratamiento típico de esos pacientes es una cirugía para extirpar los tumores, si es posible, además de radiación. Entonces quizá reciban medicamentos de inmunoterapia.

El equipo de Tawbi utilizó un método distinto. Utilizaron Opdivo y Yervoy como tratamiento de primera línea para los pacientes con metástasis cerebrales que se descubrieron durante unos escáneres de IRM.

Todos recibieron infusiones de ambos fármacos cada tres semanas, hasta cuatro dosis. Después de eso, continuaron con infusiones de Opdivo cada dos semanas, hasta que su cáncer avanzara o los efectos secundarios se hicieran demasiado tóxicos. Bristol Myers-Squibb, fabricante de Opdivo, financió parte del ensayo.

"Nuestra primera preocupación fue si sería seguro", dijo Tawbi.

Una preocupación era que si las células T inundaban al cerebro para atacar el cáncer, provocaran una inflamación cerebral peligrosa.

Pero, apuntó Tawbi, los efectos secundarios fueron similares a los observados en los pacientes de melanoma sin metástasis cerebrales. Con la mayor frecuencia esto implicó fatiga, diarrea, náuseas y unos aumentos en las enzimas hepáticas que pueden indicar daños en el hígado.

Un paciente falleció de una complicación cardiaca de la cual se responsabilizó al tratamiento. Y un 20 por ciento dejaron los medicamentos debido a efectos secundarios graves.

En cuanto a los beneficios, los tumores cerebrales desaparecieron en un 26 por ciento de los pacientes. Los tumores se encogieron en un 30 por ciento más, y dos pacientes permanecieron estables durante al menos seis meses.

La tasa general de supervivencia a un año fue del 81.5 por ciento.

"Es exactamente lo que se esperaría ver en pacientes sin metástasis cerebrales", dijo el Dr. Mario Sznol.

Sznol es experto en melanoma en la Sociedad Americana de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology), y codirector del programa de inmunología del cáncer en el Centro Oncológico Yale en New Haven, Connecticut.

Dijo que los hallazgos sugieren que muchos pacientes con metástasis cerebrales pueden prescindir de la radiación, y de sus efectos secundarios, y pasar directamente a la inmunoterapia.

Pero esto no es así en todos los pacientes, enfatizó Sznol, que no participó en el estudio. Por ejemplo, el ensayo no incluyó a personas con tumores cerebrales de gran tamaño, que quizá necesiten cirugía y radiación primero.

Los medicamentos de inmunoterapia presentan unas tasas altas de efectos secundarios, anotó Sznol, pero esos problemas en general se pueden manejar médicamente.

Los medicamentos también son muy costosos. El precio de lista del primer año de terapias con ambos supera a los 250,000 dólares.

Pero en conjunto, dijo Sznol, "creo que la proporción entre riesgos y beneficios favorece al tratamiento".

Dos ensayos clínicos pequeños evaluaron los efectos de Opdivo o Yervoy individualmente en pacientes con metástasis cerebrales, pero solo más o menos una cuarta parte respondieron, según Tawbi.

Entonces, dijo, la combinación parece ser más efectiva.

Sznol apuntó que los hallazgos ofrecen un mensaje esperanzador a los pacientes.

"El hecho de que a los pacientes de melanoma con metástasis cerebrales les va mal se está convirtiendo en un mito", señaló. "A algunos les irá mal. Pero ya no necesariamente a todos".

El estudio aparece en la edición del 23 de abril de la revista New England Journal of Medicine.

Más información

La Sociedad Americana de Oncología Clínica ofrece más información sobre la inmunoterapia para el melanoma.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión