Una clínica ofrece atención de salud gratuita a los jóvenes sin techo... y a sus amadas mascotas

MARTES, 27 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- Hace cinco años, "Nugget", un Jack-A-Poo, necesitaba de urgencia la cariñosa atención de un veterinario.

"Necesitaba vacunas y otras cosas", comenta la nativa de Seattle Grace Stroklund sobre su compañero, una mezcla de Jack Russell Terrier/caniche toy. "Pero no tenía el dinero para hacer nada de eso".

Una clínica ofrece atención de salud gratuita a los jóvenes sin techo... y a sus amadas mascotas

A sus 23 años, Stroklund se enfrentaba a sus propias dificultades. Estaba sin techo y también necesitaba atención médica, y se duchaba y comía con regularidad en un centro para personas sin techo administrado por una iglesia local. Aun así, su prioridad eran las necesidades de Nugget.

"Le garantizo que tener a Nugget y querer asegurarme de que estuviera sano y que recibía lo que necesitaba me motivó a buscar atención y atención preventiva para mí, que de otra forma quizá no habría buscado", dijo Stroklund. "Pienso que muchas personas en mi situación que tienen unas mascota se sienten igual".

Por suerte, tanto Nugget como Stroklund estaban a punto de recibir toda la atención que necesitaban, y sin costo alguno, gracias a un proyecto de atención de la salud con un doble objetivo, que se estableció en 2018, llamado One Health Clinic (OHC). Tiene su sede en un refugio para jóvenes sin techo de Seattle, New Horizons.

"En esa época en Seattle, notamos [que] muchas personas que estaban sin techo tenían animales", señaló Vickie Ramírez, coordinadora sénior de investigación y evaluación del Centro de Investigación One Health. "Y comenzamos con la premisa de que quizá buscaran atención veterinaria para su animal antes de atender a sus propias necesidades".

La OHC nació de una necesidad de proveer una atención mejor y más accesible para las personas que carecen de vivienda y los animales a quienes aman, según la Dra. Alice Tin, profesora clínica de medicina familiar de la Universidad de Washington, y miembro principal de la Residencia en Medicina Familiar de Swedish Cherry Hill, en Seattle.

Para vencer las barreras contra la atención

En un relato que se publicó en la edición de septiembre y octubre de la revista Annals of Family Medicine, Tin, Ramírez y sus colegas describieron la misión de la OHC como un intento de potenciar "el poder del vínculo entre humanos y animales para aumentar el acceso a la atención primaria de los individuos que experimentan la carencia de vivienda".

La idea comenzó como un esfuerzo colaborativo entre el Centro de Investigación One Health, la Universidad de Washington, y el Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad Estatal de Washington.

Tin recordó que los jóvenes y adultos jóvenes sin techo con frecuencia les decían a los trabajadores sociales que tener un animal podía ser una barrera contra recibir atención. Esto se debe a que, con frecuencia, las clínicas no permiten la entrada de animales, señalaban los jóvenes, y no tenían ningún lugar para dejar a sus mascotas seguras durante una visita.

"Estaban muy interesados en acceder a una atención veterinaria asequible para sus acompañantes animales", anotó.

La idea era que si una clínica pudiera ofrecer atención gratuita tanto a las personas como a las mascotas, que las necesidades de los animales quizá atrajeran a sus dueños a la clínica, donde podrían entonces ocuparse también de sus propias necesidades de atención de la salud.

Con esta intención, la OHC ha provisto atención a los jóvenes y adultos sin techo de hasta 26 años, además de sus mascotas, animales de compañía, animales de respaldo emocional o animales de servicio.

Aunque la OHC tiene una conexión física con un refugio para personas sin techo, Ramírez señaló que la clínica en sí está completamente dedicada a proveer una atención "integrada" humana y veterinaria mediante un único plan de atención de la salud que cubre tanto a los pacientes con dos piernas como a los que tienen cuatro.

'No es la clínica promedio'

Para los pacientes, la lista de servicios incluye tratamiento de salud mental, planificación familiar, atención de afirmación de género, y pruebas de infecciones de transmisión sexual. También se atienden lesiones, junto con problemas por el uso de sustancias, y proveen remisiones a especialistas cuando es necesario.

Por otro lado, las mascotas pueden recibir las vacunas de rutina, tratamientos antipulgas y remisiones a servicios de esterilización.

Tras enterarse de la OHC a través de un gerente de caso en su refugio para personas sin techo, Stroklund acudió a una de las jornadas de puertas abiertas quincenales de la clínica.

En la sesión de 4 horas, los pacientes y las mascotas reciben atención, una evaluación y un plan de atención.

En su primera visita, Stroklund pudo resolver sus necesidades anticonceptivas, mientras que Nugget recibió sus vacunas.

Grace Stroklund and Nugget. Photo: Gemina Garland-Lewis

Entre 2018 y 2021, la clínica ayudó a 236 animales. Y los pacientes humanos expresan su aprobación. La clínica experimentó un aumento del 40 por ciento en los pacientes tan solo en su primer año, y casi la mitad de los visitantes del año siguiente ya habían estado antes.

"Todo el que está allí de verdad tiene el objetivo de ayudar", aseguró Stroklund. "Lo hacen de una forma amable y amigable. No es la clínica promedio".

Señaló que esto es importante, porque muchos jóvenes han tenido una experiencia traumática durante su tiempo en la calle. "Necesitan respaldo", planteó Stroklund.

Tin dijo que el personal de la clínica es consciente de que muchos pacientes han tenido malas experiencias en el pasado, y que quizá desconfíen de los proveedores de atención de la salud. Entonces, cuando los clientes llegan por primera vez, los recibe un estudiante voluntario de la Universidad de Washington, que sirve como "orientador" para ayudar a garantizar que la atención provista tanto al paciente como a la mascota sea integradora y acogedora.

"La forma en que se ofrece la atención se siente más como una sugerencia de lo que normalmente se encontraría en un ambiente médico tradicional", señaló Stroklund.

También parece ser única: Tin dijo que no conoce ninguna otra clínica de Estados Unidos que atienda tanto a humanos como animales en espacios clínicos adyacentes, aparte de una segunda OHC que se abrió ahora en el centro de Seattle.

Pero tanto Tin como Ramírez sospechan que muchas otras comunidades podrían beneficiarse de este método. El equipo está trabajando con "muchas comunidades" para ver si pueden crear sistemas similares, apuntó Ramírez.

Anotó que la clínica OHC original está "más allá de la fase de proyecto". Es ahora un servicio quincenal establecido de manera permanente.

En cuanto a Stroklund, a pesar de épocas recurrentes de inestabilidad de vivienda, la misión de la clínica la impresionó tanto que se unió temporalmente a la OHC como asesora de alcance, para ayudar a propagar la información.

"Queremos que la mayor cantidad posible de personas que necesiten ayuda la conozcan", añadió, porque la clínica "es algo hermoso".

Más información

Aprenda más sobre la clínica en One Health Clinic.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Vickie Ramirez, MA, clinic and senior coordinator, research and evaluation, Center for One Health Research, Seattle; Alice Tin, MD, MPH, faculty, Swedish Cherry Hill Family Medicine Residency, Seattle, and clinical instructor, family medicine, University of Washington; Grace Stroklund, patient and outreach consultant, One Health Clinic, Seattle; Annals of Family Medicine, September/October 2022

Comparte tu opinión