Una cirugía restaura el movimiento en los niños con una enfermedad parecida a la polio

Una cirugía restaura el movimiento en los niños con una enfermedad parecida a la polio

MARTES, 5 de febrero de 2019 (HealthDay News) -- Kale Hyder era un activo adolescente y jugador de básquetbol cuando sufrió una misteriosa enfermedad parecida a la polio.

El chico de Davenport, Iowa, que mide 6 pies y 2 pulgadas (1.88 metros), se despertó con el cuello rígido en junio de 2015, a los 15 años de edad. En unas semanas, estaba paralizado del pecho para abajo. Le diagnosticaron mielitis transversa, y le dijeron que nunca recuperaría la función en las manos.

Pero un especialista en los nervios de la ciudad de Nueva York, el Dr. Scott Wolfe, realizó transferencias de nervios en cada brazo, y una cirugía de transferencia de tendones un año más tarde para restaurar la función. Las cirugías ayudaron a Hyder a recuperar su independencia.

Ahora, Wolfe reporta que la misma cirugía de transferencia nerviosa ha restaurado el movimiento en algunos niños afectados con una enfermedad más notoria, la mielitis flácida aguda (MFA).

Unos brotes de MFA han acaparado los titulares en los últimos años. La misteriosa enfermedad afecta a los sistemas nerviosos de los niños, y típicamente provoca una debilidad grave en los brazos y en las piernas. La MFA es un subtipo de la mielitis transversa, la enfermedad que afectó a Hyder.

La cirugía de transferencia de nervios restauró la función motora en dos pacientes jóvenes que habían quedado parcialmente paralizados por la MFA, según un informe de casos publicado en una edición reciente de la revista Pediatric Neurology.

En un caso, un niño de 12 años recuperó la capacidad de flexionar y mover su brazo derecho, que había estado inmóvil.

En el otro, una chica de 14 años experimentó una mejora en el movimiento de sus brazos izquierdo y derecho, y recuperó la capacidad de funcionamiento del pulgar y los dedos de su mano izquierda.

Cómo funciona el procedimiento

La cirugía conlleva empalmar pequeñas secciones de nervio sano en áreas en que la MFA ha destruido el vínculo entre los nervios y los músculos que coordinan, dijo Wolfe, investigador sénior del estudio y cirujano ortopédico en el Hospital de Cirugías Especiales.

"Pudimos tomar nervios completamente normales, entrar en esos nervios y encontrar los cables individuales dentro de los nervios, y en lugar de tomar todo el nervio, solo tomamos un pequeño empalme y lo cambiamos de sitio", dijo Wolfe. "No perdemos la función del nervio del que tomamos prestado, y recuperaremos la función del nervio en que conectamos el empalme".

En Estados Unidos, han surgido casos de MFA en ciclos bienales desde 2014, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. En 2018, hubo 201 casos confirmados en 40 estados, la ola más extensiva hasta la fecha. Los expertos sospechan que unas infecciones virales podrían provocar la MFA, pero esto no se ha confirmado.

La cirugía de transferencia de nervios cambió la vida de Hyder. Hyder experimentó cierto hormigueo en las manos y debilidad en los hombros, pero no les prestó atención.

Una tarde, "los síntomas avanzaron con rapidez", recuerda Hyder. "En media hora, ya no podía ponerme de pie ni caminar".

Con el tiempo, Hyder recuperó la capacidad de mover sus brazos un poco, pero no podía levantar los brazos por encima de la cabeza. Sus manos no funcionaban en lo absoluto.

Wolfe realizó transferencias de nervios en cada brazo de Hyder, unos 10 meses después de que el adolescente enfermó. Las delicadas y minuciosas cirugías se realizan bajo microscopio, y pueden tardar entre cinco y siete horas, por no mencionar las horas de evaluación de músculos y nervios que se hacen anteriormente para ayudar a planificar la cirugía.

"Como la enfermedad provoca unos patrones casi aleatorios de parálisis muscular, no hay un mapa a seguir y tenemos que diseñar una solución creativa para cada paciente", señaló Wolfe. "Hacemos un inventario completo de qué funciona y qué no funciona en cada extremidad, revisando cada músculo".

De paciente paralizado a estudiante universitario

Tras las cirugías y una fisioterapia intensiva, Hyder, que ahora es estudiante de primer año en la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore, recuperó gran parte de la función perdida en sus brazos.

"Es completamente distinto", dijo Hyder. "Puedo extender los dedos mucho mejor, y agarrar mucho mejor de lo que podía". También puede extender sus brazos por encima de su cabeza, lo que le permite peinarse o lavarse el pelo, o llegar a una despensa.

Su función e independencia han mejorado hasta tal punto que Hyder se sintió suficientemente cómodo como para irse de casa y asistir a la Hopkins.

"Creo que no habría podido hacerlo sin las cirugías de transferencia de nervios", dijo Hyder.

Aunque Hyder no tuvo MFA, "los cirujanos pueden utilizar los procedimientos de transferencia de nervios para restaurar la función en pacientes que han experimentado una parálisis parcial de una extremidad, independientemente de que fuera provocada por la mielitis transversa o la MFA", aseguró Wolfe.

El estudio de casos se enfocó solo en dos pacientes con MFA, pero la cirugía de transferencia de nervios ya ha ayudado a hasta seis de ellos, dijo Wolfe.

"Creo que esto tiene la capacidad de funcionar en cualquier paciente con MFA", apuntó Wolfe. "No hemos estudiado ni operado a suficientes pacientes como para decir que podemos hacerlo con todos los pacientes, y tampoco sabemos suficiente sobre esta enfermedad como para decir si proveerá el tipo de función y fuerza que los pacientes necesitan".

El Dr. Michael Hausman, vicepresidente de ortopedia en el Sistema de Salud Mount Sinai en la ciudad de Nueva York, apuntó que "conceptualmente, es buena idea. Creo que sin duda amerita una observación más detallada".

Pero Hausman, que no participó en el estudio, anotó que la mayoría de pacientes con MFA recuperan de forma espontánea gran parte de su función motora en un plazo de un año tras enfermar. Esto hace que sea más difícil determinar si la cirugía de transferencia de nervios es en realidad útil.

"No creo que aún podamos afirmar que funciona, porque es difícil separar el efecto de la transferencia de nervios de cualquier grado de recuperación espontánea que pudiera ocurrir", añadió Hausman.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la mielitis flácida aguda.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión