Una cintura más ancha es una amenaza para la salud de las mujeres, incluso sin obesidad

Una cintura más ancha es una amenaza para la salud de las mujeres, incluso sin obesidad

MIÉRCOLES, 24 de julio de 2019 (HealthDay News) -- Una cintura en aumento puede dañar la salud de las mujeres mayores, incluso si evitan la obesidad, sugiere una investigación reciente.

Se trata de una afección conocida como "obesidad central", una concentración de grasa alrededor del abdomen. La obesidad central puede ocurrir incluso si no es suficiente para llevar el índice de masa corporal (IMC) de una persona al rango de la obesidad, explicaron investigadores dirigidos por Wei Bao, profesor de epidemiología en la Universidad de Iowa.

Su estudio encontró que una cintura grande (de unas 35 pulgadas [89 centímetros] o más) aumentaba de forma significativa el riesgo de muerte temprana en las mujeres mayores de 49 años, incluso aunque tuvieran un IMC normal.

Los hallazgos del estudio sugieren que los médicos "observen no solo el peso corporal, sino también la forma del cuerpo, al evaluar los riesgos de salud de un paciente", concluyó Bao en un comunicado de prensa de la universidad.

Una experta que revisó el nuevo estudio se mostró de acuerdo.

"¿Cómo nos ayuda medir la circunferencia de la cintura a comprender la composición corporal? Una circunferencia más alta de la cintura presupone una acumulación de grasa en la región abdominal", explicó Ashley Baumohl, dietista clínica en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

"En los que tienen un IMC normal pero una cintura con una circunferencia más grande, podemos suponer que un porcentaje más alto de ese peso proviene de la grasa, en lugar del músculo", añadió. Y toda esa grasa puede cobrarle un peso a la salud.

En el nuevo estudio, el grupo de Bao monitorizó datos de más de 156,000 mujeres de EE. UU. de 50 a 79 años; un estudio nacional de gran tamaño dio seguimiento a su salud de 1993 a 2017.

Las mujeres cuyo IMC se consideró normal pero que tenían unas cinturas grandes presentaron un riesgo un 31 por ciento más alto de fallecer durante el periodo del estudio, en comparación con las que tenían un IMC normal pero una cintura más pequeña.

Ese aumento en el riesgo es comparable con el aumento de un 30 por ciento en las probabilidades de muerte que se observa en las personas obesas con obesidad central, que estaban en el grupo de mayor riesgo, apuntaron los investigadores.

Las dos causas principales de muerte en las personas con un IMC normal pero unas cinturas grandes fueron la enfermedad cardiaca y los cánceres relacionados con la obesidad, según el informe, publicado en la edición en línea del 24 de julio de la revista JAMA Network Open.

Ahora mismo, las directrices clínicas plantean que los médicos deben usar solo el IMC de una persona para determinar su riesgo de salud relacionado con la obesidad, anotó Bao. Entonces, las personas que estén en un grupo de alto riesgo debido a otros factores, como el porcentaje de grasa corporal, quizá aun así crean que están "sanas".

Otro experto, el Dr. Guy Mintz, dijo que "este estudio es una alarma para los médicos de que no deben estar satisfechos solo con el IMC, sino observar la distribución de la grasa y la circunferencia de la cintura". Al hacerlo, los médicos pueden detectar "a un grupo de pacientes que de otra forma quizá se pase por alto", anotó.

Y "una vez se identifica la obesidad central, la educación del paciente es esencial para cambiar la dieta, hacer ejercicio y adelgazar el abdomen", planteó Mintz, director de salud cardiovascular en el Hospital Cardiaco Sandra Atlas Bass de Northwell Health, en Manhasset, Nueva York.

Mintz añadió que "aunque el artículo observó a una población femenina de más edad, personalmente creo que también es verdad en los pacientes más jóvenes".

¿Cómo podría la acumulación de grasa alrededor del vientre aumentar el riesgo de una muerte temprana? Según Mintz, ese tipo de grasa "visceral" se vincula estrechamente con la inflamación crónica, el exceso de producción de insulina, y la resistencia a la insulina, un precursor de la diabetes. En conjunto, esos tres factores pueden desencadenar la diabetes, el endurecimiento de las arterias y la enfermedad cardiaca, explicó.

Pero esos estados pueden revertirse. La reducción del peso es esencial, enfatizó Baumohl, aunque no siempre sea fácil.

"Es importante apuntar que los seres humanos no podemos abordar áreas específicas de nuestro cuerpo para perder peso, un fenómeno al que se conoce comúnmente como 'reducción de puntos'", indicó.

"Hay cientos de dietas de moda que prometen trucos rápidos y fáciles para obtener ese estómago plano y deshacerse de esos rollos abdominales", dijo Baumohl. Pero "en este momento, la única receta para perder peso de cualquier lugar del cuerpo es la educación en nutrición, un ambiente de respaldo y la motivación personal".

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. tiene más información sobre el peso y el riesgo para la salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión