Una buena forma de ayudar a vencer a la COVID: el ejercicio

MIÉRCOLES, 14 de abril de 2021 (HealthDay News) -- El ejercicio protege de una variedad de enfermedades crónicas de las que las personas pueden sufrir al envejecer, ¿pero también puede proteger de unos casos graves de COVID-19?

Una investigación reciente sugiere que sí. Ser físicamente activo redujo el riesgo de hospitalización, de admisión a la unidad de cuidados intensivos (UCI) y muerte de los pacientes con COVID-19, e incluso ser solo un poco activo proveyó cierta protección.

Una buena forma de ayudar a vencer a la COVID: el ejercicio

"Es una llamada de atención sobre la importancia de unos estilos de vida saludables, y sobre todo de la actividad física", aseguró el autor del estudio, el Dr. Robert Sallis, médico de medicina familiar y deportiva del Centro Médico de Fontana de Kaiser Permanente.

El "estudio de verdad muestra lo importante que es durante esta pandemia y más allá", señaló Sallis en un comunicado de prensa de Kaiser Permanente. "Las personas que hacen ejercicio de forma regular tenían las mayores probabilidades de vencer a la COVID-19, mientras que a las personas que eran inactivas les fue mucho peor".

En el estudio, Sallis y sus colaboradores analizaron los datos de más de 48,000 pacientes adultos de Kaiser Permanente del Sur de California, con una edad mediana de 47 años, que fueron diagnosticados con la COVID-19 entre enero y octubre de 2020. También se evaluaron los niveles de actividad física de los pacientes al menos dos veces entre marzo de 2018 y marzo de 2020.

De estos pacientes, poco más de un 6 por ciento tenían una actividad constante, alrededor de un 14 por ciento tenían una inactividad constante, y los demás eran activos de forma inconstante.

Los investigadores encontraron que casi un 9 por ciento de los pacientes fueron hospitalizados, poco más de un 2 por ciento fueron admitidos a la UCI, y un 1.6 por ciento fallecieron.

Los que eran constantemente inactivos tuvieron el doble de probabilidades de ser hospitalizados, 1.7 veces más probabilidades de ser admitidos a la UCI, y casi 2.5 veces más probabilidades de fallecer que los que eran constantemente activos, mostraron los hallazgos.

Aparte de tener más de 60 años o antecedentes de un trasplante de órganos, la inactividad constante se asoció con el riesgo más alto de muerte por la COVID-19, según el estudio, que se publicó el 13 de abril en la revista British Journal of Sports Medicine.

Incluso los pacientes que eran inconstantemente activos tuvieron un riesgo más bajo de una COVID-19 grave que los que eran constantemente inactivos, lo que sugiere que cualquier cantidad de actividad física puede ser beneficiosa.

"Lo que más me sorprendió de este estudio fue la potencia de la asociación entre la inactividad y unos malos resultados con la COVID-19", comentó la coautora del estudio, Deborah Rohm Young, del Departamento de Investigación y Evaluación de Kaiser Permanente del Sur de California.

"Incluso después de que incluyéramos variables como la obesidad y el tabaquismo en el análisis, seguimos viendo que la inactividad se asociaba fuertemente con unas probabilidades mucho más altas de hospitalización, admisión a la UCI y muerte, en comparación con una actividad física moderada o cualquier actividad física", añadió.

Sallis recomendó que caminar 30 minutos al día, cinco días a la semana, a un paso moderado, provee un tremendo efecto protector contra la COVID-19.

Caminar a paso moderado significa que no tiene suficiente aliento para cantar, pero que sí puede hablar.

"Sigo creyendo que el ejercicio es la medicina que todo el mundo debería tomar, sobre todo en esta era de la COVID-19", concluyó Sallis.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. explican cómo protegerse y proteger a los demás de la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Kaiser Permanente, news release, April 13, 2021

Comparte tu opinión