SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Una bolsa especial ayuda a los pacientes a desechar los opioides no usados

VIERNES, 29 de marzo de 2019 (HealthDay News) -- Después de someterse a una cirugía, muchas personas a quienes les recetan opioides no tienen ni idea de cómo desechar las pastillas sobrantes para que otras personas no las utilicen ni dañen al medioambiente.

Dar a esos pacientes unas bolsas especiales para eliminarlos multiplicó por más de dos el porcentaje de personas que se deshacían de forma segura de los analgésicos no utilizados, según los investigadores.

El nuevo estudio incluyó a 208 pacientes a quienes se recetaron opioides (como OxyContin) cuando salieron del hospital tras una cirugía.

De ellas, 63 no recibieron información formal sobre la eliminación de las pastillas sobrantes (la "atención usual"), 75 recibieron un folleto educativo sobre la importancia de desechar las pastillas de forma adecuada, y 70 recibieron unas bolsas especiales para su desecho llamadas bolsas Deterra.

Las bolsas contienen un carbón activado que se vincula a los medicamentos recetados cuando se añade agua, haciendo que no se puedan utilizar. Una vez llegan a un vertedero, las bolsas se descomponen, y evitan que los fármacos contaminen al medioambiente.

Cada bolsa cuesta unos 7 dólares a un comprador individual, pero el equipo de la investigación las compró a granel a un precio al por mayor para el estudio.

Entonces, los investigadores dieron un seguimiento a los pacientes seis semanas después del alta hospitalaria.

Encontraron que alrededor del 28 por ciento de los del grupo de atención usual habían eliminado sus opioides sobrantes. Sus métodos de desecho incluyeron tirar los analgésicos a la basura, tirarlos por el inodoro, o llevarlos a la policía u otros lugares aprobados.

Entre los pacientes que recibieron un folleto educativo, un 33 por ciento dijeron que habían eliminado las pastillas sobrantes. Las personas en ese grupo que tiraron las pastillas sobrantes a la basura fueron más propensas a decir que primero mezclaron los analgésicos con sustancias incomibles para evitar que otros abusaran de los fármacos.

Entre los que recibieron las bolsas Deterra, un 57 por ciento dijeron que se habían desecho de los sobrantes, sobre todo usando la bolsa. Apenas uno de cada 10 dijo que había tirado las pastillas enteras a la basura o al inodoro, mostraron los hallazgos.

"Necesitamos opciones de desecho cotidianas que aborden las necesidades de los pacientes y eliminen las barreras contra un desecho seguro", señaló el líder del estudio, el Dr. Chad Brummett, director de investigación sobre el dolor en Michigan Medicine, el centro médico académico de la Universidad de Michigan.

Brummett dijo que algunos pacientes quizá se sientan intranquilos al llevar los medicamentos que no necesitan a la policía o a las campañas de eliminación, y que hacerlo podría resultar incómodo.

Los investigadores añadieron que el hecho de que un 40 por ciento de los pacientes con las bolsas de desecho seguían teniendo opioides sobrantes de cuatro a seis semanas después de la cirugía resalta la necesidad de una atención continua al desecho adecuado de los medicamentos.

Los hallazgos se describen en una carta de investigación publicada en la edición en línea del 27 de marzo de la revista JAMA Surgery.

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. tiene más información sobre los opioides recetados.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad