Respaldan la terapia con plasma donado para la COVID-19 grave

Respaldan la terapia con plasma donado para la COVID-19 grave

El uso del plasma sanguíneo donado de los sobrevivientes a la COVID-19 para tratar a los pacientes que sufren de una enfermedad grave con el coronavirus ha sido recibido con cierta controversia. Pero un nuevo estudio de tamaño reducido sugiere que podría tener un mérito real.

El estudio, de 39 pacientes con una COVID-19 grave que fueron tratados en un hospital de la ciudad de Nueva York, encontró que el tratamiento pareció mejorar la supervivencia, señalaron los investigadores.

El plasma es el componente de la sangre que contiene los anticuerpos del sistema inmunitario. El llamado "plasma de convaleciente" de los sobrevivientes a la COVID-19 es rico en anticuerpos contra el SARS-CoV-2, y se piensa que administrar una transfusión del plasma a los pacientes con COVID-19 podría ayudarlos a combatir la enfermedad.

El 23 de agosto, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. tomó el paso inusual y controversial de otorgar la aprobación de emergencia al uso del plasma de convaleciente para la COVID-19, a pesar de una falta de pruebas de su eficacia a partir de ensayos clínicos aleatorios.

Esos ensayos se están llevando a cabo, pero mientras tanto, las evidencias anecdóticas han sugerido que, como mínimo, la terapia es segura, comentó una experta.

"No puedo pensar en ningún dato que haya visto que sugiera daños", dijo la Dra. Liise-anne Pirofski, presidenta de investigación biomédica del Colegio de Medicina Albert Einstein y del Centro Médico Montefiore, en la ciudad de Nueva York.

¿Pero la terapia de convaleciente en realidad ayuda a acelerar la recuperación de una COVID-19 grave?

Para ayudar a averiguarlo, un equipo dirigido por la Dra. Nicole Bouvier, del Hospital Mount Sinai de la ciudad de Nueva York, rastreó los resultados de 39 pacientes hospitalizados con la COVID-19. Todos se enfermaron de gravedad. En el momento en que esos pacientes recibieron una transfusión de plasma donado, un 87 por ciento habían requerido oxígeno suplementario para respirar, y un 10 por ciento estaban en ventiladores.

Los resultados de los 39 pacientes que recibieron las transfusiones se compararon con los de 156 pacientes con COVID-19 con síntomas e historiales médicos similares que no recibieron el tratamiento experimental.

En un informe que se publicó el 15 de septiembre en la revista Nature Medicine, el grupo de Bouvier concluyó que "el plasma de convaleciente es potencialmente efectivo contra la COVID-19".

Los investigadores encontraron que el día 14 tras recibir la terapia con plasma, un 18 por ciento de los pacientes seguían necesitando oxígeno, en comparación con un 28 por ciento de los del grupo de "control" que no recibieron la infusión.

A finales del estudio, en mayo, un 13 por ciento de las personas que recibieron plasma de convaleciente habían fallecido, frente a un 24 por ciento de los que no lo recibieron, observaron los autores del estudio.

Aun así, el estudio no fue un ensayo clínico aleatorio grande, indicó el grupo de Bouvier, de forma que los hallazgos no son definitivos. "Se necesitan estudios adicionales para confirmar estos hallazgos y sacar unas conclusiones más definitivas sobre la eficacia de la transfusión del plasma de convaleciente para el tratamiento de la COVID-19 en distintas poblaciones" concluyó el equipo.

Pirofski se mostró de acuerdo. "Creo que todo el mundo está de acuerdo en que existen lagunas en el conocimiento, y que los ensayos clínicos de alta calidad son la mejor forma de abordarlas", añadió.

Comparte tu opinión