Un panel de los CDC dice que necesita más tiempo para estudiar los casos de coagulación con la vacuna de J&J

JUEVES, 15 de abril de 2021 (HealthDay News) -- El destino de la vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson estaba en juego el jueves, después de que un comité asesor del gobierno dijera que necesitaba más tiempo y evidencias para determinar si unos coágulos sanguíneos, inusuales pero graves, que se han observado en unas pocas personas fueron provocados por la vacuna.

Hasta ahora, solo se han reportado oficialmente seis casos de coagulación, entre más de 7 millones administrados de las vacunas de una sola dosis. Pero el martes, las autoridades de salud de EE. UU. recomendaron una pausa en las vacunaciones de J&J.

Un panel de los CDC dice que necesita más tiempo para estudiar los casos de coagulación con la vacuna de J&J

El miércoles, los asesores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. celebraron una reunión de emergencia para revisar las evidencias, y decidieron que no tenían suficiente información ni tiempo para recomendar cómo proceder, y que se reunirían de nuevo en 10 días, reportó Associated Press.

Pero algunos especialistas en vacunas que observaron las deliberaciones dijeron que no se debería hacer que el público espere más por la orientación.

"Lo que hicieron fue una evasión", dijo a AP el Dr. Paul Offit, experto en vacunas del Hospital Pediátrico de Filadelfia. "Simplemente no creo que esperar al final provea una cantidad de información crítica que ayude a tomar una decisión".

Sin embargo, los asesores de los CDC dijeron que deben proceder con precaución.

"Sigo creyendo que estamos en una carrera contra el tiempo y las variantes, pero debemos [avanzar] de la forma más segura posible", comentó una asesora de los CDC, la Dra. Grace Lee, de la Universidad de Stanford, que estuvo entre los que buscaron posponer un voto sobre la vacuna, según AP.

Las autoridades han estudiado los coágulos durante apenas unos días, y tienen poca información para juzgar a la vacuna, comentó otra asesora de los CDC, la Dra. Beth Bell, de la Universidad de Washington, informó AP.

"No queremos enviar el mensaje de [que] esta vacuna tiene algún fallo fundamental", dijo Bell. "Es un evento muy raro. En esta vida, no hay nada libre de riesgo. Pero quiero poder entender los datos y defender la decisión que tome basada en una cantidad razonable de datos".

Una de las cosas más preocupantes sobre los coágulos es que no son como los coágulos típicos, y requieren un tratamiento distinto. Ocurren en lugares inusuales, por ejemplo las venas que sacan la sangre del cerebro, y en personas con unos niveles anómalamente bajos de plaquetas que forman coágulos, señaló AP. Los seis casos hicieron sonar las alarmas, porque ese número es al menos tres veces más alto de lo que los expertos habrían previsto ver de coágulos más típicos, comentó el Dr. Tom Shimabukuro, de los CDC.

"Lo que vemos es una situación de coágulos que se forman en vasos sanguíneos grandes donde hay un número bajo de plaquetas", explicó Shimabukuro a AP. "No es usual que esto suceda", pero es bizarramente parecido a los informes de coagulación en Europa con la vacuna de AstraZeneca.

Por suerte, no hay señales de unos coágulos similares tras la vacunación con las vacunas de Pfizer ni Moderna, que son las protagonistas de la campaña de vacunación contra la COVID-19 en EE. UU.

Todos los casos de coagulación de J&J ocurrieron entre mujeres menores de 50 años. Pero el comité asesor de los CDC enfatizó que no hay suficiente información para determinar si ciertos grupos estarían en riesgo, informó AP. En Europa, la mayoría, pero no todos, los casos después de la vacunación con AstraZeneca han ocurrido en mujeres menores de 60 años, lo que ha llevado a distintos países a utilizar esta vacuna de formas limitadas.

Además, un hombre de 25 años experimentó un coágulo similar durante las pruebas de la vacuna de J&J en EE. UU., algo que el gobierno escudriñó en su momento pero que no pudo vincular con la vacuna. Y el miércoles, la compañía también llamó la atención de los CDC a una mujer cuyo coágulo no ocurrió en el cerebro, según AP. Hasta ahora, los coágulos han ocurrido entre una y tres semanas después de que las personas recibieran la vacuna de J&J, y las autoridades advirtieron que podrían surgir más reportes, indicó AP.

La pausa en la vacuna de J&J se realizó en parte para asegurar que los médicos sepan cómo reconocer y tratar a la inusual afección. El miércoles, los CDC dijeron que cuatro de las seis mujeres con los coágulos inusuales fueron tratadas con un anticoagulante llamado heparina, un tratamiento que el gobierno advierte a los médicos que deben evitar, reportó AP.

Hasta ahora, la vacuna de J&J ha tenido un rol menor en las vacunaciones de EE. UU. Casi 124 millones de estadounidenses han recibido al menos una dosis de una vacuna, y casi un 23 por ciento están vacunados del todo, según AP.

Cuando se detectaron coágulos tras las vacunaciones con AstraZeneca en Europa, los científicos de Noruega y Alemania publicaron unos estudios que planteaban la posibilidad de que algunas personas estén experimentando unas respuestas inmunitarias anómalas, al formar unos anticuerpos que desactiven a las plaquetas.

Un coctel de anticuerpos ofrece protección

Las personas que viven con alguien que tiene COVID-19 parecen obtener una potente protección contra la infección cuando reciben el coctel de anticuerpos de Regeneron, muestra un estudio reciente.

Los hallazgos sugieren que, más allá de prevenir los peores resultados de la infección con el coronavirus cuando se administra lo suficientemente pronto, el coctel también se podría usar para prevenir que las personas enfermen en primer lugar, señaló la compañía esta semana.

"Se siguen diagnosticando más de 60,000 estadounidenses con COVID-19 cada día, y el coctel de anticuerpos REGEN-COV podría ayudarnos a ofrecer una protección inmediata a las personas sin vacunar que se expongan al virus, y también estamos trabajando para comprender su potencial de proveer una protección continua para los pacientes inmunocomprometidos que quizá no respondan bien a las vacunas", comentó en una declaración el Dr. George Yancopoulos, presidente y director científico de Regeneron.

Hay "un número muy sustancial de personas" en Estados Unidos y en todo el mundo que serían buenas candidatas para recibir estos medicamentos con fines preventivos, aseguró al The New York Times el Dr. Myron Cohen, investigador de la Universidad de Carolina del Norte. Cohen dirige los esfuerzos de anticuerpos monoclonales de la Red de Prevención de la COVID, una iniciativa patrocinada por los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. que ayudó a supervisar el ensayo de Regeneron.

"No todo el mundo recibirá la vacuna, sin importar lo que hagamos, y no todo el mundo responderá a la vacuna", anotó Cohen.

Los nuevos datos sobre el coctel de anticuerpos de Regeneron provienen de un ensayo clínico en que se inscribieron más de 1,500 personas que habitaban en la misma vivienda que otra persona que había tenido una prueba positiva del virus en un plazo de cuatro días. Los que recibieron una inyección del fármaco de Regeneron experimentaron una reducción del 81 por ciento en las probabilidades de enfermar con la COVID-19, en comparación con los voluntarios que recibieron un placebo, señaló la compañía.

El Dr. Rajesh Gandhi, un médico de enfermedades infecciosas del Hospital General de Massachusetts que no participó en el estudio, declaró al Times que los datos eran "promisorios" para las personas que no se han vacunado. Pero anotó que el tipo de pacientes que se necesitarían para determinar si el fármaco se debe utilizar de manera preventiva en pacientes inmunocomprometidos no se incluyó en el ensayo. "Diría que no lo sabemos en lo absoluto", enfatizó Gandhi.

El tratamiento recibió la autorización de emergencia el noviembre pasado. Los médicos lo están usando, además de otro coctel de anticuerpos de Eli Lilly, para los pacientes con COVID-19 de alto riesgo, para protegerlos de una infección grave y la hospitalización.

Pero muchos hospitales y clínicas no han hecho que los tratamientos sean prioritarios, porque demandan mucho tiempo y son difíciles de administrar, en gran parte porque se deben administrar por vía intravenosa. Regeneron planifica pedir a la FDA que permita que su medicamento se administre a través de una inyección, igual que se hizo en su estudio reciente, lo que permitiría que se administre de forma más rápida y fácil.

El jueves, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. superó los 31.4 millones, mientras que el número de muertes se acercaba a las 564,000, según los cálculos del Times.

En todo el mundo, el jueves se habían reportado más de 138.3 millones de casos, y casi 3 millones de muertes por la COVID-19.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: The New York Times; Associated Press

Comparte tu opinión