Un medicamento usado en los pacientes con cáncer podría ayudar a tratar el Alzheimer

JUEVES, 25 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- Un medicamento con un historial de 30 años como una herramienta efectiva para luchar contra el cáncer podría mejorar de forma significativa la memoria y el pensamiento en los pacientes con una enfermedad de Alzheimer entre leve y moderada, sugiere una investigación reciente.

Hace mucho que el sargramostim (de marca Leukine) se usa después del tratamiento para el cáncer para estimular a la médula ósea de un paciente para que produzca más glóbulos blancos para combatir a la enfermedad. Utiliza una proteína llamada GM-CSF que se ha vinculado con un riesgo significativamente más bajo de Alzheimer entre los pacientes con artritis reumatoide (AR). En general, los pacientes con AR tienen unos niveles de GM-CSF más altos de lo normal en la sangre.

Un medicamento usado en los pacientes con cáncer podría ayudar a tratar el Alzheimer

Los investigadores trabajaron con 40 pacientes que tenían Alzheimer, y concluyeron que un régimen de tres semanas de sargramostim puede en realidad revertir el daño cerebral característico asociado con la enfermedad, y mejorar de forma marcada la memoria y la capacidad de pensamiento.

"Este descubrimiento sobre la seguridad y la [efectividad] de la GM-CSF en la enfermedad de Alzheimer tiene el potencial de ser un avance, lo que se probará cuando se realice un ensayo de mayor tamaño y duración para mostrar que los beneficios que vimos son más potentes y duraderos", planteó el autor principal del estudio, Huntington Potter, director del Centro de Alzheimer y Cognición de la Universidad de Colorado, en Aurora.

Los nuevos hallazgos llegan poco después de otro avance potencial en el Alzheimer, en la forma de un fármaco experimental llamado donanemab.

Según se reportó en la edición del 13 de marzo de la revista New England Journal of Medicine, una inyección mensual de donanemab durante unos 18 meses eliminó de manera efectiva la acumulación de placa beta amiloide en los cerebros de alrededor de un 70 por ciento de los pacientes con Alzheimer que se estudiaron.

En el nuevo estudio, se trató a 20 pacientes con sargramostim cinco días a la semana durante tres semanas. Veinte pacientes adicionales recibieron un placebo. El ensayo fue doble ciego, lo que quiere decir que ni los investigadores ni los participantes sabían cuál tratamiento recibían.

Al final del ensayo, los del grupo de sargramostim puntuaron casi 2 puntos más en una prueba estándar de 30 puntos de las habilidades de pensamiento.

Su producción de células inmunitarias que combaten a las enfermedades también se disparó. Y el daño preexistente en el sistema nervioso (lo que incluye a los niveles de placa amiloide y los ovillos en el cerebro relacionados con el Alzheimer) se revirtieron, en lo que los investigadores describieron como un proceso "parcial de normalización".

El estudio mostró que los beneficios inducidos por la GM-CSF duraron al menos 45 días tras el final del tratamiento, anotó Potter. También se encontró que el tratamiento era seguro y que se toleró bien.

Los investigadores tienen la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. y financiación de los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. y de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association) para llevar a cabo un ensayo de la GM-CSF más largo y de mayor tamaño para verificar sus hallazgos.

Heather Snyder, vicepresidenta de relaciones médicas y científicas de la Asociación del Alzheimer, afirmó que la investigación sobre el uso de fármacos antinflamatorios en el tratamiento de la demencia es "interesante".

"La Asociación del Alzheimer invierte activamente en ensayos clínicos para explorar su uso potencial como tratamiento para la demencia", señaló.

Al mismo tiempo, Snyder advirtió que esta línea de investigación todavía es "muy preliminar", y que se debe continuar el trabajo en unas poblaciones más grandes y diversas.

"El Alzheimer es complejo, y lo más probable es que un tratamiento exitoso aborde la enfermedad de múltiples formas, con medicamentos e intervenciones conductuales, como las terapias combinadas similares para la enfermedad cardiaca y el cáncer", planteó. "Debemos acelerar la búsqueda de una amplia variedad de tratamientos para el Alzheimer, con la idea de que es probable que se usen en combinación para tener la mayor efectividad".

Snyder comentó que la asociación financia y colabora con científicos de todo el mundo para lograr que esto suceda.

El equipo de Potter reportó sus hallazgos en la edición en línea del 25 de marzo de la revista Alzheimer's & Dementia: Translational Research & Clinical Interventions.

Más información

Aprenda más sobre los tratamientos para el Alzheimer en la Asociación del Alzheimer.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Huntington Potter, PhD, professor, neurology, and director, Alzheimer's and Cognition Center, University of Colorado Anschutz Medical Center, Aurora; Heather Snyder, PhD, vice president, medical and scientific relations, Alzheimer's Association, Chicago; Alzheimer's & Dementia: Translational Research & Clinical Interventions, March 25, 2021, online

Comparte tu opinión