Un medicamento recién aprobado lucha contra el cáncer de pulmón vinculado con ciertos genes

VIERNES, 4 de junio de 2021 (HealthDay News) -- Un medicamento recién aprobado contra el cáncer de pulmón se muestra promisorio para mejorar la supervivencia en los pacientes cuyos tumores portan una mutación genética común y difícil de tratar, señalan unos investigadores.

El sotorasib, de marca Lumakras, recibió el 28 de mayo la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. como terapia dirigida para los paciente con cáncer de pulmón de células no pequeñas con tumores que expresan la mutación G12C en el gen KRAS, y que se han sometido a al menos un tratamiento anterior para el cáncer.

Un medicamento recién aprobado lucha contra el cáncer de pulmón vinculado con ciertos genes

"El cáncer de pulmón de células no pequeñas es el tipo más común de cáncer de pulmón", anotó el Dr. Kevin Sullivan, un oncólogo que no participó en el estudio.

Alrededor de un 80 por ciento de los tumores pulmonares son cánceres de células no pequeñas, y las mutaciones como la KRAS G12C pueden ser "propulsores particulares que subyacen a la capacidad del cáncer de crecer, invadir y propagarse", explicó Sullivan. Sullivan trata a pacientes en el Instituto Oncológico de Northwell Health en Lake Success, Nueva York.

El sotorasib está diseñado para bloquear los efectos de la mutación genética KRAS G12C, que se encuentra en alrededor de un 13 por ciento de los pacientes con adenocarcinoma pulmonar, un tipo común de cáncer de pulmón de células no pequeñas.

Hasta ahora, "no se creía que la mutación del KRAS fuera factible" en términos de tratamientos efectivos, apuntó Sullivan.

El nuevo ensayo clínico internacional en fase 2 fue financiado por el fabricante del fármaco, Amgen. Los investigadores evaluaron la efectividad del sotorasib en 126 pacientes que tenían tumores con la mutación genética KRAS G12C.

Ocurrió cierto encogimiento de los tumores en un 82 por ciento de los pacientes, y los tumores se redujeron en al menos un 30 por ciento en alrededor de un 37 por ciento de los pacientes, reportaron los investigadores.

En comparación, las tasas de respuesta de los pacientes a la terapia estándar actual varía entre un 6 y un 20 por ciento, anotaron los autores del estudio.

La respuesta parcial al medicamento, que significa que el tumor se redujo de forma sustancial y su crecimiento se controló durante un periodo, se observó en un 34 por ciento de los pacientes, mientras que un 3 por ciento experimentaron una respuesta completa, lo que significa que quedaron sin evidencias de cáncer.

En los tumores que se encogieron, la reducción promedio fue de alrededor de un 60 por ciento.

El efecto del medicamento duró un promedio de 11 meses, con una progresión libre de supervivencia (es decir, que el tumor no siguió creciendo en ese periodo) de casi siete meses. La supervivencia libre de progresión promedio es de dos a cuatro meses con la terapia estándar, observaron los autores del estudio.

La supervivencia general promedio de todos los pacientes del ensayo fue de 12.5 meses, según el estudio, que se presentó en la reunión anual (virtual) del 4 de junio de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology).

Los resultados también se publicaron de forma simultánea en la revista New England Journal of Medicine.

En cuanto a los efectos secundarios, alrededor de un 7 por ciento de los pacientes descontinuaron el tratamiento con sotorasib debido a unos efectos secundarios graves, pero ninguno de los efectos resultó letal, encontró el estudio. En un 22 por ciento de los pacientes, los efectos secundarios fueron suficientemente graves como para requerir una reducción de la dosis. Casi un 70 por ciento de los pacientes tuvieron algún tipo de efecto secundario, de los cuales los más comunes fueron diarrea, fatiga, náuseas y un aumento en los niveles de las enzimas hepáticas. Este último es un indicador de daño en el hígado, apuntaron los investigadores.

"No hay terapias sin efectos secundarios. Pero, como oncólogos, en general podemos controlarlos, prevenirlos o gestionarlos", anotó Sullivan.

La conclusión, según el autor cosénior del estudio, el Dr. Ramaswamy Govindan, oncólogo médico, es que "el sotorasib mostró un beneficio clínicamente significativo sin ninguna preocupación de seguridad nueva en pacientes con esta forma específica de cáncer de pulmón con KRAS mutante". Govindan es catedrático de oncología médica de la Universidad de Washington, en St. Louis.

"Se trata de un grupo de pacientes cuyos tumores han sido difíciles de tratar, y para quienes no teníamos terapias dirigidas", dijo en un comunicado de prensa de la universidad.

"El nuevo fármaco resuelve una necesidad insatisfecha en estos pacientes, al dirigirse a la mutación más común a la que podemos atacar", añadió. "También seguimos investigando este medicamento en combinación con otros fármacos experimentales para ver si podemos mejorar más las respuestas y la supervivencia".

Cada año, en Estados Unidos se diagnostican más de 200,000 casos nuevos de cáncer de pulmón de células no pequeñas, y el cáncer de pulmón sigue siendo la principal causa de muerte por cáncer.

En un comentario sobre los hallazgos, Sullivan enfatizó que "la mutación KRAS es un objetivo importante, y es particularmente común en los adenocarcinomas pulmonares".

Dijo que "la capacidad de ofrecer a los pacientes con cáncer de pulmón cuyos tumores contienen esta mutación específica una terapia oral dirigida que es particularmente efectiva es un beneficio enorme para los pacientes, sobre todo respecto a su calidad de vida".

Proveer el medicamento en forma de pastilla evita "el método tradicional de tratar varios cánceres con quimioterapia intravenosa", añadió Sullivan.

Explicó que, en este grupo de pacientes, los investigadores no tienen el objetivo de una cura.

"Todos los pacientes incluidos en este estudio tenían enfermedad en etapa IV o metastásica, y por tanto cualquier tratamiento que se les administre es de naturaleza paliativa, con la meta de prolongar la vida de un paciente y, con algo de suerte, también aliviar los síntomas", explicó Sullivan.

"El sotorasib se estudió en el ámbito de segunda línea, lo que significa después de que los pacientes ya habían sufrido un empeoramiento de su enfermedad tras el tratamiento con las terapias estándar de primera línea, que en general incluyen la quimioterapia y la inmunoterapia", señaló.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. tiene más información sobre el cáncer de pulmón de células no pequeñas.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Kevin M. Sullivan, MD, division of medical oncology and hematology, Northwell Health Cancer Institute, Lake Success, N.Y.; Washington University in St. Louis, news release, June 4, 2021

Comparte tu opinión