SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Un medicamento podría combatir a la enfermedad cardiaca de una forma completamente nueva

Un estudio de un fármaco inyectado sugiere que las reducciones en la inflamación podrían ser el objetivo del tratamiento

Un estudio de un fármaco inyectado sugiere que las reducciones en la inflamación podrían ser el objetivo del tratamiento

LUNES, 28 de agosto de 2017 (HealthDay News) -- Apártense, estatinas: una nueva investigación encuentra que un medicamento que busca reducir la respuesta inflamatoria del cuerpo podría ser una nueva herramienta para mantener la enfermedad cardiaca a raya.

Los hallazgos fueron presentados el domingo en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología (European Society of Cardiology, ESC) en Barcelona, España, y publicados en dos importantes revistas médicas, The Lancet y New England Journal of Medicine.

El ensayo se enfocó en un nuevo medicamento, llamado canakinumab, que redujo en un 15 por ciento la tasa general de eventos cardiacos como el ataque cardiaco, el accidente cerebrovascular (ACV) y la muerte cardiovascular en personas que ya habían sufrido un ataque cardiaco.

Las personas del estudio también tenían niveles altos de un compuesto llamado proteína C reactiva en la sangre, un marcador que indica una respuesta inflamatoria elevada.

Durante años, los investigadores cardiacos se han preguntado si un fármaco que redujera la inflamación podría ayudar a mantener la enfermedad cardiaca a raya.

Los cardiólogos han tenido opiniones mezcladas sobre las implicaciones de los nuevos hallazgos.

"Se ha mostrado que un 50 por ciento de los ataques cardiacos se producen en personas que no tienen un colesterol alto", apuntó la Dra. Suzanne Steinbaum, directora de salud cardiaca de las mujeres en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. "En muchos ensayos, la inflamación se ha implicado como la causa", explicó.

"Este estudio es una ventana a la próxima generación de la prevención, que se enfoca en la inflamación", añadió Steinbaum.

En un editorial que acompañó al estudio en la New England Journal of Medicine, el Dr. Robert Harrington de la Universidad de Stanford, en California, se mostró de acuerdo con que los hallazgos sí "hacen que la hipótesis inflamatoria de la enfermedad cardiaca coronaria avance científicamente".

Pero Harrington dijo que la reducción de un 15 por ciento en el riesgo de eventos cardiacos del fármaco era "modesta", y añadió que es simplemente demasiado pronto para decir si este tipo de medicamento podría estar listo para el uso rutinario.

El nuevo estudio fue financiado por Novartis, que está desarrollando el canakinumab. Fue dirigido por el Dr. Paul Ridker, director del Centro de Prevención de las Enfermedades Cardiovasculares en el Hospital Brigham and Women's, en Boston.

El equipo de Ridker siguió los resultados de más de 10,000 pacientes que ya habían sufrido un ataque cardiaco y que tenían unos niveles de proteína C reactiva persistentemente altos en la sangre.

Cada paciente recibió el tratamiento estándar, lo que incluyó el medicamento para el corazón "estándar de excelencia" de hoy en día, una estatina para reducir el colesterol.

Los pacientes se asignaron al azar a uno de cuatro grupos: inyecciones trimestrales en dosis de 50, 150 o 300 miligramos de canakinumab, o una inyección de un "placebo". Los resultados se rastrearon durante hasta cuatro años.

El resultado: las personas con las dosis de 150-mg y 300-mg de canakinumab experimentaron reducciones del 15 y del 14 por ciento, respectivamente, en el riesgo de ataque cardiaco no letal, ACV no letal o muerte cardiovascular, en comparación con las que recibieron el placebo.

Esos dos grupos de pacientes también tuvieron una reducción del 17 por ciento en las probabilidades de hospitalización debido a una angina (dolor de pecho) que indicara que necesitaban un dilatador o una angioplastia, mostraron los hallazgos.

Parece que no hubo problemas de seguridad importantes con el canakinumab, añadieron los investigadores.

"Estos hallazgos representan el final de más de dos décadas de investigación, que surgió de una observación crítica de que la mitad de los ataques cardiacos ocurren en personas que no tienen un colesterol alto", señaló Ridker en un comunicado de prensa de la ESC.

"Por primera vez, pudimos mostrar de forma definitiva que bajar la inflamación, independientemente del colesterol, reduce el riesgo cardiovascular", añadió.

"Tiene amplias implicaciones", dijo Ridker. "Al aprovechar una forma del todo nueva de tratar a los pacientes (dirigirnos a la inflamación) quizá podamos mejorar de forma significativa los resultados de ciertas poblaciones con un riesgo alto".

El canakinumab ya está aprobado para su uso en Estados Unidos como un medicamento para combatir enfermedades raras, y se mercadea bajo la marca Ilaris. Pero según reportó el Washington Post, Ilaris conlleva un aumento en el riesgo de unas infecciones muy poco comunes, pero letales.

En el nuevo estudio, el canakinumab también pareció vincularse con esas infecciones raras en más o menos uno de cada 1,000 casos, dijo el equipo de Ridker.

Y también está el problema del precio. El precio de lista actual por un suministro de un año de Ilaris es de 64,000 dólares, anotó el Post.

Aun así, Ridker (que es uno de los inventores de una patente de un análisis sanguíneo para medir la inflamación) dice que se siente confiado de que el estudio muestra que un método antiinflamatorio para la enfermedad cardiaca sí funciona.

"Encontramos que, en pacientes de alto riesgo, un medicamento que reduce la inflamación pero que no tiene un efecto en el colesterol redujo el riesgo de eventos cardiovasculares adversos importantes", señaló Ridker.

"A lo largo de mi vida, he visto tres épocas amplias en la cardiología preventiva. Primero, reconocimos la importancia de la dieta, del ejercicio y de dejar de fumar. Luego observamos el tremendo valor de los medicamentos para bajar los lípidos, como las estatinas. Ahora, estamos abriendo la puerta a la tercera época", anotó. "Es muy emocionante".

Y en el estudio incluso hubo una pista de que el efecto antiinflamatorio del canakinumab podría también reducir el riesgo de cáncer, aunque todo el mundo concurrió en que se necesita mucha más investigación para confirmarlo.

"Los datos sobre las tasas de cáncer apuntan a la posibilidad de ralentizar la progresión de ciertos tipos de cáncer, pero son hallazgos exploratorios que requieren de replicación", apuntó Ridker.

Más información

Para más información sobre la inflamación y su efecto en el corazón, visite la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad