SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR Y RETIRAR
Cerrar

Un medicamento podría ayudar a los pacientes quirúrgicos a dejar los opiáceos antes

MIÉRCOLES, 13 de diciembre de 2017 (HealthDay News) -- Los analgésicos opiáceos tras una cirugía pueden ser el primer paso hacia la adicción en algunos pacientes. Pero un medicamento común podría reducir la cantidad de narcóticos que los pacientes necesitan, encuentra un nuevo estudio.

Cuando los pacientes recibieron un medicamento no opiáceo llamado gabapentina antes y después de la cirugía, la necesidad de analgésicos opiáceos continuos se redujo en un 24 por ciento, señalaron investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford.

Los hallazgos llegan en medio de una epidemia de opiáceos en Estados Unidos. Desde 1999, las muertes por sobredosis se han cuadruplicado, en gran medida debido al abuso de analgésicos recetados como OxyContin (oxicodona) o de heroína.

"Nuestro país se enfrenta a una crisis de opiáceos, y mucha gente se expone a los opiáceos tras una cirugía", dijo un investigador, el Dr. Sean Mackey, jefe de la división de medicina del dolor.

Más de 51 millones de estadounidenses se someten a una cirugía cada año, según las notas de respaldo del estudio. Luego, la mayoría reciben analgésicos opiáceos, y hasta un 13 por ciento se convierten en usuarios habituales.

"Hay algunas personas que son vulnerables a las propiedades adictivas de estos medicamentos", advirtió Mackey. "Preferiríamos encontrar formas de que la gente no se meta en problemas con los opiáceos".

La gabapentina (de marcas Neurontin y Gralise) se usa para ayudar a prevenir las convulsiones y para aliviar el dolor nervioso de la culebrilla. Está disponible como genérico, de forma que es barata y la mayoría de planes de medicamentos la cubren.

Ahora, parece reducir el tiempo que los pacientes sienten que necesitan alivio con opiáceos en un nivel "modesto", apuntaron los investigadores.

"Esto significa que las personas son menos propensas a volverse adictas a los opiáceos, y menos propensas a sufrir los efectos secundarios de un opiáceo", dijo Mackey.

Esos efectos secundarios pueden incluir sedación, náuseas y estreñimiento.

Sorprendentemente, el fármaco no tuvo ningún efecto en el tiempo que el dolor postoperatorio tardó en aliviarse, dijo Mackey. Pero sí afectó a cuánto tiempo los pacientes necesitaron opiáceos.

En el estudio, Mackey y sus colaboradores asignaron al azar a 410 pacientes quirúrgicos a recibir gabapentina o un placebo antes de la cirugía y durante tres días después. Se siguió a los pacientes durante hasta dos años.

Los procedimientos incluyeron cirugía del pecho, reemplazos de rodilla, y cirugía para las manos y los senos, entre muchos otros. El estudio encontró que la gabapentina pareció ayudar independientemente del tipo de operación.

No está claro cómo la gabapentina podría reducir la necesidad de usar opiáceos, indicó Mackey. Quizá cambia la química cerebral tras la cirugía, dijo.

"Es probable que tenga propiedades analgésicas junto con el opiáceo, y no se necesiten tantos opiáceos porque los efectos de la gabapentina son duraderos", planteó.

La gabapentina se considera que no es adictiva.

Mackey dijo que se necesita más trabajo para determinar qué pacientes son los que más se beneficiarían de la gabapentina, con qué dosis y durante cuánto tiempo.

También es posible que la gabapentina pueda beneficiar a los pacientes que sufren dolor por un traumatismo. Administrada en la sala de emergencias, podría ayudar a reducir la necesidad de opiáceos, y ayudar así a prevenir la adicción en ese ámbito, comentó.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 13 de diciembre de la revista JAMA Surgery.

El Dr. Michael Ashburn, director de medicina del dolor en el Centro de Medicina del Dolor de Pensilvania, en Filadelfia, dijo que este estudio podría tener implicaciones importantes.

"Este y otros estudios han reportado que la duración de la administración de opiáceos podría tener un impacto en si los pacientes pasan o no a opiáceos crónicos tras la cirugía", señaló Ashburn, coautor de un editorial que acompañó al estudio en la revista.

Aunque la gabapentina no parece reducir el tiempo que el dolor tarda en cesar tras la cirugía, "podría permitir que los opiáceos se descontinúen antes tras una cirugía", dijo Ashburn.

Administrar gabapentina tras la cirugía ya forma parte de la práctica clínica en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, apuntó la Dra. Kiran Patel.

"Busco constantemente formas de reducir los requisitos de opiáceos y de que los pacientes dejen los opiáceos para que no pasen al uso crónico de esos medicamentos", añadió Patel, anestesióloga y especialista en la gestión del dolor del hospital.

Hay formas de gestionar el dolor además de los opiáceos y los antiinflamatorios tras la cirugía, anotó. "Al incorporarlas en los pacientes adecuados, quizá podamos reducir su uso total de opiáceos", dijo.

Más información

Para más información sobre el uso de los opiáceos, visite el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad