Un medicamento experimental se muestra promisorio contra la esquizofrenia

Un medicamento experimental se muestra promisorio contra la esquizofrenia

JUEVES, 16 de abril de 2020 (HealthDay News) -- Un medicamento experimental podría aliviar una variedad de síntomas de los que sufren las personas con esquizofrenia, sin los efectos secundarios de los fármacos existentes, sugiere un ensayo clínico inicial.

Los investigadores encontraron que, a lo largo de un mes, el medicamento ayudó a gestionar las distintas formas en que la esquizofrenia se manifiesta, desde delirios y alucinaciones hasta las emociones aplanadas y el retraimiento social.

Entre los 120 pacientes que tomaron el fármaco, un 65 por ciento mostraban una respuesta en la cuarta semana. Esto es en comparación con un 44 por ciento de los pacientes que recibieron un placebo.

El fármaco, denominado SEP-363856, también pareció evitar los efectos secundarios comunes de los antipsicóticos estándar.

Los expertos tienen la esperanza de que los hallazgos, publicados en la edición del 16 de abril de la revista New England Journal of Medicine, conduzcan a una nueva opción de tratamiento.

Aunque hay una variedad de antipsicóticos para la esquizofrenia, tienen décadas de antigüedad. Y entre los millones de personas que sufren de la enfermedad en todo el mundo, sigue habiendo una "necesidad médica no satisfecha", señaló el autor del estudio, Kenneth Koblan,

director científico de Sunovion Pharmaceuticals en Marlborough, Massachusetts, la compañía que está desarrollando el SEP-363856.

Un problema con los medicamentos existentes es que los efectos secundarios pueden hacer que el cumplimiento resulte difícil, apuntó Koblan.

Los medicamentos más antiguos "de primera generación" pueden provocar deterioros en el movimiento parecidos a los observados en la enfermedad de Parkinson, como temblores, rigidez en las articulaciones y problemas de coordinación. Unos antipsicóticos de segunda generación relativamente más recientes son menos propensos a provocar esos efectos secundarios, pero pueden fomentar el aumento de peso y unos niveles altos de azúcar en sangre y de colesterol.

Además, los medicamentos existentes solo resuelven un grupo de síntomas de la esquizofrenia: las alucinaciones, delirios y pensamientos confusos que los médicos llaman síntomas "positivos". (En este caso, "positivo" significa presente).

Los medicamentos funcionan bien contra los síntomas positivos en más o menos un 70 por ciento de los pacientes, comentó el Dr. Donald Goff, profesor de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, en la ciudad de Nueva York.

Pero, apuntó Goff, no alivian los síntomas "negativos" de los que sufren las personas con esquizofrenia. "Negativo" se refiere a lo que se pierde, y los síntomas incluyen un aplanamiento emocional, dificultades para sentir placer y retraimiento de los demás.

En este ensayo a corto plazo, el SEP-363856 alivió tanto los síntomas positivos como los negativos.

"Lo que me resulta sorprendente es la eficacia contra los síntomas negativos"; dijo Koblan.

Goff, autor de un editorial publicado junto con el estudio, se mostró de acuerdo en que los resultados iniciales son "muy alentadores".

"Esto podría ayudar con síntomas que los medicamentos actuales no mejoran", dijo, "y quizá no tenga los mismo efectos secundarios".

No está del todo claro cómo funciona el medicamento, pero sí actúa mediante un mecanismo distinto que los antipsicóticos actuales.

Aunque esos medicamentos son numerosos, apuntó Goff, todos funcionan de forma parecida: al bloquear un receptor de las células cerebrales llamado D2, que interactúa con el compuesto dopamina. Bloquear la D2 puede reducir los síntomas de psicosis, pero también es responsable de los efectos secundarios más problemáticos de los fármacos.

El medicamento actual, al contrario, no afecta al D2. En vez de ello, estimula a un receptor cerebral distinto, llamado TAAR1. Ese receptor ayuda a modular la transmisión de la dopamina.

El Dr. Ken Duckworth es director médico de la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales (National Alliance on Mental Illness). Comentó que "me alegra que estén invirtiendo en un medicamento con un nuevo mecanismo de acción. Siento un optimismo cauto".

Dijo que su optimismo es cauto porque fue un ensayo a corto plazo. No surgieron efectos secundarios a corto plazo, pero esos problemas pueden tardar un tiempo en manifestarse, anotó Duckworth.

En el ensayo participaron 245 pacientes con esquizofrenia, de 18 a 40 años, que estaban en una etapa temprana de la enfermedad. Se asignó más o menos a la mitad a que tomaran cápsulas de SEP-363856 una vez al día, mientras que los demás recibieron cápsulas de placebo.

Tras un mes, casi dos tercios de los pacientes que tomaron el fármaco mostraban una respuesta, lo que significa que sus puntuaciones en una medida estándar de los síntomas habían mejorado en al menos un 20 por ciento.

Tras ese momento, todos los pacientes tenían la opción de entrar en un estudio de extensión de seis meses en que el fármaco se suministró a todo el mundo. En general, la efectividad se mantuvo, indicó Koblan.

Se está realizando un ensayo de mayor tamaño sobre el fármaco. Goff añadió que, si resulta seguro y efectivo, una pregunta futura será si puede ayudar a las personas que no han tenido una respuesta a los antipsicóticos estándar.

Más información

La Alianza Nacional sobre la Salud Mental ofrece más información sobre la esquizofrenia.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión