Un medicamento de inmunoterapia puede vencer al cáncer de pulmón en etapa temprana

JUEVES, 20 de mayo de 2021 (HealthDay News) -- Un medicamento de inmunoterapia es el primero que reduce de forma significativa el riesgo de recurrencia del cáncer o muerte en las personas con cáncer de pulmón en etapa temprana, informan unos investigadores.

El atezolizumab redujo en un 34 por ciento el riesgo de recurrencia de la enfermedad o de muerte, en un grupo determinado de personas con un cáncer de pulmón de células no pequeñas de etapa II a IIIA cuyos tumores portaban una proteína que puede ayudar a las células malignas a evitar la detección del sistema inmunitario, según los nuevos hallazgos.

Un medicamento de inmunoterapia puede vencer al cáncer de pulmón en etapa temprana

En comparación, la quimioterapia estándar reduce el riesgo de cáncer futuro o muerte en apenas un 16 por ciento, señalaron los investigadores.

Si la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. aprueba al atezolizumab (Tecentriq) para este uso, se podría convertir en el tratamiento estándar para los pacientes cuya genética frena a la capacidad del sistema inmunitario de buscar y eliminar a las células cancerosas, aseguró la investigadora principal, la Dra. Heather Wakelee, jefa de oncología del Centro Médico de la Universidad de Stanford.

"Se trata de un beneficio más profundo que el que observamos con la quimioterapia, y por tanto, para mí, sería algo que querría poder ofrecer a mis pacientes en ese ámbito", dio Wakelee.

Este ensayo clínico "es la primera vez que hemos visto una inmunoterapia que es efectiva en el tratamiento del cáncer de pulmón de células no pequeñas en etapa temprana", comentó la directora médica y vicepresidenta ejecutiva de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology, ASCO), la Dra. Julie Gralow. "Se trata de un avance importante en la comprensión del rol de la quimioterapia en el cáncer de pulmón en una etapa más temprana, y potencialmente un avance para muchos pacientes con cáncer de pulmón".

El cáncer de pulmón es la principal causa de muerte por cáncer en Estados Unidos, y conforma una cuarta parte de todas las muertes por el cáncer, según la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association). El cáncer de pulmón de células no pequeñas conforma 4 de cada 5 casos de cáncer de pulmón.

Los inhibidores de los puntos de control inmunitarios, como el atezolizumab, funcionan al eliminar los frenos del sistema inmunitario que buscan prevenir una respuesta inmunitaria tan fuerte que comience a atacar a las células sanas del cuerpo.

En este caso, se sabe que los cánceres de pulmón utilizan una proteína llamada PD-L1 para evadir al sistema inmunitario. Más o menos la mitad de las personas diagnosticadas con un cáncer de pulmón en etapa temprana expresan la PD-L1 en sus células tumorales, apuntaron los investigadores en las notas de respaldo.

La proteína PD-L1 típicamente solo se encuentra en las células sanas. Cuando los glóbulos blancos ven la proteína en una célula cancerosa, la confunden con una normal y no la atacan. El atezolizumab bloquea la señal que envía la PD-L1, permitiendo a las células inmunitarias reconocer el cáncer y eliminarlo.

El fármaco ya ha mostrado beneficios en el tratamiento del cáncer de pulmón en etapas más avanzadas.

Los nuevos hallazgos se presentarán en la reunión anual virtual de la ASCO.

En el estudio, los investigadores reclutaron a 1,280 pacientes con cáncer de pulmón a quienes se había extirpado sus tumores por medio de cirugía y que se habían sometido a quimioterapia. Se eligió a la mitad de forma aleatoria para que recibieran atezolizumab, mientras que los demás recibieron atención de respaldo.

Los pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas en etapa II-IIIA con niveles de PD-L1 de un 1 por ciento o más en sus tumores respondieron bien al atezolizumab, y su riesgo de recurrencia o muerte se redujo en un 34 por ciento, en comparación con el grupo de control.

Entre todos los pacientes con cáncer de pulmón en etapa II-IIIA, los que recibieron atezolizumab tuvieron una reducción del 21 por ciento en el riesgo de recurrencia o muerte.

Los hallazgos representan "el primer ensayo clínico global en etapa III que usa un inhibidor de los puntos de control para mostrar un resultado de supervivencia libre de enfermedad en el cáncer de pulmón de células no pequeñas en etapa temprana", aseguró Wakelee.

Pero el fármaco es duro con los pacientes.

Casi un 22 por ciento de los pacientes sufrieron efectos secundarios que fueron entre graves y potencialmente letales, en comparación con un 11.5 por ciento de las persona del grupo de control que recibió la atención de respaldo. Casi un 20 por ciento de los pacientes tuvieron que dejar de tomar el atezolizumab debido a los efectos secundarios.

Wakelee dijo que este fármaco representa una oportunidad para salvar las vidas de los pacientes con cáncer de pulmón, si sus tumores se detectan a tiempo.

"Es importante enfatizar que los pacientes necesitan pruebas para detectar el cáncer de pulmón temprano, cuando es potencialmente curable", señaló Wakelee. Añadió que también se deben realizar biopsias y pruebas para ver si las personas portan marcadores inmunitarios, como la PD-L1, que las convertirían en buenas candidatas para la inmunoterapia.

El ensayo clínico fue financiado por el fabricante del medicamento, Roche. Los hallazgos presentados en reuniones médicas se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. ofrece más información sobre los inhibidores de los puntos de control inmunitarios.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Heather Wakelee, MD, chief, oncology, Stanford University Medical Center, Palo Alto, Calif.; Julie Gralow, MD, American Society of Clinical Oncology (ASCO) chief medical officer and executive vice president; 2021 ASCO Annual Meeting, June 4-8, 2021

Comparte tu opinión