Un importante estudio no encuentra ningún problema de salud grave con las vacunas de Pfizer y Moderna


VIERNES, 3 de septiembre de 2021 (HealthDay News) -- Un estudio en curso de más de 6 millones de estadounidenses no encontró ningún efecto secundario grave vinculado con las vacunas de ARNm contra la COVID-19.

Un importante estudio no encuentra ningún problema de salud grave con las vacunas de Pfizer y Moderna

"Estos resultados de nuestra vigilancia de seguridad son tranquilizadores", señaló la Dra. Nicola Klein, directora del Centro de Estudios sobre las Vacunas de Kaiser Permanente en Oakland, California, en un comunicado de prensa de Kaiser Permanente.

Klein también es líder de Vaccine Safety Datalink (VSD), que estudia los expedientes médicos de 12 millones de estadounidenses. El proyecto cuenta con el respaldo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

La revista Journal of the American Medical Association publicó los primeros hallazgos completos de Datalink el 2 de septiembre.

El estudio no encontró ningún efecto de salud grave que se pudiera vincular con las vacunas contra la COVID-19 de Pfizer-BioNTech o Moderna. La monitorización continuará durante dos años.

Los hallazgos abarcan desde mediados de diciembre de 2020 hasta el 26 de junio de 2021. Los investigadores compararon los efectos secundarios específicos en las tres primeras semanas tras la administración de las vacunas de ARNm con los de entre tres y seis semanas más tarde. En total, se estudió a 6.2 millones de personas tras la primera dosis, y a 5.7 millones tras la segunda dosis.

Los investigadores monitorizaron 23 problemas de salud potenciales que han ocurrido tras otras vacunaciones, o que los pacientes habían reportado.

Incluían trastornos neurológicos como la encefalitis y la mielitis, las convulsiones y el síndrome de Guillain-Barré, además de problemas cardiovasculares como un ataque cardiaco agudo, un accidente cerebrovascular (ACV) o una embolia pulmonar. Otros incluyeron la parálisis de Bell, la apendicitis, la anafilaxia y el síndrome inflamatorio multisistémico.

Ninguno llegó a un nivel que fuera estadísticamente significativo después de las vacunas de ARNm contra la COVID, encontró el análisis.

Los investigadores resaltaron sus hallazgos sobre los casos de miocarditis y pericarditis confirmadas entre los jóvenes, que se han convertido en un resultado preocupante. La miocarditis es una inflamación del corazón, y la pericarditis es una inflamación del saco que rodea al órgano.

El estudio encontró 34 casos de este tipo en pacientes de 12 a 39 años, de los cuales un 85 por ciento eran de sexo masculino y un 82 por ciento fueron hospitalizados por un periodo mediano de un día, lo que significa que la mitad estuvieron hospitalizados más tiempo y la mitad menos. Casi todos se habían recuperado cuando se realizó la revisión, comentaron los investigadores.

Calcularon que en el grupo de edad de 12 a 39 años, hay un riesgo de 6.3 casos adicionales de miocarditis por cada millón en la semana tras la vacunación. Esto es significativamente más bajo que el riesgo vinculado con la COVID-19 en sí, anotaron los autores del estudio.

"Los resultados de este estudio son un gran ejemplo de lo seriamente que los CDC se toman la seguridad de las vacunas contra la COVID, y lo exhaustivos y transparentes que somos en nuestros esfuerzos de monitorización de la seguridad", enfatizó el Dr. Tom Shimabukuro, subdirector de la Oficina de Seguridad de las Inmunizaciones de los CDC.

"Nuestra principal prioridad es hacer la ciencia y comunicarla de forma rápida y clara a los proveedores de atención de la salud y al público, ya que las vacunas contra la COVID-19 siguen sometiéndose a la monitorización de seguridad más intensa de la historia de EE. UU.", añadió. "Vacunarse sigue siendo la mejor manera de protegerse y de proteger a sus seres queridos contra un virus que ha acabado con millones de vidas".

Algunos hallazgos iniciales se habían resumido y reportado en reuniones públicas del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los CDC, aunque el artículo de la JAMA es el primer informe importante de VSD sobre su vigilancia de la seguridad de las vacunas de Pfizer y Moderna.

Más información

Para aprender más sobre las vacunas contra la COVID-19, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Kaiser Permanente, news release, Sept. 3, 2021

Comparte tu opinión