Cómo el coronavirus se propagó por el Diamond Princess

Cómo el coronavirus se propagó por el Diamond Princess

El destino de más de 3,600 pasajeros y miembros de la tripulación en cuarentena del crucero Diamond Princess acaparó los titulares en las primeras semanas de la pandemia del coronavirus, en febrero.

Un brote en el barco al final llevó a 700 infecciones y siete muertes por la COVID-19.

Ahora, una recreación genética de los eventos muestra que es probable que el brote haya surgido de una sola persona infectada, y que el virus se propagara con rapidez mientras las personas socializaban en los hacinados eventos a bordo del barco, informan unos investigadores japoneses.

Pero hay algo de lo que no cabe duda: la cuarentena y las medidas de contención implementadas tras el descubrimiento del virus limitaron los casos, y probablemente salvaron vidas.

El primer caso conocido de infección con el coronavirus en el Diamond Princess se reportó el 1 de febrero: un pasajero enfermo de 80 años que abandonó el barco en Hong Kong el 25 de enero.

El 4 de febrero, se había implementado una cuarentena en todo el barco, y los pasajeros estaban en gran medida restringidos a sus cabinas.

En ese momento, la incidencia de casos nuevos "se redujo de forma abrupta", según un equipo dirigido por Makoto Kuroda, del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas, en Tokio.

Esto indica que "la política de restricción del movimiento tuvo mucho éxito, al reducir en gran medida el número de transmisiones secundarias a bordo del Diamond Princess", reportaron los investigadores.

Un estudio anterior también había estimado que la cuarentena y otras medidas de salud pública "previnieron más de 2,000 casos adicionales" a bordo del Diamond Princess, en comparación con no hacer nada en lo absoluto, anotó el grupo de Kuroda.

En el nuevo estudio, el equipo japonés buscaba determinar los orígenes del brote en el crucero. Para hacerlo, analizaron muestras de ADN del SARS-CoV-2 en pruebas de frotis nasales obtenidas de casi 900 pasajeros y miembros de la tripulación durante el brote.

El análisis genético sugiere "que hubo una sola introducción del SARS-CoV-2, que se diseminó entre los pasajeros del barco, posiblemente mediante reuniones masivas en las áreas recreativas", según el estudio.

La dominancia en las muestras del coronavirus con un "clúster" de genes particular también sugiere una posible "superpropagación" a bordo, mucho antes del inicio de la cuarentena, señalaron los autores del estudio.

El virus podría haberse propagado silenciosamente en eventos tan inocentes como compartir la mesa durante la cena, o cuando "bailaban, cantaban, iban de compras o veían espectáculos", apuntó el equipo de Kuroda.

Aunque los cruceros quizá sean un ambiente único, el brote (y la cuarentena) a bordo del Diamond Princess revelan "cómo el SARS-CoV-2 se puede propagar en la comunidad" de forma más general, aseguró el equipo de la investigación.

El Dr. Amesh Adalja es experto en enfermedades infecciosas y experto sénior del Centro de Seguridad en la Salud Johns Hopkins, en Baltimore. Al leer el nuevo informe, dijo que "ilustra cómo un virus respiratorio contagioso puede diseminarse ampliamente a partir de apenas una persona, en el contexto adecuado".

Los nuevos hallazgos muestran a cualquiera que todavía esté pensando en hacer un crucero que "la mayoría de los casos podrían haberse contraído en las reuniones masivas en el barco, que es un factor importante a tener en cuenta a medida que las líneas de cruceros piensen en reanudar sus operaciones", añadió Adalja.

El estudio aparece en la edición del 28 de julio de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Comparte tu opinión