Un estudio con animales ofrece esperanzas de una vacuna contra la enfermedad de Lyme

MARTES, 23 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- Una vacuna experimental contra la enfermedad de Lyme se muestra promisoria en estudios con animales, y también podría ayudar a proteger de otras enfermedades transmitidas por las garrapatas, señalan unos investigadores.

La vacuna, que utiliza la misma tecnología de ARNm que utilizan algunas vacunas contra la COVID-19, protegió a los cobayos de la infección con la Borrelia burgdorferi, la bacteria que provoca la enfermedad de Lyme.

Un estudio con animales ofrece esperanzas de una vacuna contra la enfermedad de Lyme

La vacuna no hace que el sistema inmunitario ataque a la B. burgdorferi. Más bien, provocan una rápida respuesta en la piel a ciertas proteínas que se encuentran en la saliva de las garrapatas, lo que reduce la cantidad de tiempo que una garrapata tiene para infectar al anfitrión, explicó que equipo de la Universidad de Yale.

"La vacuna potencia la capacidad de reconocer una picadura de garrapata, convirtiendo a la picadura de garrapata, parcialmente, en una picadura de mosquito", indicó el autor sénior, el Dr. Erol Fikrig, profesor de medicina y epidemiología de la Yale en New Haven, Connecticut.

"Cuando uno siente una picadura de mosquito, lo espanta", explicó. "Con la vacuna, hay un enrojecimiento y probablemente una picazón, de forma que uno puede reconocer la picadura y puede quitarse la garrapata con rapidez, antes de que tenga la capacidad de transmitir la B. burgdorferi".

En comparación con los cobayos sin vacunar, los vacunados desarrollaron con rapidez un enrojecimiento en el lugar de la picadura de garrapata. Siempre y cuando la garrapata se eliminara cuando el enrojecimiento aparecía, ninguno de los cobayos se infectó. Alrededor de la mitad de los cobayos sin vacunar se infectaron tras quitarles las garrapatas, mostraron los hallazgos.

Cuando una sola garrapata infectada se pegó a los cobayos vacunados y no se quitó, ninguno se infectó, en comparación con un 60 por ciento de los cobayos sin vacunar. Pero si tres garrapatas siguieron pegadas a los cobayos infectados, su protección no fue igual de fuerte, según el informe, que se publicó el 17 de noviembre en la revista Science Translational Medicine.

Los investigadores también encontraron que las garrapatas pegadas a los cobayos vacunados no pudieron alimentarse de forma agresiva, y se desprendieron con una mayor rapidez que las de los cobayos sin vacunar.

Cada año, en Estados Unidos se reportan al menos 40,000 casos de enfermedad de Lyme, pero el número real de infecciones podría ser 10 veces más alto, anotaron los investigadores. Otras enfermedades transmitidas por las garrapatas también se han propagado en muchas áreas de Estados Unidos, añadieron.

"Hay múltiples enfermedades transmitidas por las garrapatas, y este método ofrece potencialmente una protección más amplia que una vacuna que se dirija a un patógeno específico", aseguró Fikrig en un comunicado de prensa de la universidad.

"También se podría utilizar en conjunto con unas vacunas basadas en patógenos, más tradicionales, para aumentar su eficacia", añadió.

Se necesita más investigación para descubrir formas en que las proteínas de la saliva pueden prevenir la infección, apuntó Fikrig, y se necesitarían ensayos con humanos para evaluar la efectividad de la vacuna en las personas.

Más información

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians) ofrece más información sobre la enfermedad de Lyme.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Yale University, news release, Nov. 17, 2021

Comparte tu opinión