Un estudio apunta a los trabajos con los mayores riesgos de ELA

LUNES, 26 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- Las personas que trabajan en fabricación, soldadura y operaciones químicas y se exponen a compuestos peligrosos podrían enfrentarse a un riesgo más alto de desarrollar esclerosis lateral amiotrófica (ELA), encontró un nuevo estudio.

"Este estudio muestra que ciertos ambientes y exposiciones laborales aumentan las probabilidades de una persona de desarrollar ELA", aseguró el primer autor, el Dr. Stephen Goutman, director de la Clínica de ELA Pranger y director asociado del Centro de Excelencia en la ELA de la Universidad de Michigan.

Un estudio apunta a los trabajos con los mayores riesgos de ELA

Se han encontrado unos niveles elevados de pesticidas y compuestos carcinógenos en la sangre de los pacientes con ELA, una afección rara y letal que también se conoce como enfermedad de Lou Gehrig.

Para estudiar si esto tenía un impacto en el desarrollo de la ELA, los investigadores encuestaron a 381 pacientes con ELA y a 272 controles. El equipo de la investigación analizó las exposiciones laborales reportadas por los mismos participantes en sus cuatro trabajos más recientes y que más habían durado.

Los participantes que tenían ELA reportaron una mayor exposición laboral a los metales, la materia particulada, los compuestos orgánicos volátiles y los contaminantes de la combustión antes del diagnóstico. Aquellos cuyos trabajos eran de fabricación y soldadura también tenían un riesgo más alto de ELA.

"Hace cierto tiempo que sabemos que ciertos contaminantes pueden aumentar el riesgo de ELA, pero identificar dónde ocurren estas exposiciones es importante, a medida que comenzamos a pensar sobre estrategias de prevención de la ELA y a estudiar a las poblaciones de individuos con un riesgo alto de la enfermedad", planteó Goutman en un comunicado de prensa de la universidad.

La exposición a los metales presentó el vínculo más fuerte con la ELA. Esto fue más común para la exposición a los vapores de hierro y de las soldaduras.

Los investigadores apuntaron que las personas con trabajos con una exposición más alta a los metales, en particular en los sectores de la fabricación e industriales, con frecuencia se exponen a mezclas que también podrían contener materia particulada. Entre estas se pueden incluir el sílice y compuestos orgánicos volátiles, como el formaldehído.

"Algunos de los trabajadores que luego desarrollaron ELA se habían expuesto a mezclas de metales y otras sustancias sin su conocimiento", lamentó Goutman. "Esto debería orientar a nuestra investigación hacia el estudio de estas mezclas y las lesiones resultantes en el sistema nervioso central, o a lo que denominamos el exposoma de la ELA [el estilo de vida, la dieta y las exposiciones ambientales cotidianas]".

Los hallazgos se publicaron en la revista Interventional Archives of Occupational and Environmental Health.

La ELA es progresiva y letal, y comienza con debilidad muscular, habla poco clara y dificultades para tragar. Más o menos 10 de cada 100,000 estadounidenses sufren de la afección, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. ha aprobado dos medicamentos para tratar la ELA, tanto riluzol como edaravona han tenido una efectividad mínima para ralentizar la progresión de la enfermedad. Los pacientes también pueden recibir un tratamiento que incluye una máscara que se usa en la nariz para facilitar la respiración.

"He pasado 30 años de mi carrera en la evaluación y el tratamiento de individuos que viven con ELA", comentó la autora sénior del estudio, la Dra. Eva Feldman, directora del Centro de Excelencia en la ELA de la Michigan, y profesora distinguida de neurología James W. Albers de la facultad de medicina de la universidad.

"La ELA sigue siendo una enfermedad sin un tratamiento efectivo", advirtió Feldman en el comunicado. "Estudios como el nuestro son esenciales para identificar factores modificables de la enfermedad y a las poblaciones en riesgo, para poder prevenir el desarrollo de la ELA en primer lugar".

Más información

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de EE. UU. ofrece más información sobre la ELA.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Michigan, news release, Sept. 16, 2022

Comparte tu opinión