Un ensayo de un medicamento para el Alzheimer ofrece nuevas esperanzas, pero también incertidumbre

Un ensayo de un medicamento para el Alzheimer ofrece nuevas esperanzas, pero también incertidumbre

JUEVES, 26 de julio de 2018 (HealthDay News) -- Ha habido muchos contratiempos en el largo camino de encontrar un tratamiento que pudiera ralentizar o detener la enfermedad de Alzheimer, pero un nuevo ensayo ofrece un destello de esperanza.

Los investigadores reportan que un medicamento experimental llamado BAN2401 ralentizó el deterioro mental en hasta un 30 por ciento en los pacientes con Alzheimer. También pareció eliminar las placas de proteína amiloidea del cerebro, que hace tiempo que se asocian con este enfermedad devastadora.

Pero el ensayo (un seguimiento de datos sobre el medicamento introducido en el mercado en 2017) fue pequeño, y siguen existiendo preguntas y salvedades.

"Una vez dicho eso, estos dos estudios indican que la amiloidea sigue siendo un objetivo terapéutico importante a explorar en la enfermedad de Alzheimer", señaló la Asociación de Alzheimer (Alzheimer's Association) en una declaración.

El ensayo incluyó a 856 pacientes con un deterioro cognitivo leve (con frecuencia un precursor del Alzheimer) y un Alzheimer leve. Los 161 participantes que recibieron la dosis más alta del medicamento cada 2 dos semanas durante 18 meses sufrieron un deterioro mental mucho más lento que los 245 pacientes que recibieron un placebo, según Associated Press.

La dosis más alta del medicamento también eliminó gran parte de la placa asociada con el Alzheimer en el cerebro de los pacientes, según los hallazgos presentados por los fabricantes del medicamento el miércoles en la reunión anual de la Asociación del Alzheimer, en Chicago.

El BAN2401, que ha sido desarrollado por Eisai y Biogen, funciona al debilitar las fibras amiloideas en forma de cuerda que se forman en el cerebro antes de que se agrupen para crear placas. Se cree que intervenir muy temprano en el proceso de la enfermedad (mucho antes de que se establezca la demencia) es la mejor vía para un tratamiento exitoso.

El medicamento no cumplió sus objetivos estadísticos declarados al final del primer año, lo que hizo que el ensayo fuera un fracaso en general.

Pero los beneficios a la hora de reducir el declive cognitivo se observaron a los 18 meses, dijeron los investigadores en una conferencia de prensa el miércoles.

"En nombre de millones de personas que viven con Alzheimer y otras demencias ahora y de los millones que están en riesgo, la Asociación del Alzheimer encuentra que es importante que se reporten y compartan estos resultados con la comunidad científica", apuntaba la declaración de la asociación.

El estudio fue dirigido por científicos de las compañías y todavía no ha sido revisado por expertos externos. Un problema es que el progreso de los participantes del ensayo se siguió usando una evaluación cognitiva ideada por Eisai y Biogen. Está por verse si estas mediciones se mantienen en un escrutinio externo, dijeron los expertos.

En general, los expertos en la demencia dijeron que dado que el ensayo fue demasiado pequeño para dar evidencias concluyentes y que usó un nuevo modo de evaluar el deterioro mental, los hallazgos deben confirmarse con más investigaciones.

Aun así, algunos dijeron que los resultados ofrecieron esperanzas después de décadas de intentos fallidos.

"Sentimos un cauto optimismo", comentó María Carrillo, directora científica de la Asociación del Alzheimer, a la AP.

"Una ralentización del 30 por ciento en el deterioro es algo que yo querría para un familiar mío", y la capacidad del medicamento de eliminar las placas cerebrales "parece bastante sorprendente", añadió.

"Es un resultado muy esperanzador. Significa que quizá estemos en el camino adecuado", declaró a AP el Dr. Stephen Salloway, jefe de neurología en la Universidad de Brown.

En declaraciones al New York Times, el Dr. Samuel Gandy, neurólogo, dijo que una ralentización del 30 por ciento de la pérdida cognitiva observada en el estudio quizá no sea suficiente para marcar una diferencia en la función diaria de los pacientes.

¿Ese efecto significaría la diferencia, por ejemplo, entre permitir a un paciente vestirse o alimentarse por sí mismo sin la ayuda de un cuidador? Eso no queda claro a partir del estudio, dijo Gandy, director asociado del Centro de Investigación sobre la Enfermedad de Alzheimer Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"No diría que se trata de un salto cuántico", apuntó. "Es un movimiento convincente de la aguja. Pero no está claro si la aguja se ha movido lo suficiente como para hacer una diferencia en la vida de las personas".

En cualquier caso, aunque estudios futuros sean exitosos, faltarían años para que el BAN2401 llegue al mercado, aunque el jefe ejecutivo de Eisai, Ivan Cheung, dijo que tanto su compañía como Biogen han enviado solicitudes para reunirse con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. para hablar sobres los pasos necesarios para obtener la aprobación.

"Es un poco prematuro hablar sobre este punto, pero nuestro objetivo es llevar el BAN2401 a los pacientes y sus familias lo antes posible", dijo Cheung al Times.

El Alzheimer es el tipo más común de demencia, y afecta a unos 50 millones de personas en todo el mundo. No existe cura. Los medicamentos actuales solo tratan los síntomas.

Más información

Para más información sobre la enfermedad de Alzheimer, visite el Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión