Alcohol: cuándo podría ser saludable para el corazón

Hay otro motivo para no sentirse culpable si bebe una copa de vino cada noche: un nuevo estudio sugiere que las personas que beben de forma moderada podrían tener unos riesgos más bajos tanto de ataque cardíaco como de accidente cerebrovascular (ACV) que los abstemios, incluso cuando tienen antecedentes de problemas cardíacos.

Los investigadores encontraron que, entre más de 48,000 personas con problemas cardiovasculares anteriores, las que bebían un equivalente a una sola bebida de alcohol al día tenían menos probabilidades de sufrir otro ataque cardiaco o ACV. También tenían un riesgo más bajo de fallecer durante el periodo de 20 años del estudio.

Alcohol: cuándo podría ser saludable para el corazón
| Foto: ADAM

Pero los investigadores advirtieron que el vínculo no prueba una relación causal.

"Es difícil determinar si un consumo de alcohol entre leve y moderado en realidad tiene un efecto protector", comentó la investigadora principal, Chengyi Ding, del Colegio Universitario de Londres, en Reino Unido.

Un motivo, explicó, es que en los estudios, los "abstemios" podrían incluir a personas que antes bebían pero que dejaron de hacerlo por motivos de salud. Entonces, en comparación, quizá simplemente parezca que los bebedores están más sanos.

Y Ding y sus colaboradores encontraron que cuando los exbebedores se excluyeron del análisis, los beneficios vinculados con un consumo moderado de alcohol menguaron.

Aun así, dijeron los investigadores, los hallazgos sugieren que las personas con antecedentes de ataque cardiaco o ACV no tienen que renunciar al alcohol del todo.

Pero es sabio tener límites, según Ding. En el estudio, solo las personas que bebían hasta 15 gramos de alcohol al día mostraron una reducción en los riesgos de un futuro ataque cardiaco o ACV.

Esto equivale más o menos a una copa de vino o una pinta de cerveza al día.

El mensaje sobre la moderación es antiguo. Las directrices de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA), por ejemplo, sugieren que si las personas beben, deben restringirlo a no más de una bebida al día para las mujeres, y dos bebidas al día para los hombres.

Pero esto no se debe a que se haya probado que el consumo moderado de alcohol tenga algún beneficio cardiaco, señaló el Dr. Lawrence Appel, experto voluntario de la AHA.

Las pruebas conllevarían un ensayo clínico, en que los investigadores en realidad hagan que los participantes beban una copa de vino o una cerveza cada día, o que se abstengan del alcohol, explicaron.

Estudios como este último, en que se pregunta a las personas sobre sus hábitos de consumo de alcohol, no pueden ofrecer unas respuestas sólidas, apuntó Appel, profesor de medicina de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore.

En la investigación, siempre hay una "preocupación persistente" de que las personas que se describen a sí mismas como abstemias sean distintas de las demás personas de formas que afectarían a su riesgo de enfermedad cardiaca, sobre todo en las sociedades donde la mayoría de las personas tienen cierto nivel de consumo de alcohol, señaló.

Como Ding, Appel dijo que los abstemios podrían incluir a personas que dejaron de beber debido a problemas de salud.

Esto hace que crear un mensaje de salud pública sea difícil, anotó Appel.

"Entonces, en general, aconsejamos que si no bebe alcohol, no comience. Y si bebe, póngase límites", dijo.

Se desaconseja a los abstemios que comiencen a beber, no solo porque no se ha probado ningún beneficio para la salud, sino también porque consumir alcohol puede implicar riesgos. Esos peligros incluyen accidentes, dependencia del alcohol, enfermedad hepática y un aumento en el riesgo de ciertos tipos de cáncer.

Y Appel observó que el consumo de alcohol puede ser una mala idea para algunas personas con enfermedades cardiovasculares, entre ellas las que tienen una presión arterial muy alta o un historial de ACV hemorrágico (de sangrado).

Las personas con preguntas sobre si el alcohol es seguro para ellas deben hablar con su médico, apuntó Appel.

Los nuevos hallazgos, que se publicaron en la edición en línea del 27 de julio de la revista BMC Medicine, se basan en los datos de 15 estudios publicados anteriormente. En conjunto, incluyeron a más de 48,000 personas con antecedentes de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular, o un dolor de pecho conocido como angina.

En general, encontró el equipo de Ding, a las personas que dijeron que consumían en promedio una bebida de alcohol al día les iba mejor y vivían más que los abstemios.

Los mayores beneficios se observaron entre las personas con unos límites de alcohol algo más estrictos, el equivalente aproximado a media copa de vino o media pinta de cerveza al día. Su riesgo de un segundo ataque cardiaco o ACV fue un 50 por ciento más bajo que el de los no bebedores, y tuvieron un 21 por ciento menos de probabilidades de fallecer durante el periodo del estudio.

Para Appel, este estudio es uno más que apunta a los beneficios cardiacos de un consumo más leve de alcohol, pero que no puede probar que sea así.

Ding se mostró de acuerdo en que lo que está claro es que los abstemios no deben adoptar el hábito con la esperanza de proteger sus corazones.

Más información

La Asociación Americana del Corazón ofrece más información sobre el alcohol y la salud cardiaca.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Chengyi Ding, PhD student, University College London; Lawrence Appel, MD, MPH, expert volunteer, American Heart Association, Dallas, and professor, medicine, and director, Welch Center for Prevention, Epidemiology and Clinical Research, Johns Hopkins Medical Institutions, Baltimore; BMC Medicine, July 27, 2021, online

Comparte tu opinión