Un conjunto de factores de riesgo malsanos podría aumentar las probabilidades de coágulos sanguíneos recurrentes

Un conjunto de factores de riesgo malsanos podría aumentar las probabilidades de coágulos sanguíneos recurrentes

JUEVES, 9 de enero de 2020 (HealthDay News) -- Las personas que tienen lo que se conoce como el "síndrome metabólico" son vulnerables a unos coágulos sanguíneos recurrentes, muestra una investigación reciente.

El síndrome metabólico es un conjunto de afecciones, que incluyen a la obesidad, un azúcar alto en la sangre, el colesterol alto y la hipertensión. Esos factores ponen a las personas en riesgo de diabetes, enfermedad cardiaca y un tipo de coágulo sanguíneo conocido como trombosis venosa profunda (TVP), señalan los investigadores.

Y según el nuevo informe, mientras más de esas afecciones se tienen, mayores son las probabilidades de sufrir coágulos sanguíneos recurrentes.

En el estudio, los investigadores recolectaron los datos de más de 151,000 pacientes diagnosticados con TVP entre 2004 y 2017.

Los hallazgos mostraron que un 68 por ciento de los que tenían TVP también fueron diagnosticados con al menos uno de los componentes del síndrome metabólico.

Los que tenían una TVP, pero ninguno de los cuatro componentes del síndrome metabólico, presentaban una tasa de recurrencia de la TVP del 7 por ciento, dijeron los investigadores en un comunicado de prensa de la Sociedad Americana de Hematología (American Society of Hematology).

Los pacientes con TVP y un componente del síndrome metabólico tenían un riesgo del 14 por ciento de coágulos sanguíneos adicionales, y los que presentaban dos componentes tenían un riesgo del 21 por ciento. Entre los que tenían tres componentes, el riesgo era del 30 por ciento, y en los que tenían los cuatro componentes, el riesgo aumentó al 37 por ciento.

Los investigadores encontraron el riesgo de recurrencia desapareció entre los que tomaron un anticoagulante tras sufrir una TVP. Esto sugiere que el síndrome metabólico podría tener un efecto incluso mayor en el riesgo de coágulos que el observado, y que el efecto podría haberse enmascarado debido a la terapia anticoagulante. Entre los anticoagulantes se encuentran la warfarina (Coumadin), el rivaroxabán (Xarelto) y el apixabán (Eliquis).

"Tener una o más de esas afecciones, la obesidad, la hiperlipidemia [el colesterol alto], la hipertensión [la presión arterial alta] o la diabetes crea un peor resultado en los pacientes con coágulos sanguíneos. Pero la buena noticia es que las cuatro afecciones pueden tratarse y modificarse", señaló en el comunicado de prensa la investigadora, la Dra. Lauren Stewart, del departamento de medicina de emergencias de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana.

El informe se publicó en la edición del 9 de enero de la revista Blood Advances.

Más información

Para más información sobre la trombosis venosa profunda, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión