Un cambio en las reglas del fútbol americano podría reducir el riesgo de conmoción

Un cambio en las reglas del fútbol americano podría reducir el riesgo de conmoción

MARTES, 2 de octubre de 2018 (HealthDay News) -- La jugada más peligrosa del fútbol americano podría hacerse más segura mediante un sencillo cambio en las reglas, sugiere un nuevo estudio de la Ivy League.

Poner la línea de inicio apenas cinco yardas (unos 4.6 metros) más adelante (de la línea de 35 yardas [32 metros] a la línea de 40 yardas [36.5 metros]) reduciría la tasa anual de conmociones en el fútbol americano de la Ivy League en más de un 68 por ciento, reveló el estudio.

Ese cambio hace que sea menos probable que los jugadores corran hacia adelante con el balón, eliminando el potencial de choques a altas velocidades durante el retorno de patada inicial, comentó el autor del estudio, Douglas Wiebe, director del Centro Penn de Ciencias de las Lesiones de la Universidad de Pensilvania.

"Al final del día, los resultados son de verdad bastante convincentes", dijo Wiebe.

Ocurren más conmociones durante el retorno de patada inicial que en ninguna otra jugada del fútbol americano.

En 2015, las patadas iniciales conformaron un 6 por ciento de todas las jugadas durante un partido, pero un 21 por ciento de todas las conmociones en la Ivy League, señalaron los investigadores.

Las estadísticas reunidas por la Liga Nacional de Fútbol Americano (National Football League, NFL) muestran que es unas cinco veces más probable que las conmociones sucedan durante las patadas iniciales, reportó la revista ESPN.

"Los jugadores del equipo receptor tienen el tiempo y el espacio para alcanzar toda su velocidad al correr hacia adelante. Los jugadores del equipo que acaba de patear el balón corren a toda velocidad hacia ellos", explicó Wiebe. "Es bastante probable que ocurran choques de alto impacto a alta velocidad durante esta jugada, en relación con otros tipos de jugadas".

Debido a esto, en 2016 la Ivy League decidió mover la línea de inicio cinco yardas hacia adelante.

"El razonamiento es que daría a los pateadores más probabilidades de que el balón alcance o supere la zona de anotación", dijo Wiebe. "Sería más probable que los jugadores se arrodillaran en lugar de correr hacia adelante con el balón".

Las patadas iniciales ocurren con frecuencia durante un partido de fútbol americano, por ejemplo al inicio de cada medio tiempo y tras una jugada anotada.

Un equipo patea el balón hacia el otro. El equipo receptor intenta llevar el balón hacia detrás lo más posible en el campo, mientras que el equipo oponente intenta taclear al que lleva el balón lo antes posible.

Pero si el balón pateado va más allá de la línea de línea de meta, el equipo receptor puede decidir "arrodillarse" y derribar el balón en lo que se conoce como un "touchback" (balón muerto). Entonces, la jugada comienza con el balón colocado en un punto fijo en el campo, que en la Ivy League es en la línea de 20 yardas (18 metros).

Los entrenadores de la Ivy League pidieron que la línea de inicio se moviera hacia adelante, probablemente con la idea de que más patadas superarían la línea de meta y más receptores de balón adoptarían un touchback en lugar de correr hacia adelante con el balón, comentó la coinvestigadora Bernadette D'Alonzo, coordinadora de investigación clínica en el Centro Penn de Ciencias de las Lesiones.

Los resultados de las temporadas de 2016 y 2017 muestran que el cambio en las reglas dio resultado, anotaron los autores del estudio.

Las jugadas de patada inicial que resultaron en un touchback aumentaron de un promedio de 18 por ciento anual a un 48 por ciento tras el cambio en la regla, lo que significó menos casos de choques a alta velocidad, reportaron los investigadores.

Como resultado, la tasa de conmociones durante las jugadas de patada inicial se redujo de 10.9 por cada 1,000 jugadas a 2 por cada 1,000 jugadas, señaló Wiebe.

Para asegurare de que esto fuera resultado del cambio en las reglas, los investigadores compararon las patadas iniciales con un grupo de control que consistía de todos las demás jugadas de fútbol americano durante la temporada.

Encontraron que en los otros tipos de jugadas, la tasa de conmociones bajó de 2.5 por cada 1,000 a 1.2 por cada 1,000 tras el cambio en las reglas.

"Con el tiempo, hubo una pequeña reducción en la tasa de conmociones en los otros tipos de jugadas, pero tras tomar esto en cuenta, seguimos viendo que evidentemente la regla sobre las patadas iniciales parece explicar que hubiera una reducción en las conmociones durante el retorno de la patada inicial, equivalente a 7.5 menos por cada 1,000", aseguró Wiebe.

La NFL ya movió su propia línea de inicio hacia adelante en 2011, de la línea de 30 yardas (27 metros) a la de 35 yardas (32 metros), en un intento por limitar las conmociones, anotaron los investigadores. Un análisis concluyó que el cambio de la NFL redujo las lesiones en general, pero no las lesiones en la cabeza, pero el estudio anterior no comparó las patadas iniciales con todos los demás tipos de jugada.

La NFL está sopesando eliminar las patadas iniciales del todo, si no puede lograr que sean más seguras, reportó ESPN.

El estudio de la Ivy League es "una excelente noticia", aseguró Kristen Dams-O'Connor, directora del Centro de Investigación sobre las Lesiones Cerebrales en Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"Este es un ejemplo realmente magnífico de cómo se puede hacer que este deporte tan popular sea más seguro", aseguró Dams-O'Connor.

Otro experto en seguridad de los deportes se mostró de acuerdo.

El cambio en las reglas tiene mucho sentido, dado lo peligrosas que pueden ser las jugadas iniciales, comentó el Dr. Michael Stuart, codirector de medicina del deporte en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

"Cuando yo jugaba fútbol americano, nos enseñaban que en las patadas iniciales había que jugar dándolo todo, ignorando completamente la seguridad personal", señaló Stuart. "Había que correr lo más rápidamente posible por el campo y quitar a empujones a cualquiera que intentara bloquear, e intentar ser el primero en llegar al devolvedor de patadas iniciales, y taclearlo a alta velocidad".

Pero Stuart anotó que incluso en los touchbacks, el resto del equipo sigue corriendo hacia sus contrincantes a toda velocidad hasta que les dicen que la jugada terminó.

"Claramente, el devolvedor de patadas iniciales no tiene un riesgo de conmoción, pero los demás 21 jugadores todavía pueden implicarse en contactos a alta velocidad. Es importante reconocerlo", dijo Stuart, y añadió que cualquier debate sobre el abandono potencial de las patadas iniciales debe sopesar ese hecho.

Los hallazgos aparecen como una carta de investigación en la edición en línea del 1 de octubre de la revista Journal of the American Medical Association.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las conmociones relacionadas con el deporte.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión