Un antiviral y las transfusiones de plasma se muestran promisorios para el tratamiento del coronavirus

Un antiviral y las transfusiones de plasma se muestran promisorios para el tratamiento del coronavirus

VIERNES, 14 de febrero de 2020 (HealthDay News) -- Hay una carrera por encontrar tratamientos efectivos contra el nuevo coronavirus COVID-19 que se propaga por China, y dos nuevas terapias muestran un potencial real, afirman unos investigadores.

Una es un antiviral experimental que ya está siendo utilizado por los médicos chinos de forma "compasiva" en los pacientes con coronavirus y que ha mostrado efectividad en ensayos con monos.

La otra implica una transfusión de plasma de personas que han sobrevivido al COVID-19 en pacientes que luchan contra la enfermedad, con la esperanza de potenciar las defensas inmunitarias del receptor.

El antiviral se llama remdesivir. Es tan nuevo que todavía ningún regulador del mundo ha aprobado su uso. Pero a principios de esta semana Gilead, el fabricante del medicamento, anunció que el remdesivir está siendo administrado a pacientes chinos infectados con el nuevo coronavirus porque no hay tratamientos aprobados.

Y en un estudio que se publicó el jueves en la revista Proceedings of the National Academies of Science, los investigadores encontraron que el remdesivir previno la enfermedad en monos infectados con el coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio (CoV-SROM).

Buenos resultados en monos y personas

Un brote de SROM surgió por primera vez en Arabia Saudí en 2012, y provocó preocupación en todo el mundo antes de que se pudiera controlar.

Algo importante es que el virus del SROM está relacionado de cerca con el COVID-19, de forma que los científicos creen que cualquier agente que funcione contra el SROM debería resultar efectivo contra el nuevo coronavirus.

El estudio fue dirigido por Emmie de Wit, del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de EE. UU. Su equipo encontró que remdesivir previno la enfermedad cuando se administró a macacos Rhesus antes de que se infectaran con el CoV-SROM. También mejoró la condición de los monos cuando se les administró después de que fueran infectados.

Los promisorios resultados del estudio respaldan la realización de más ensayos clínicos en seres humanos con el remdesivir tanto para el CoV-SROM como para el COVID-19.

En China ya se están realizando varios ensayos clínicos con el remdesivir para el COVID-19, y el 4 de febrero Bloomberg News reportó que un equipo médico del Hospital de la Amistad entre China y Japón, con sede en Beijing, estaba evaluando el fármaco en pacientes con el nuevo coronavirus.

Uno de los ensayos chinos evaluará la efectividad del remdesivir en hasta 270 pacientes con una neumonía de leve a moderada provocada por el COVID-19, según el medio noticioso chino The Paper, reportó Bloomberg News.

En estudios anteriores, el remdesivir protegió a los animales de laboratorio de una variedad de virus, y también ha resultado efectivo para tratar a monos infectados con los virus del ébola y de Nipah. El medicamento también se ha evaluado como tratamiento contra el ébola en personas.

Hallazgos 'alentadores'

Dos expertos que no están relacionados con el NIAID se mostraron optimistas respecto a que el fármaco pueda ser un arma contra el brote del COVID-19, que hasta ahora ha enfermado a 64,000 personas en todo el mundo y ha acabado con casi 1,400 vidas.

La nueva investigaciones "una noticia realmente emocionante", aseguró el Dr. Eric Cioe Pena, director de Salud Global de Northwell Health en New Hyde Park, Nueva York.

Apuntó que el SROM es una infección con coronavirus mucho más letal que el nuevo virus, de forma que si el remdesivir funciona contra el SROM "muchas de las personas infectadas [con el COVID-19] se beneficiarían del tratamiento".

De hecho, la gran mayoría de los pacientes con el nuevo coronavirus se recuperan de la enfermedad, de forma que el remdesivir quizá se almacene y se utilice solo en los casos más graves, creen Pena.

El Dr. Robert Glatter es médico de emergencias del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Concurrió en que "los hallazgos de este estudio en primates con SROM son bastante alentadores, y respaldan que se realice más investigación sobre el uso del remdesivir en ensayos con humanos, para un uso tanto preventivo como terapéutico en los que tengan infecciones graves con el COVID-19".

También cree que el fármaco podría resultar particularmente útil para "los individuos con un riesgo más alto con una exposición al virus", por ejemplo los trabajadores de la salud que estén en un contacto muy cercano con los pacientes infectados.

El remdesivir incluso se probó hace poco en Estados Unidos, apuntó Glatter.

"Dado el éxito que se ha observado contra las infecciones con otros coronavirus, Gilead administró el remdesivir hace poco a un paciente con el COVID-19 [tratado] en Seattle. El paciente se recuperó y fue dado de alta del hospital", señaló Glatter.

"El medicamento también parece ser seguro", añadió, "pero también habrá que evaluar el problema emergente de la resistencia [al remdesivir] en los próximos ensayos".

Una transfusión de inmunidad

El jueves, los médicos chinos anunciaron que estaban probando una segunda estrategia contra el COVID-19: realizar transfusiones de plasma sanguíneo de personas que habían sobrevivido al virus a otras que luchaban contra la enfermedad.

Según reportó The New York Times, el Dr. Zhang Dingyu, director del Hospital de Jinyintan en Wuhan, el centro del brote, pidió a los residentes que habían sobrevivido al COVID-19 que donaran plasma para ayudar a otros infectados.

China National Biotec Group, una compañía de propiedad estatal, dijo que su evaluación encontró que administrar anticuerpos inmunes del plasma donado por supervivientes a los pacientes gravemente enfermos condujo a una gran reducción en la inflamación en un plazo de un día tras la administración.

Es "una idea de verdad buena", declaró al Times Benjamin Cowling, profesor de epidemiología de la Universidad de Hong Kong. "Básicamente transfiere la inmunidad de un paciente que se ha recuperado a un paciente que todavía está combatiendo la infección, ayudándolo así a recuperarse".

La técnica se ha usado en epidemias de la influenza, apuntó Cowling, pero cuando se trata del COVID-19, todavía hay que evaluar la técnica en ensayos clínicos.

Hasta ahora, el brote de coronavirus se ha limitado a China, en gran medida. Hasta el viernes, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE UU. habían registrado tan solo 15 casos en Estados Unidos, sin muertes ni transmisiones en la comunidad en general.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión