¿Un análisis de sangre podría detectar el cáncer de pulmón en una etapa inicial?

¿Un análisis de sangre podría detectar el cáncer de pulmón en una etapa inicial?

SÁBADO, 2 de junio de 2018 (HealthDay News) -- Un análisis genético sanguíneo muestra potencial como medio de detección de algunos cánceres en etapa inicial, informan unos investigadores.

Por ejemplo, un panel de tres análisis genéticos distintos fue capaz de detectar el cáncer de pulmón en etapa inicial más o menos la mitad de las veces en personas que ya habían sido diagnosticadas con la enfermedad.

Las pruebas también detectaron los cánceres de pulmón en etapa avanzada más o menos 9 de cada 10 veces, señalaron los investigadores.

Los hallazgos fueron presentados el sábado en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology, ASCO), en Chicago.

"Se trata de una prueba de principio de que una secuenciación de todo el genoma tiene la capacidad de encontrar el cáncer, y a veces un cáncer curable en etapa temprana", planteó el autor principal del estudio, el Dr. Geoffrey Oxnard, profesor asociado de medicina en el Instituto Oncológico Dana-Farber y en la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, ambos en Boston.

"Esto crea una oportunidad de un mayor desarrollo como prueba de detección o de evaluación de un cáncer", dijo.

Las tasas de supervivencia al cáncer se disparan cuando los tumores se detectan en las primeras etapas, apuntaron los investigadores en las notas de respaldo. Contar con un análisis sanguíneo que pueda detectar los cánceres en las etapas iniciales salvaría una cantidad incontable de vidas.

Los tumores desprenden regularmente fragmentos de ADN que circulan en el torrente sanguíneo. Esos fragmentos, llamados ADN libre de células, ya se analizan para ayudar a los médicos a elegir las terapias genéticas dirigidas para las personas con un cáncer de pulmón avanzado, indicaron los investigadores.

Oxnard y sus colaboradores desean dar un paso más, al desarrollar un análisis que utilice el ADN libre de células para detectar los cánceres lo antes posible.

Toda su iniciativa, el estudio Atlas del genoma libre de células en circulación (CCGA, por sus siglas en inglés), ha logrado inscribir a más de 12,000 de un total planificado de 15,000 participantes a lo largo de Estados Unidos y Canadá.

El informe de la reunión de la ASCO representa algunos de los primeros resultados del ese estudio. En el mismo, los investigadores utilizaron pruebas genéticas para analizar la sangre de 127 personas que habían sido diagnosticadas con un cáncer de pulmón.

Las tres pruebas buscaron tanto mutaciones cancerosas como cambios en la función genética que pueden indicar la presencia de un cáncer, dijeron los investigadores.

Los análisis detectaron el cáncer de pulmón en etapa inicial entre un 38 y un 51 por ciento de las veces, y los cánceres en etapa avanzada entre un 87 y un 89 por ciento de las veces.

Los análisis también tuvieron una tasa muy baja de falsos positivos (cuando una prueba dice que hay un cáncer y no es así). Los investigadores evaluaron 580 muestras de sangre de personas sin cáncer, y encontraron apenas cinco con cambios genéticos que indicaban un cáncer.

De esas cinco personas supuestamente libres de cáncer, dos fueron luego diagnosticadas con un cáncer de ovarios en etapa 3 y cáncer de endometrio en etapa 2, lo que resalta aún más el potencial de las pruebas para encontrar los cánceres en etapa temprana, apuntaron los investigadores.

Además, los investigadores refinaron más el proceso de evaluación al implementar un filtro para descartar a las personas con mutaciones inocuas en los glóbulos blancos, añadió Oxnard.

"El hecho es que a medida que envejecemos adquirimos mutaciones. Los glóbulos blancos tienen mutaciones, y esas mutaciones contaminan el ADN que hay en la sangre", dijo Oxnard. "Hay que descartar la señal de los glóbulos blancos para terminar con la señal sobrante que se encuentra en el ADN libre. En esa señal es donde se puede encontrar la señal del cáncer".

Más o menos un 54 por ciento de las mutaciones detectadas en las muestras de sangre eran de los glóbulos blancos en lugar de provenir de los cánceres, dijeron los investigadores. Éstas se tendrán que filtrar para descartarlas de cualquier análisis sanguíneo que al final se desarrolle para la detección temprana del cáncer.

Aunque este estudio es promisorio, se tendrá que hacer más para refinar la capacidad del análisis sanguíneo de detectar cánceres específicos, comentó el presidente de la ASCO, el Dr. Bruce Johnson.

Por ejemplo, una de las mutaciones más comunes relacionadas con el cáncer se encuentra en un gen llamado KRAS, dijo Johnson.

"Si se detecta el KRAS en el torrente sanguíneo, no se puede estar seguro de si viene de los pulmones, o del páncreas, o del colon", dijo Johnson, director de investigación clínica en el Instituto Oncológico Dana-Farber.

"Es otro adelanto, pero en realidad todavía no llega a ser específico para poder detectar un cáncer en etapa inicial", advirtió Johnson. "Es otro paso adelante, pero le falta mucho".

Oxnard concurrió en que se necesita más investigación antes de que esos análisis genéticos puedan ser utilizados por los médicos, pero no pudo decir cuánto tiempo podría tardar en producir una herramienta de detección clínicamente útil.

"Hace un año, habría dicho que a este estudio del que hablamos le faltaban años todavía. Esto es una evidencia llamativa de progreso", aseguró Oxnard.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. ofrece más información sobre las pruebas genéticas para el cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión