¿Tuvo un resultado anómalo en una prueba de heces? No retrase la colonoscopia

¿Tuvo un resultado anómalo en una prueba de heces? No retrase la colonoscopia

JUEVES, 11 de febrero de 2021 (HealthDay News) -- Hacerse la colonoscopia lo antes posible tras un resultado anómalo en una prueba de heces podría reducir el riesgo de cáncer de colon y de muerte por la enfermedad, señalan unos investigadores.

En un nuevo estudio, los investigadores analizaron los datos de más de 200,000 veteranos de EE. UU., de 50 a 75 años, que tuvieron una prueba inmunoquímica fecal (PIF) o una prueba de sangre oculta en heces (SOH) anómalas.

Ambas son pruebas de detección comunes de sangre en las heces. Los resultados anómalos (sangre en las heces) en las pruebas deben recibir un seguimiento mediante una colonoscopia, para buscar unos tumores de colon precancerosos y cancerosos llamados pólipos.

Los pacientes que recibieron una colonoscopia más de 13 meses después de una prueba de heces en sangre anómala tenían hasta 1.3 veces más probabilidades de desarrollar un cáncer de colon que los que recibieron la colonoscopia hasta tres meses después de la prueba de heces, encontraron los autores del estudio.

El riesgo de un cáncer de colon avanzado en el diagnóstico fue hasta 1.7 veces más alto entre los pacientes que recibieron una colonoscopia más de 16 meses después de una prueba de sangre en heces anómala, según los investigadores de Asuntos de Veteranos (VA).

El estudio también encontró que el riesgo de muerte relacionada con el cáncer de colon fue hasta 1.5 veces más alto cuando una colonoscopia se realizó más de 19 meses después de una prueba de heces en sangre anómala.

El estudio aparece en la edición en línea del 2 de febrero de la revista Gastroenterology.

"Estos hallazgos amplían el conocimiento actual sobre las implicaciones clínicas del tiempo hasta el seguimiento de una PIF o SOH anómalas", según la autora del estudio, la Dra. Folasade May, gastroenteróloga del Sistema de Atención de la Salud de la VA del Área Metropolitana de Los Ángeles, y sus colaboradores. "Los trabajos posteriores deben incluir [esfuerzos] que aborden las barreras contra [someterse] a una colonoscopia tras unos resultados anómalos en pruebas aparte de la colonoscopia, y las políticas para fomentar la monitorización de rutina de las tasas de seguimiento".

Excluyendo a los cánceres de piel, el cáncer de colon es el tercer cáncer más común en Estados Unidos, pero también uno de los tipos de cáncer más prevenibles, anotaron los autores del estudio. Detectar y extirpar los pólipos precancerosos puede reducir de forma significativa la incidencia del cáncer y las muertes que provoca.

"Actualmente, no hay políticas ni estándares nacionales respecto al intervalo clínicamente aceptable entre un resultado anómalo en la PIF o la SOH y una colonoscopia de diagnóstico", explicaron los investigadores en un comunicado de prensa de la VA.

"El tiempo que pasa hasta el seguimiento con colonoscopia varía mucho en la práctica y en los distintos ámbitos de la atención de la salud", continuó el equipo. "Un intervalo recomendado que sea demasiado largo puede contribuir a la progresión de los pólipos y a la migración de la etapa del cáncer colorrectal, lo que implica el riesgo de la necesidad de un... tratamiento más agresivo, además de unos resultados menos favorables".

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. tiene más información sobre las pruebas de detección del cáncer colorrectal.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: U.S. Department of Veterans Affairs, news release, Feb. 2, 2021

Comparte tu opinión