Tres medidas podrían eliminar casi por completo a la COVID de los campus universitarios, según un estudio

VIERNES, 15 de enero de 2021 (HealthDay News) -- Una combinación del uso de las máscaras faciales, el distanciamiento social y las pruebas de rutina eliminaría a casi todas las infecciones de COVID-19 en los campus universitarios de EE. UU., afirma un estudio reciente.

Los investigadores utilizaron un modelo computarizado que simuló un semestre en una universidad de tamaño mediano (con 5,000 estudiantes y una facultad de 1,000 miembros), y evaluaron la efectividad y el costo de 24 combinaciones de cuatro estrategias de prevención comunes: el distanciamiento social, el uso de máscaras, las pruebas y el aislamiento.

Tres medidas podrían eliminar casi por completo a la COVID de los campus universitarios, según un estudio

Una combinación de apenas dos medidas (el distanciamiento social y las máscaras obligatorias) prevendría un 87 por ciento de las infecciones con COVID-19 en los campus, y costaría apenas 170 dólares por infección prevenida, según el estudio.

Añadir pruebas basadas en laboratorio de rutina a la combinación prevendría de un 92 a un 96 por ciento de las infecciones con la COVID-19, pero aumentaría el costo a entre 2,000 y 17,000 dólares por infección prevenida.

Sin prevención, alrededor de tres cuartas partes de los estudiantes y casi uno de cada seis miembros de la facultad se infectarían a lo largo del semestre. Unas políticas mínimas de distanciamiento social reducirían las infecciones entre los estudiantes en apenas un 16 por ciento.

Cerrar los campus y cambiar a la educación solo en línea reduciría las infecciones en un 63 por ciento entre los estudiantes, pero esto sería menos efectivos que mantener los campus abiertos y tener una política combinada de uso de máscaras y distanciamiento social, lo que reduciría las infecciones en un 87 por ciento de los estudiantes, según el informe, que se publicó en una edición reciente en línea de la revista Annals of Internal Medicine.

"Aunque algunas medidas tienen una alta efectividad, su implementación depende del todo de la situación financiera de cada universidad, que quizá ya esté bajo presión debido a la pandemia", señaló el autor cosénior del estudio, Pooyan Kazemian, profesor asistente de operaciones de la Facultad de Administración de la Universidad de Case Western Reserve, en Cleveland.

"Está claro que dos estrategias comunes no médicas son muy efectivas y baratas, y permiten algunas clases presenciales", apuntó Kazemian en un comunicado de prensa de la universidad.

"Aunque es verdad que unas pruebas de rutinas entre las personas asintomáticas ayudan a detectar pronto a algunas infecciones asintomáticas y a reducir las transmisiones, también plantean el mayor costo financiero y operativo, incluso si se realizan cada 14 días", añadió.

"Aunque los estados han comenzado a ofrecer las vacunas contra la COVID-19 a los trabajadores de la atención de la salud, los socorristas y los centros de atención a largo plazo, es poco probable que a la mayoría de los estudiantes y miembros del personal de las universidades se les ofrezca la vacuna hasta finales del semestre de primavera", apuntó Kazemian.

"Por tanto, el compromiso con el uso de las máscaras y el distanciamiento social extensivo, lo que incluye cancelar las grandes reuniones y reducir el tamaño de las clases mediante un sistema de educación híbrido, sigue siendo la estrategia principal para minimizar las infecciones y mantener los campus abiertos durante el semestre de la primavera", concluyó.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Case Western Reserve University, news release, Jan. 13, 2021

Comparte tu opinión