Tres de cada 4 estadounidenses luchan contra la soledad

Tres de cada 4 estadounidenses luchan contra la soledad

MARTES, 18 de diciembre de 2018 (HealthDay News) -- Un nuevo estudio sugiere que las personas que se sienten solas ante la llegada de las fiestas de fin de año tienen mucha compañía.

La soledad parece estar generalizada entre los estadounidenses, afectando a tres de cada cuatro personas, encontraron los investigadores.

Además, la soledad parece alcanzar un punto máximo en periodos específicos durante la adultez. Los finales de la veintena, los mediados de la cincuentena y los finales de la ochentena son los momentos en que se está en el mayor riesgo de sentirse solo.

La sabiduría parecía ser un factor potente para evitar los sentimientos de soledad, comentaron los investigadores. Las personas que tenían calidades de la sabiduría (la empatía, la compasión, el control de las emociones y la autorreflexión) eran mucho menos propensas a sentirse solas.

El alcance de la soledad que se detectó en el estudio fue "sorprendente, porque se trataba de una población normal", comentó el investigador sénior, el Dr. Dilip Jeste, profesor de psiquiatría y neurociencias en la Universidad de California, en San Diego. "No era un grupo de personas con un riesgo alto de problemas emocionales".

Por otra parte, los picos de soledad que se descubrieron en el estudio tuvieron sentido para Jeste.

"Son tres periodos de la vida llenos de estrés, por distintos motivos", dijo Jeste.

En el estudio, Jeste y sus colaboradores encuestaron a 340 adultos promedio, que tenían entre 27 y 101 años y que vivían en San Diego. La soledad de cada persona se evaluó mediante el uso de varias medidas distintas, entre ellas una escala de soledad de 20 puntos desarrollada en la Universidad de California, en Los Ángeles (UCLA).

Alrededor de un 76 por ciento de las personas mostraron señales graves de soledad, según los resultados del cuestionario de la UCLA: se midió que un 54 por tenían una soledad moderada y que un 22 por ciento tenían una soledad alta.

Pero la soledad quizá no significa lo que cree.

"Existe la percepción errónea de que la soledad significa aislamiento social", comentó Jeste. "La soledad es subjetiva. Es lo que se siente. La definición de soledad es un distrés debido a una discrepancia entre las relaciones sociales reales y las relaciones sociales deseadas. Hay una discrepancia entre lo que tengo y lo que deseo".

Entonces, las personas pueden sentirse solas incluso si están casadas y tienen una red de amigos, si en sus corazones sienten que no es suficiente, explicó Jeste.

Dicho esto, las personas altamente solitarias eran más propensas a ser solteras, a vivir solas y a tener unos ingresos personales de menos de 35,000 dólares, encontraron los investigadores.

Los periodos de máxima soledad observados reflejaban unas edades que pueden resultar difíciles en la vida de una persona, anotó Jeste.

  • Al final de la veintena es un momento en que las personas toman decisiones que afectarán el resto de sus vidas, por ejemplo en sus carreras, su elección de pareja vital y el lugar en que se asentarán. "Es mucha responsabilidad para la personas", aseguró Jeste. "Es un periodo realmente difícil. Y cuando uno se compara con los demás, quizá sienta que no le está yendo igual de bien que a sus pares".
  • A mediados de la cincuentena las personas tienden a experimentar una crisis de mediana edad, a medida que las señales del envejecimiento resaltan el hecho de que su tiempo en la Tierra es limitado. "Algunos amigos y familiares fallecen", apuntó Jeste. "Uno se hace consciente de su mortalidad por primera vez".
  • A finales de los 80 hay una mayor indefensión. La mitad de las personas de esa edad tienen demencia, y sus capacidades físicas están en declive. "Con frecuencia han perdido al cónyuge, y no les quedan muchas personas cercanas, ni familiares ni amigos", señaló Jeste.

Las personas que sufrían de soledad tendían a tener más depresión, ansiedad y estrés en sus vidas, añadieron los autores del estudio.

Y según Craig Sawchuk, presidente de Salud Conductual Integrada en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, la soledad y la agitación emocional que la acompaña pueden dañar a la salud física de una persona.

Las personas solitarias pueden tender a aislarse en casa, indicó Sawchuk, que no participó en el estudio, pero que estaba familiarizado con los hallazgos.

"Si estamos encontrando aumentos en la soledad, también podría verse un aumento en el estilo de vida sedentario", lo que puede conducir a la hipertensión, la diabetes y los problemas cardiacos, dijo Sawchuk. "Esos efectos mentales nos desgastan a nivel físico".

La sabiduría parece servir como protección contra la soledad, y unos componentes específicos proveen un contexto importante para gestionar esos sentimientos.

Por ejemplo, sugirió Jeste, las personas que pueden controlar mejor sus emociones pueden gestionar más competentemente la ansiedad relacionada con la soledad, y las que son autorreflexivas tienen una mayor comprensión sobre el motivo de sus sentimientos de soledad.

La espiritualidad y la empatía ayudan a una persona a sentirse más conectada con las demás, añadió. "Uno sabe que es parte de un cosmos mucho más grande. Uno nunca está solo", dijo Jeste. "Hay algo más, aparte de uno, que siempre estará ahí".

Julianne Holt-Lunstad, profesora de psicología y neurociencias en la Universidad de Brigham Young, en Utah, comentó que aunque comprenderse a uno mismo es importante, las personas que se enfrentan a los sentimientos de soledad no deben subestimar la importancia de salir e interactuar con otros que compartan sus valores o intereses.

Se puede pensar en la conexión social como una necesidad fundamental de los seres humanos, igual que la comida o el agua, añadió Holt-Lunstad. Si es así, la soledad es similar al hambre o la sed, es decir, un motivador para que las personas satisfagan esa necesidad.

"Si es el motivo de que busquemos la conexión social o el reconocimiento de que carecemos de esa conexión, parece que debería formar parte de la solución, en lugar de simplemente intentar suprimir los síntomas", planteó.

Pero como la soledad es subjetiva, la solución para superar esos sentimientos será completamente personal para cada individuo, anotó Holt-Lunstad. Por ejemplo, apuntó a un estudio que encontró que el hecho de implicarse en grupos sociales tuvo una puntuación alta, tanto como algo que funcionaba para las personas que como algo que no funcionaba para combatir la soledad.

"La solución quizá no sea la misma para todos", dijo Holt-Lunstad.

El nuevo estudio aparece en la edición en línea del 18 de diciembre de la revista International Psychogeriatrics.

Más información

La Asociación de Ciencias Psicológicas (Association for Psychological Science) ofrece más información sobre la soledad.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión