Todos los estadounidenses podrán vacunarse contra la COVID en abril, según Fauci

JUEVES, 11 de febrero de 2021 (HealthDay News) -- Todos los estadounidenses podrán vacunarse contra el coronavirus en abril, predijo el jueves el principal experto en enfermedades infecciosas del país.

Durante una entrevista en el "Today Show", el Dr. Anthony Fauci dijo que el mes será "temporada abierta" de vacunas, ya que un aumento en los suministros de las vacunas permitirá a la mayoría de las personas ponerse las vacunas para protegerse de la COVID-19.

Todos los estadounidenses podrán vacunarse contra la COVID en abril, según Fauci

Fauci, que es asesor de ciencia del Presidente Joe Biden, añadió que la tasa de vacunaciones se acelerará mucho en los próximos meses. ¿Por qué? Fauci lo atribuyó a las próximas entregas de las dos vacunas aprobadas, la aprobación potencial de una tercera vacuna y las medidas tomadas por la administración de Biden para aumentar la capacidad de suministrar dosis.

"Cuando llegue abril" será "temporada abierta, es decir, básicamente todo el mundo en cualquier categoría podría comenzar a vacunarse", anotó Fauci.

A pesar de la buena noticia, advirtió que pasarán "varios meses más" para que en realidad se administren las vacunas a los estadounidenses, pero se podría alcanzar la inmunidad grupal a finales de verano.

Por otra parte, los estadounidenses que se han vacunado del todo pueden ahora prescindir de la cuarentena si se exponen a alguien infectado con la COVID-19, señalan unas nuevas directrices federales.

"Las personas que han completado la vacunación que cumplan con los criterios ya no tendrán que hacer cuarentena tras exponerse a alguien con COVID-19", dijeron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. en una directriz actualizada, publicada el miércoles en su sitio web.

Hubo una salvedad: deben haber pasado al menos dos semanas desde la segunda dosis, porque esto es lo que se tarda en desarrollar una inmunidad completa. Pero los CDC afirman que no se sabe cuánto tiempo durará la protección, de forma que las personas que han recibido la última dosis hace tres meses o más deberían de cualquier forma entrar en cuarentena si se exponen o muestran síntomas, añadió la agencia.

"Esta recomendación de prescindir de la cuarentena para las personas con inmunidad derivada de las vacunas concuerda con las recomendaciones para las que tienen una inmunidad natural", aseguraron los CDC. Las personas que se han vacunado deberían de cualquier forma estar atentas a los síntomas durante 14 días tras exponerse a alguien infectado, añadió la agencia.

Esto no significa que las personas vacunadas deban dejar de practicar el distanciamiento social, anotaron los CDC.

"En este momento, las personas vacunadas deben continuar siguiendo las directrices actuales para protegerse a sí mismas y a las demás, lo que incluye usar una máscara, permanecer a al menos 6 pies (2 metros) de distancia de las demás, evitar las multitudes, evitar los espacios mal ventilados, cubrirse al toser y estornudar, lavarse las manos con frecuencia, seguir las orientaciones de viaje de los CDC, y seguir cualquier directriz sobre el lugar de trabajo o la escuela, lo que incluye las directrices relacionadas con el uso del equipo de protección personal o las pruebas del SARS-CoV-2", aclaró la agencia.

Las vacunas previenen la enfermedad sintomática, pero todavía no se ha mostrado que prevengan la enfermedad asintomática, anotaron los CDC. Aunque las personas sin síntomas pueden propagar el coronavirus, los CDC apuntaron que "se piensa que la transmisión sintomática y presintomática tiene un mayor rol en la transmisión que la transmisión puramente asintomática".

La mayoría de los estadounidenses están inconformes con el despliegue de las vacunas

Mientras Estados Unidos entra en una fase crítica de su campaña nacional de vacunación contra el coronavirus, una nueva encuesta muestra que dos tercios de los estadounidenses se sienten frustrados con lo difícil que resulta vacunarse contra la COVID-19.

La encuesta de Gallup, que se publicó el miércoles por la mañana, sale mientras las autoridades de salud de todo el país hacían malabarismos con las valiosas dosis de las vacunas para poder administrar las segundas dosis a los que ya han recibido la primera, al mismo tiempo que administran las primeras dosis a los estadounidenses elegibles.

En la encuesta, un 66 por ciento de los estadounidenses se mostraron insatisfechos con la gestión del despliegue de las vacunas, entre ellos un 21 por ciento que se sentían "muy insatisfechos", según la encuesta de 4,098 adultos, que se realizó entre el 25 y el 31 de enero. El esfuerzo, entorpecido por largas filas y escasez de la vacuna, ha frustrado a muchas personas elegibles para la inmunización, incluso a los trabajadores de la atención de la salud y a los adultos mayores, ya que algunos no han podido concertar citas, reportó el Washington Post.

Pero también surgió una señal alentadora. A pesar de la frustración, la misma encuesta encontró un aumento en el interés de ponerse la vacuna: un 71 por ciento de los estadounidenses están ahora dispuestos a vacunarse, un aumento respecto a un 65 por ciento a finales de diciembre, reportó el Post.

Uno de los motivos más comunes que las personas dieron para sentirse renuentes fue la preocupación sobre la cronología acelerada. Un 22 por ciento dijeron que deseaban esperar a que más personas se vacunen para confirmar que es seguro. Pero un 28 por ciento citaron otros motivos, que incluían teorías como que la preocupación por el virus es exagerada, o que ya tienen anticuerpos debido a una infección anterior con la COVID-19.

Los resultados podrían reflejar las preocupaciones persistentes por el despliegue inicial de la vacuna de la administración de Trump, según la Gallup, mientras que Biden y otros demócratas han hecho campañas para convencer a los estadounidenses de que las vacunas aprobadas son seguras y efectivas.

Aunque los estadounidenses de ambos partidos han expresado una creciente disposición a vacunarse, los demócratas encuestados fueron mucho más propensos a desear vacunarse. Un 91 por ciento de los demócratas dijeron que están dispuestos a vacunarse, y alrededor de un 51 por ciento de los republicanos dijeron lo mismo, los porcentajes más altos hasta la fecha en ambos grupos, según el Post.

La variante británica de la COVID se propaga con rapidez por EE. UU.

La variante de coronavirus altamente contagiosa que llevó a Gran Bretaña a un cierre en diciembre se está ahora propagando con rapidez por todo Estados Unidos, muestra un estudio reciente.

La variante, que se ha denominado B.1.1.7, duplica su prevalencia cada nueve días en este país, según un informe publicado el domingo en MedRxiv (un servidor preimpresión) que todavía no se ha sometido a la revisión profesional ni se ha publicado en una revista. Los hallazgos, que surgen de una importante colaboración de científicos, refuerzan una predicción del mes pasado de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., que mostraba que la variante se habría hecho dominante en este país a finales de marzo.

Los investigadores escudriñaron los análisis genómicos de muestras del virus de 10 estados, que incluyeron 212 infecciones en que la variante estaba implicada, y concluyeron que la variante ha sido de un 35 a un 45 por ciento más transmisible que otras variantes en Estados Unidos.

"Está aquí, se ha enraizado profundamente en el país, y está en vías de convertirse en la línea dominante con mucha rapidez", declaró al Post el coautor del estudio, Michael Worobey, biólogo evolutivo de la Universidad de Arizona.

En el estudio, Florida se destaca como el estado con la prevalencia estimada más alta de la variante. El nuevo estudio estimó un periodo de duplicación de la prevalencia de la B.1.1.7 en los resultados de pruebas positivas de apenas nueve días.

Hasta el jueves, Florida encabezaba al país en los casos reportados de B.1.1.7, con 343, seguido por California, que tiene una población mucho mayor, con 156, según los CDC. Se ha reportado un total de 932 casos en 34 estados, según los CDC.

Mary Jo Trepka, epidemióloga de la Universidad Internacional de Florida, declaró al Post que no le sorprende la propagación de la variante en Florida, porque el estado no ha sido estricto respecto a la obligatoriedad de las máscaras u otras restricciones, a pesar de que es un centro de viajes internacionales.

"El mensaje es que debemos trabajar más arduamente para prevenir la transmisión de todos esos casos de COVID", planteó. "Si no lo hacemos, potencialmente veremos más variantes. Debemos vacunar a todo el mundo, y debemos hacer un trabajo mucho mejor respecto a la prevención de la transmisión".

La variante apareció inicialmente en sondeos genómicos en Reino Unido en septiembre, pero no se determinó que era una "variante preocupante" hasta principios de diciembre, cuando su propagación rápida sorprendió a los científicos y provocó cierres en el sur de Inglaterra.

"Lo que me preocupa es que el crecimiento exponencial en las primeras etapas no parece muy rápido", dijo al Post Andew Noymer, un epidemiólogo de la Universidad de California, en Irvine, que no participó en el estudio. "Comienza lento, y luego se dispara".

Las autoridades de salud de EE. UU. afirman que están en una carrera contra el tiempo por aumentar el número de estadunidenses vacunados, mientras que unas variantes más contagiosas del virus se propagan por el país. El jueves, se habían vacunado más de 44.7 millones de estadounidenses, y se habían distribuido 66 millones de dosis. Poco más de 10,4 millones de personas han recibido la segunda dosis, según los CDC.

Un azote global

El jueves, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. había superado los 27.3 millones, mientras que el número de muertes superó a las 471,000, según los cálculos del Times. El jueves, los cinco estados con más casos de infecciones con el coronavirus eran: California, con más de 3.4 millones de casos; Texas, con más de 2.5 millones de casos; Florida, con casi 1.8 millones de casos; Nueva York, con más de 1.5 millones de casos; e Illinois, con más de 1.1 millones de casos.

Frenar la propagación del coronavirus en el resto del mundo sigue resultando difícil.

En India, el número de casos de coronavirus era de casi 10.8 millones el jueves, mostró un conteo de la Universidad de Johns Hopkins. El jueves, Brasil superó los 9.6 millones de casos y las 234,800 muertes, mostró el conteo de la Hopkins.

En todo el mundo, el número de infecciones reportadas había superado los 107.4 millones el jueves, con más de 2.3 millones de muertes registradas, según el conteo de la Hopkins.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Washington Post; The New York Times

Comparte tu opinión