Todo este tiempo frente a pantallas no será nocivo para las calificaciones de su hijo... tal vez

Todo este tiempo frente a pantallas no será nocivo para las calificaciones de su hijo... tal vez

LUNES, 23 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- Los padres pueden relajarse un poco sobre la cantidad de tiempo que sus hijos pasan frente a las pantallas, sugiere una investigación reciente.

Una revisión de gran tamaño de las evidencias científicas sobre el tema concluyó que el tiempo en total que se pasa con los medios de comunicación no se asocia con el rendimiento académico de los niños o los adolescentes.

Pero mientras más tiempo pasaban los niños viendo televisión o jugando videojuegos, más probable era que sus calificaciones sufrieran, encontró el equipo internacional de científicos, dirigido por Mireia Adelantado-Renau, de la Universidad Jaume I en Castellón, España.

Tiene cierto sentido, cuando uno toma perspectiva y se da cuenta de lo ubicuos que se han vuelto la televisión, los teléfonos inteligentes y las computadoras portátiles en la sociedad moderna, aseguró el Dr. Victor Fornari, vicepresidente de psiquiatría infantil y adolescente en el Hospital de Zucker Hillside en Glen Oaks, Nueva York.

"Para mí, este estudio solo clarifica que la vida en el siglo XXI es muy distinta que la vida hace 50 años. Las tareas que hacíamos sin una pantalla ahora implican una pantalla", dijo Fornari. "Ahora se leen libros en una tableta, se leen revistas en la computador portátil, y jugar un juego es jugar un videojuego, y conectar con los amigos significa que uno está en los medios sociales".

Estas evidencias deberían tranquilizar a los padres, aseguró Fornari, que no participó en el estudio.

"Es importante que los padres sepan que no hay datos reales que sugieran que pasar mucho tiempo frente a pantallas interfiera con la función", dijo Fornari. "Estos estudios muestran que en realidad no se trata del tiempo frente a las pantallas, sino de la calidad del tiempo frente a las pantallas".

"Si uno está viendo televisión, no está estudiando ni leyendo", indicó Fornari. "Sabemos que muchos niños son adictos a los videojuegos y juegan durante horas al día, y no dedican su tiempo a leer un libro ni a estudiar para un examen".

Para el nuevo informe, Adelantado-Renau y sus colaboradores revisaron 58 estudios sobre el tiempo frente a las pantallas de 23 países, en que participaron más de 480,000 niños y adolescentes de 4 a 18 años. También combinaron los resultados de 30 estudios en que participaron más de 106,000 niños y adolescentes para profundizar en los efectos del tiempo frente a las pantallas en el aprendizaje.

Resulta que lo que importa no es el tiempo total frente a las pantallas, sino lo que un joven hace con la pantalla.

Ver televisión se vinculó con unas puntuaciones académicas, y también con unas habilidades matemáticas y lingüísticas, más bajas, mientras que jugar videojuegos se vinculó con unas peores calificaciones. Los investigadores apuntaron que el estudio solo encontró una asociación, no probó que una cosa provoque a la otra.

La nueva revisión se publicó en la edición del 23 de septiembre de la revista JAMA Pediatrics.

En el futuro, los investigadores deberán hacer un mejor trabajo y analizar de forma precisa lo que los niños hacen con sus pantallas, apuntó Janis Whitlock, científica investigadora en el Centro Bronfenbrenner de Investigación Traslacional de la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York.

Las actividades pasivas ante las pantallas parecen ser más nocivas para las calificaciones, además de actividades como los videojuegos, que pueden ser una poderosa distracción, señaló Whitlock, autora de un editorial publicado junto con la revisión.

"También sospecho que hablamos de mucha televisión", añadió Whitlock. "Creo que no hablamos de un par de programas por noche. Estos niños pasan muchísimo tiempo viendo televisión de forma pasiva".

Lo mismo sucede con los videojuegos. "Los videojuegos pueden consumir muchísimo tiempo", apuntó Whitlock. Los videojugadores pueden tener muchas dificultades para parar. Pueden jugar durante horas y horas".

Los padres deben monitorizar el uso de pantallas de sus hijos y asegurarse de que usen los dispositivos de formas beneficiosas y mantengan las distracciones al mínimo, aconsejó.

"No dé por sentado que sus hijos pueden autorregularse", enfatizó Whitlock. "No pueden. De verdad no pueden. Es raro que un joven pueda hacerlo. Los padres deben ser conscientes y deben proveer unas directrices bastante firmes sobre cuándo y dónde y cómo se usan los dispositivos, y para qué".

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre cómo crear un plan de uso de los medios para la familia.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión