¿Tiene sobrepeso y artritis de rodillas? Quizá deba evitar el tenis

¿Tiene sobrepeso y artritis de rodillas? Quizá deba evitar el tenis

MARTES, 17 de noviembre de 2020 (HealthDay News) -- No entre en esa pista: en las personas con sobrepeso y artritis de rodilla, los deportes de raqueta, como la tenis y el ráquetbol, podría acelerar la degeneración de las articulaciones, encuentra un nuevo estudio.

El ejercicio puede beneficiar a las personas con sobrepeso, pero el tipo equivocado podría dañar a las rodillas y conducir a la necesidad de una cirugía de reemplazo de rodilla, apuntaron los investigadores.

"Las actividades físicas de ritmo rápido y con una tensión de cizalladura alta, como los deportes de raqueta, son más nocivos para la salud general de la articulación de la rodilla", comentó la investigadora principal, la Dra. Silvia Schiro, de la Universidad de California, en San Francisco.

Los deportes de raqueta incluyen unos movimientos laterales frecuentes y de alta intensidad, que pueden empeorar a la osteoartritis de rodillas, al contrario que actividades que implican sobre todo movimientos hacia adelante (como correr, una máquina elíptica, nadar y el ciclismo) o movimiento hacia adelante y diagonales, como los deportes con pelotas, apuntó Schiro.

"Las personas con sobrepeso u obesas podrían beneficiarse de hacer ejercicio con un entrenador elíptico con el fin de perder peso e implicarse en un estilo de vida saludable", dijo Schiro.

En el estudio, el equipo de Schiro utilizó escáneres de IRM para evaluar la tasa de degeneración de la articulación de la rodilla en 415 pacientes con sobrepeso u obesos que participaron en la Iniciativa de osteoartritis de EE. UU.

Los participantes mantuvieron registros de los distintos tipos de actividad física, que incluían deportes con pelotas, ciclismo, trotar/correr, un entrenador elíptico, los deportes de raqueta y la natación. Se evaluó a los participantes usando la puntuación de imágenes de resonancia magnética del órgano completo ("WORMS", por sus siglas en inglés), una medida de la degeneración de la rodilla.

Los pacientes que participaban con regularidad en los deportes de raqueta observaron un aumento significativo en sus WORMS, en comparación con los pacientes que usaban la máquina elíptica, encontraron los investigadores. Sorprendentemente, sucedió lo mismo entre los que participaban en deportes de raqueta cuando se les comparó con los que trotaban o corrían. Los que hacían deportes de raqueta tenían una degeneración significativamente mayor en el compartimento del cartílago medial tibial, que es un área donde la artritis con frecuencia aparece primero.

Los que usaban la máquina de elíptica mostraron los menores cambios en la degeneración a lo largo de los cuatro años del estudio.

Es probable que la degeneración más rápida en las articulaciones de la rodilla de las personas que participaron en deportes de raqueta se deba a movimientos laterales a alta velocidad, que son inherentes en esos deportes, advirtió Schiro.

Las personas con sobrepeso que siguen jugando a deportes de raqueta podrían ralentizar la degeneración en las rodillas al cambiar a unos deportes con unos niveles más bajos de ritmo rápido y de tensión de cizalladura, como del bádminton o los dobles de tenis, sugirieron los investigadores.

Schiro enfatizó que el proceso degenerativo es complejo e individual. Algunas personas quizá puedan jugar a estos deportes de forma segura, planteó. Pero, como grupo, las personas con sobrepeso y obesas que juegan a deportes de raqueta tienen un riesgo más alto de progresión de la enfermedad.

La osteoartritis de la rodilla, que desgasta de forma gradual al cartílago que protege a las extremidades de los huesos, es una causa importante de dolor y discapacidad, y afecta a unos 14 millones de estadounidenses, anotaron los investigadores.

La Dra. Karen Schneider es cirujana ortopédica del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Dijo que "el ejercicio moderado diario y la pérdida de peso entre los que tienen sobrepeso son importantes para el tratamiento de la osteoartritis de rodilla y cadera".

Además de la mejora en la densidad ósea, la salud cardiovascular y el bienestar mental, el ejercicio ayuda a reducir la rigidez en las articulaciones que se asocia con la osteoartritis, y mejora la flexibilidad y la fuerza, añadió.

Tal vez parezca ilógico que correr no aumentara el riesgo de osteoartritis progresiva, pero otros estudios que observaron la asociación entre correr de forma moderada y la osteoartritis lo han mostrado, aseguró Schneider.

"Los ejercicios de impacto más bajo (como el ciclismo, el entrenador elíptico y la natación) son más suaves para las articulaciones, y con frecuencia podrían ser preferibles para los pacientes con obesidad y osteoartritis", afirmó. "Animaría a los pacientes que prefieren el tenis a que jueguen dobles en una superficie más blanda, y a que hagan entrenamiento cruzado con otras formas de ejercicio de bajo impacto".

Los hallazgos se presentarán en la próxima reunión anual virtual de la Sociedad Radiológica de América del Norte (Radiological Society of North America). Ese tipo de investigación se debe considerar preliminar hasta que se publique en una revista revisada por profesionales.

Más información

Aprenda más sobre la osteoartritis de rodilla en la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (American Academy of Orthopaedic Surgeons).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Silvia Schiro, MD, University of California, San Francisco; Karen Schneider, MD, orthopedic surgeon, Lenox Hill Hospital, New York City; Radiological Society of North America, virtual annual meeting, Nov. 29- Dec. 5, 2020

Comparte tu opinión