¿Tiene riesgos cardiacos en los genes? Asegúrese de dormir bien

¿Tiene riesgos cardiacos en los genes? Asegúrese de dormir bien

MIÉRCOLES, 18 de diciembre de 2019 (HealthDay News) -- Unos buenos patrones de sueño pueden ayudar a reducir su riesgo de enfermedad cardiaca o accidente cerebrovascular (ACV), incluso si usted tiene un riesgo genético alto, muestra una investigación reciente.

De hecho, el estudio de varios cientos de miles de personas encontró que tener una "puntuación de sueño sano" de 5 (en una escala de 0 a 5) pareció reducir las probabilidades de enfermedad cardiaca y ACV de una persona en más o menos un tercio.

Si un mejor sueño resulta en un corazón más sano, "entonces más de una décima parte de todas las enfermedades cardiacas y ACV no habrían ocurrido si todos los participante hubieran tenido una puntuación de sueño sano de 5", comentó el autor principal del estudio, el Dr. Lu Qi, director del Centro de Investigación sobre la Obesidad de la Universidad de Tulane, en Nueva Orleáns.

Dicho de otro modo, "entre las personas con una puntuación de sueño sano de 5, hubo casi siete casos menos de enfermedad cardiovascular por cada 1,000 personas por año en comparación con las que tenían una puntuación de sueño de menos de 5", indicó Qi.

Su equipo publicó sus hallazgos en la edición del 17 de diciembre de la revista European Heart Journal.

Un experto que no participó en el estudio dijo que mantener la calidad del sueño debe estar en la lista de asuntos pendientes de todos los pacientes cardiacos.

"Este estudio sugiere que si podemos manipular nuestro sueño de forma saludable, podríamos ser capaces de limitar los efectos de otros riesgos cardiovasculares, por ejemplo de nuestra genética", planteó el Dr. Thomas Kilkeny, director de medicina del sueño del Hospital de la Universidad de Staten Island, en la ciudad de Nueva York.

En su investigación, Qi y sus colaboradores analizaron muestras de sangre de más de 385,000 personas sanas de Reino Unido. Buscaron unas variaciones genéticas específicas llamadas PSN (polimorfismos de un solo nucleótido), que hace mucho que se han asociado con el desarrollo de la enfermedad cardiaca y el ACV.

Basándose en esos análisis, el equipo creó una puntuación genética de riesgo alto, intermedio o bajo de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular entre los participantes.

Los investigadores también asignaron a cada participante una "puntuación de sueño sano", basándose en si eran personas madrugadoras o noctámbulas, cuánto dormían cada noche, y si tenían insomnio, roncaban o tenían una somnolencia diurna excesiva con frecuencia.

La puntuación de sueño iba de 0 a 5, y 5 era la más sana, lo que incluyó ser una persona madrugadora, dormir de 7 a 8 horas por noche, y no tener insomnio, no roncar ni tener somnolencia diurna.

Durante un seguimiento promedio de 8.5 años, hubo casi 7,300 casos de enfermedad cardiaca o ACV entre los participantes del estudio.

En comparación con los que tenían una puntuación de sueño de 0-1, los participantes que puntuaron 5 tenían un riesgo un 35 por ciento más bajo de enfermedad cardiaca, y un riesgo un 34 por ciento más bajo tanto de enfermedad cardiaca como de ACV, encontró el estudio.

Cuando examinaron el impacto combinado de la puntuación de sueño y la susceptibilidad genética en la enfermedad cardiaca, los investigadores encontraron que los participantes que tenían tanto un riesgo genético alto como una mala puntuación de sueño presentaban un riesgo más de 2.5 veces más alto de enfermedad cardiaca, y un riesgo 1.5 veces más alto de ACV, en comparación con las personas con un riesgo genético bajo y un patrón de sueño sano.

Esto significa que hubo 11 casos más de enfermedad cardiaca y cinco casos más de ACV por cada 1,000 personas por año entre las que dormían mal y tenían un riesgo genético alto, en comparación con las que dormían bien y tenían un riesgo genético bajo, señalaron los investigadores.

Pero "encontramos que un riesgo genético alto podía ser compensado, en parte, por un patrón de sueño sano", dijo Qi en un comunicado de prensa de la revista.

Por otro lado, "las personas con un riesgo genético bajo podrían perder esa protección inherente si tenían un patrón de sueño malo", advirtió.

Las personas con un riesgo genético alto pero un sueño sano tenían un riesgo 2.1 veces más alto de enfermedad cardiaca y un riesgo 1.3 veces más alto de ACV que las personas con un riesgo genético bajo y una buena puntuación de sueño. Las personas con un riesgo genético bajo pero una puntuación de sueño baja tenían un riesgo 1.7 veces más alto de enfermedad cardiaca y un riesgo 1.6 veces más alto de ACV.

Qi enfatizó que "al igual que otros hallazgos de estudios observacionales, nuestros resultados indican una asociación, no una relación causal". Pero cree que el estudio debería ayudar a fomentar nuevas investigaciones sobre el vínculo entre la salud del corazón y el sueño.

El Dr. Guy Mintz es director de salud cardiovascular en el Hospital Sandra Atlas Bass de Northwell Health en Manhasset, Nueva York. No participó en la investigación, pero dijo que los nuevos hallazgos no lo sorprendieron.

"Es bien sabido que los patrones de sueño anómalos se asocian con un mayor riesgo de eventos cardiovasculares, incluyendo el ataque cardiaco y el ACV", indicó Mintz. "Comprender que un sueño adecuado tiene un rol en la reducción de los 'eventos' cardiovasculares es un factor de riesgo clave que podría aumentar la reducción incluso más".

¿Cuánto sueño es suficiente? Según Mintz, "se ha probado que de 6 a 9 horas de sueño son saludables para el corazón. Y el beneficio observado en este estudio [con un buen sueño] es igual de bueno que algunas terapias con estatinas".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. tienen más información sobre el sueño y la salud del corazón.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión