¿75 años o más? Las estatinas todavía pueden ser beneficiosas

¿75 años o más? Las estatinas todavía pueden ser beneficiosas

Las personas mayores, a partir de 75 años  y con corazones sanos que tomaron estatinas tendrían un 25% menos riesgos de morir de cualquier causa, y un 20 por ciento menos de muerte relacionada con el corazón, reportaron los investigadores en la edición del 7 de julio de la revista Journal of the American Medical Association.

Es decir,  la edad no sería motivo para no recetar estatinas, según dijo la investigadora principal, la Dra. Ariela Orkaby, médica y científica del Sistema de Atención de la Salud, y epidemióloga asociada del Hospital Brigham and Women's, en Boston.

Las estatinas son unos medicamentos que se usan para prevenir la acumulación de unas placas que pueden estrechar o bloquear las arterias, lo que conduce a un ataque cardiaco o accidente cerebrovascular (ACV).

Hasta hace poco, las directrices recomendaban parar la terapia con estatinas a los 75 años, comentó la Dra. Mary Ann McLaughlin, directora médica del Programa de Salud Cardiaca del Hospital Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

En 2018, las recomendaciones cambiaron para plantear que las estatinas son una opción razonable para las personas de a partir de 75 años sin una enfermedad que limite la vida, como el cáncer o la insuficiencia orgánica.

Este nuevo estudio ofrece evidencias de que cambiar las directrices para permitir que la terapia con estatinas continúe fue la medida correcta, aseguró McLaughlin, que no participó en la investigación.

"Este grupo de edad es uno de los grupos de más rápido aumento", indicó. "La cohorte de a partir de 75 años está viviendo más tiempo, y la primera evidencia de enfermedad aterosclerótica o cardiovascular puede ser la muerte súbita. Hoy en día, hay muchos pacientes que viven unas vidas muy activas y plenas hasta tener 80 y 90 y muchos años".

En el estudio, el equipo de Orkaby analizó datos de más de 300,000 veteranos de a partir de 75 años que usaron los servicios de atención de salud de la VA entre 2002 y 2012. Ninguno había experimentado un ataque cardiaco, ACV u otro problema del corazón.

De esos veteranos, más de 57,000 comenzaron a tomar estatinas en ese periodo. Los investigadores compararon a los que usaban estatinas con los que no las usaban, y encontraron que su riesgo de muerte relacionada con el corazón fue significativamente más bajo.

Los beneficios permanecieron en los veteranos a una edad avanzada, incluyendo a los que tenían a partir de 90 años, y también fueron potentes en los veteranos con demencia, mostraron los resultados.

Los pacientes que tomaban estatinas también tenían un riesgo más bajo de ataques cardiacos o ACV, dijeron los investigadores.

Como el estudio dependió de datos de la VA, la mayoría de los pacientes involucrados eran varones (un 97 por ciento) y blancos (un 91 por ciento), anotó McLaughlin.

Pero ya se están realizando ensayos clínicos aleatorios que ofrecerán evidencias adicionales sobre el uso de las estatinas en una variedad más amplia de personas mayores, dijeron Orkaby y McLaughlin.

Ha habido un sesgo de edad en los ensayos clínicos sobre las estatinas, porque las personas mayores tienden a tener más problemas médicos, e incluirlas puede confundir los resultados, señaló Orkaby.

"En general, a los adultos mayores les pasa más de una cosa", dijo. "Es mucho más fácil estudiar a las personas en la cincuentena, que quizá solo tengan hipertensión o diabetes. Cuando se realiza un ensayo de gran tamaño, quizá no se quiera incluir a personas que tendrán que ser hospitalizadas por algún problema, por ejemplo, por una caída".

Como resultado "casi todos los datos que existen ahora mismo sobre las estatinas son de personas más jóvenes, aunque en realidad los adultos mayores tienen el mayor riesgo de sufrir un ataque cardiaco o un ACV", comentó Orkaby.

Estos nuevos resultados indican que ha llegado el momento de dejar de discriminar solo por la edad, y de decir que no hay datos que respalden el uso de las estatinas en las personas mayores, dijo.

"Tenemos unos datos razonablemente buenos que sugieren que las estatinas podrían salvar vidas", añadió Orkaby. "Si tiene 75 años y todavía no le han recetado una estatina, podría en realidad ser un adulto mayor más sano con probabilidades de vivir 10 o 15 años más. Quizá esas sean las personas que más se beneficien de esto, a largo plazo".

Comparte tu opinión