Tener un gallinero en el patio pone a las personas en riesgo de 'derrame viral'

VIERNES, 12 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- Criar gallinas en el patio, una tendencia popular durante la pandemia de la COVID-19, conlleva unos riesgos indeseados.

Ya se sabe que las aves de corral pueden propagar la bacteria de la salmonella a los humanos que las manejan. Pero las gallinas que viven en gallineros en un patio también podrían ser un caldo de cultivo para virus que plantean una amenaza de salud pública incluso más importante, según Sonia Hernández, profesora de enfermedades de la fauna de la Universidad de Georgia, en Atenas.

Tener un gallinero en el patio pone a las personas en riesgo de 'derrame viral'

"Como investigadora que estudia el movimiento de los patógenos entre distintos grupos, veo a las gallinas criadas en los patios como una interfaz potencial en que los patógenos pueden propagarse a las aves silvestres o viceversa, e incluso a las personas", advirtió Hernández en un comunicado de prensa de la universidad.

"Los propietarios deben buscar información y atención médica para sus animales, para minimizar esos riesgos", planteó.

La mayor amenaza proviene del potencial de las gallinas criadas por una familia como reservorio de mutaciones de la gripe aviar. Estos virus pueden infectar a las aves criadas a nivel comercial, y pueden devastar a esas industrias. Pero los humanos también pueden verse directamente afectados.

"Históricamente, los virus de la influenza aviar más patogénicos solo afectaban a las gallinas de las operaciones comerciales", dijo Hernández, "pero en los últimos tiempos hemos visto que pueden, en casos poco comunes, pasar a las personas, y hay un número creciente de informes de que afectan a las gallinas criadas en los patios y a las aves silvestres".

Los brotes de gripe aviar podrían propagarse a los humanos, algo en que los científicos están pensando en un año dominado por una pandemia global de un coronavirus. La mayoría de los expertos creen que el SARS-CoV-2 se originó de un evento de "derrame" de animal a humano que ocurrió en algún lugar de China.

"Las personas deben reconocer que deben asumir cierta responsabilidad de su salud y la salud de sus animales", enfatizó Hernández. "Además, estamos viviendo en una pandemia en este momento debido a un evento de derrame, así de sencillo".

Hernández recordó al público que, además de la amenaza potencial de los virus, las gallinas pueden propagar fácilmente la salmonella a las personas.

"Puede hacerse particularmente peligroso si se mezclan los pollitos con los niños: unos pollitos que excretan mucha salmonella con unos niños pequeños que no tienen las mejores prácticas de higiene", advirtió.

La mayoría de las personas que se infectan con salmonella tienen síntomas como diarrea, fiebre y calambres estomacales, pero unos 26,500 estadounidenses son hospitalizados por esas infecciones y 420 fallecen cada año.

Hernández dijo que las autoridades de salud están intentando controlar la salmonella en las gallinas de patio, porque ha habido una explosión de salmonelosis a medida que la popularidad de la crianza de gallinas ha aumentado.

Hernández es coautora de un artículo, junto con Andrea Ayala, investigadora postdoctoral de la Universidad de Yale, en New Haven, Connecticut, sobre cómo las enfermedades pueden propagarse entre las gallinas y las aves silvestres. Se publicó hace poco en la revista Frontiers in Veterinary Science, y describió las formas en que los propietarios de gallinas pueden mantener a sus gallinas, a las aves silvestres y a sí mismos seguros.

Las estrategias incluyen colocar comederos para gallinas donde solo las gallinas puedan alcanzarlos, y usar malla para evitar que las aves silvestres entren en contacto con las gallinas y sus gallineros. Los investigadores también recomendaron deshacerse de los comederos para aves silvestres y eliminar las fuentes de agua contaminada, los insectos y los roedores. También señalaron que es importante mantener una buena higiene, por ejemplo al cambiar el calzado cuando entre visitas a distintos gallineros, y limitar a los visitantes.

En el comunicado de prensa, Ayala apuntó que "a medida que los gallineros de patio se hacen más comunes, es probable que las interacciones entre las aves silvestres y las gallinas criadas en los patios aumenten. La comida, el agua y el refugio atraen a las aves silvestres, y las gallinas criadas en patio proveen las tres cosas".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la crianza de aves en el hogar.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Georgia, news release, March 2, 2021

Comparte tu opinión