Tener menos relaciones sexuales podría significar una menopausia más temprana

Tener menos relaciones sexuales podría significar una menopausia más temprana

MIÉRCOLES, 15 de enero de 2020 (HealthDay News) -- Para las mujeres, una vida sexual aburrida podría también significar un inicio más temprano de la menopausia, sugiere un estudio reciente.

Unos investigadores británicos que monitorizaron las vidas sexuales y el estatus menopáusico de casi 3,000 mujeres estadounidenses durante una década encontraron que las que tenían menos relaciones sexuales eran más propensas a entrar en la menopausia a una edad más temprana.

Los cuerpos de las mujeres podrían reaccionar a una reducción en la actividad sexual con una respuesta tipo "lo que no se usa, se pierde", teorizó el equipo de la investigación.

"Los hallazgos de nuestro estudio sugieren que si una mujer no tiene sexo, y no hay probabilidades de un embarazo, entonces el cuerpo 'elige' no invertir en la ovulación, ya que no tendría sentido", explicó la primera autora del estudio, Megan Arnot.

"Podría haber una compensación energética biológica entre la inversión de energía en la evolución y la inversión en otros procesos, por ejemplo mantenerse activa para cuidar a los nietos", indicó Arnot, candidata doctoral de antropología en el Colegio Universitario de Londres.

Una experta de EE. UU. afirmó que resalta otra posible "ventaja" de una buena salud sexual en las mujeres.

"Hace mucho que los médicos saben que la continuación de la actividad sexual tiene muchos beneficios", señaló la Dra. Jennifer Wu, obstetra y ginecóloga del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Observó que una menopausia más tardía puede significar unos huesos más fuertes y unos mejores niveles de colesterol.

Wu también apuntó que, según el estudio, "la actividad sexual asociada con una menopausia más tardía también abarca al sexo oral, las caricias y la masturbación", y añadió que "incluso las mujeres sin pareja pueden obtener los beneficios de una menopausia más tardía".

En el estudio, el grupo de Arnot analizó los datos de casi 3,000 mujeres que fueron entrevistadas por primera vez a los 45 años, en 1996-1997. Ninguna había llegado todavía a la menopausia, pero un 46 por ciento habían comenzado a tener síntomas "premenopáusicos", como cambios en el ciclo de su periodo y sofocos (la perimenopausia). Un 54 por ciento no tenía señales de la menopausia.

Durante más de 10 años de seguimiento, un 45 por ciento de las mujeres comenzaron la menopausia natural, y la edad promedio del inicio fue de 52 años.

El estudio no pudo probar causalidad. Pero en comparación con las mujeres tenían sexo menos de una vez al mes, las que tenían sexo semanalmente fueron un 28 por ciento menos propensas a entrar en la menopausia a cualquier edad, y las que tenían sexo mensualmente fueron un 19 por ciento menos propensas.

Que una mujer viviera o no con una pareja no pareció influir en los resultados, anotaron los investigadores.

El estudio se publicó el 14 de enero en la revista Royal Society Open Science.

Los hallazgos concuerdan con lo que los antropólogos llaman la "hipótesis de la abuela".

Esa teoría sugiere "que la menopausia evolucionó originalmente en los humanos para reducir el conflicto reproductivo entre las distintas generaciones de hembras, y permitir a las mujeres aumentar su aptitud inclusiva a través de la inversión en sus nietos", explicó Arnot en un comunicado de prensa de la universidad. Entonces, la cesación de la actividad sexual podría enviar una señal para iniciar esa transición fisiológica, apuntó.

El Dr. Mitchell Kramer es catedrático de obstetricia y ginecología en el Hospital de Huntington de Northwell Health en Huntington, Nueva York. Al leer los nuevos hallazgos, anotó que estudios anteriores han encontrado que las mujeres casadas tienden a entrar en la menopausia más tarde que las mujeres solteras. Una teoría para explicar esa tendencia es que las mujeres casadas quizá tengan relaciones sexuales con más frecuencia.

"Todas las mujeres al final experimentan una cesación de la menstruación y entran en la menopausia, pero aumentar la frecuencia de la actividad sexual afecta de alguna forma al sistema reproductivo, retrasando los cambios menopáusicos", indicó Kramer.

Aun así, Kramer cree que las mujeres individuales no deben dar demasiada importancia a los hallazgos.

"La significación y la importancia de estos hallazgos son sobre todo de interés científico; la importancia de estos hallazgos desde la perspectiva de la salud es cuestionable", añadió.

Más información

La Oficina para la Salud de la Mujer de EE. UU. ofrece más información sobre la menopausia.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión