¿Suprimir la pubertad es la opción adecuada cuando un niño cuestiona su género?

¿Suprimir la pubertad es la opción adecuada cuando un niño cuestiona su género?

LUNES, 27 de enero de 2020 (HealthDay News) -- Suprimir la pubertad de un niño que cuestiona su identidad de género tal vez parezca un paso extremo, pero la terapia es relativamente segura y podría reducir de forma significativa su riesgo de suicidio, informa un estudio reciente.

Los adolescentes que deseaban y recibieron la supresión de la pubertad tuvieron un 60 por ciento menos de probabilidades de haber pensado en el suicidio en el año anterior, y un 30 por ciento menos de probabilidades de pensar en el suicidio a lo largo de la vida, según los hallazgos, que se publicaron en la edición de febrero de la revista Pediatrics.

El equilibrio de los riesgos potenciales

"Este estudio es el primero en mostrar que el acceso a la supresión de la pubertad se asocia con unas probabilidades más bajas de ideación suicida en los jóvenes transgénero", señaló el investigador principal, el Dr. Jack Turban, psiquiatra residente del Hospital General de Massachusetts, en Boston, y del Hospital McLean en Belmont, Massachusetts.

La supresión de la pubertad es reversible, y utiliza medicamentos que indican al cerebro que deje de liberar las hormonas relacionadas con el género que desencadenan la madurez sexual, comentó.

"Esto da a los jóvenes transgénero más tiempo para decidir qué quieren hacer en términos de su afirmación de género", aseguró Turban. "Si al final deciden que quieren pasar por su pubertad endógena, el medicamento se puede parar, y la pubertad se reanuda por sí misma".

El riesgo de salud a largo plazo más notable asociado con la supresión de la pubertad son los problemas futuros de fertilidad y una densidad ósea baja, que podría aumentar ligeramente el riesgo de fracturas óseas, observó el Dr. John Lantos, autor sénior de un análisis ético que se publicó junto con el estudio sobre el riesgo de suicidio.

"Averiguar cuál es el mejor método para un niño con disforia de género es difícil, porque requiere que se equilibren los riesgos del tratamiento médico con los beneficios psicológicos que la terapia de afirmación de género brinda", dijo Lantos, director de bioética pediátrica del Hospital Pediátrico Mercy en Kansas City, Misuri. "En muchos casos, no tenemos datos a largo plazo sobre los resultados de los riesgos ni de los beneficios. Intentamos hacer nuestras mejores suposiciones".

Hasta cuatro de cada 10 adultos transgénero han intentado suicidarse, observaron los investigadores en las notas de respaldo.

Las dudas comienzan pronto

Si bien los niños podrían cuestionar su identidad de género a una edad temprana, su angustia tiende a incrementarse a medida que se acercan a la pubertad, apuntó Lantos.

"Una vez la pubertad comienza, hay más en juego, porque la pubertad desencadena todos esos cambios corporales que las personas no desean y que son psicológicamente angustiosos para ellas", dijo.

El equipo de Turban encuestó a más de 20,600 adultos transgénero, de 18 a 36 años de edad, preguntando sobre su uso de la supresión de la pubertad y su salud mental.

Más o menos un 17 por ciento dijeron que habían deseado la supresión de la pubertad, pero apenas un 2.5 por ciento recibieron los bloqueadores hormonales, encontraron los investigadores.

Los que recibieron el tratamiento tenían un riesgo de pensamientos suicidas significativamente más bajo, tras ajustar por otras variables, entre ellas el nivel de respaldo familiar que recibieron, encontró la encuesta.

"Muchos jóvenes transgénero tienen una disforia intensa cuando sus cuerpos comienzan a desarrollarse de una forma que no concuerda con lo que ellos saben que son", enfatizó Turban. "La supresión de la pubertad pausa esos cambios y da a los jóvenes más tiempo para decidir qué quieren hacer luego".

Una historia personal

En su análisis publicado con el estudio, Lantos y sus colaboradores discuten el caso de una persona de 15 años que nació de sexo masculino pero que ha mostrado conductas de género diverso desde la edad preescolar.

"Con frecuencia, los niños tienen un sentido claro de identidad de género incluso desde los 3 o 4 años", aseguró el autor sénior del estudio, el Dr. Alex Keuroghlian, director del Programa de Psiquiatría de la Identidad de Género del Hospital General de Massachusetts. "Pero no hay intervención médica en los niños más pequeños, y la mejor práctica es ofrecer afirmación psicológica y social hasta la pubertad muy temprana".

El niño, identificado como "EF" en el artículo, se presentaba como un chico en la escuela y se vestía como chica en casa. Pero ninguna de las dos opciones se sentía adecuada, contaron los investigadores. EF comenzó a identificarse como agénero, es decir, ni chico ni chica. EF prefería que en su caso utilizaran pronombres sin género (como lo son "they" y "them" en inglés).

El inicio de la pubertad a los 11 años aumentó la ansiedad de EF, que se preocupó de que su voz se hiciera más grave y que apareciera el vello corporal. El preadolescente inició el tratamiento de supresión de la pubertad a los 12 años.

"Lo que hizo que este caso fuera más complejo que el caso típico es que, después de varios años, los médicos le dijeron que ya habían atrasado la pubertad lo suficiente, y le preguntaron qué género quería tener", comentó Lantos. "El paciente dijo que ninguno. Que se sentía perfectamente feliz como estaba. Que le siguieran administrando medicamentos para bloquear la pubertad".

La densidad ósea de EF se ha reducido a niveles muy bajos, en comparación con otras personas, y se puede prever que siga bajando, anotaron los investigadores. Las hormonas sexuales, como la testosterona y el estrógeno, tienen un rol importante en el mantenimiento de la salud de los huesos.

Pero aunque EF tiene un mayor riesgo de fracturas, hay que poner ese riesgo en perspectiva, apuntaron los investigadores. Un hombre de 50 años con una densidad ósea parecida a la de EF tiene un riesgo de un 0.2 a un 0.3 por ciento de una fractura de la cadera, y un riesgo de un 1 a un 2 por ciento de otras fracturas en la próxima década.

El Dr. Joshua Safer, director ejecutivo del Centro de Medicina y Cirugía Transgénero de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, explicó que "el mayor riesgo conocido de los supresores de la pubertad es para el desarrollo de los huesos. Dicho esto, el riesgo de osteoporosis es tan bajo que ha sido difícil de demostrar".

Tiempo para reflexionar sobre la identidad

Safer dijo que se sentiría "muy relajado" al usar bloqueadores de la pubertad en un niño que quizá sea transgénero, y apuntó que los medicamentos son un tratamiento conservador que da a los niños tiempo para reflexionar.

"Han sido usados en numerosas circunstancias y parecen ser muy seguros, al menos durante un par de años", dijo. "Descontinuarlos es muy fácil. En la mayoría de los casos, los niños que los usan son transgénero después de todo, y el uso de los bloqueadores de la pubertad puede significar que más adelante esos niños necesiten menos cirugía, lo que es un beneficio inmenso".

Lantos dijo que los padres con un hijo que cuestiona su identidad de género deben tomarse el tema en serio, y no minimizarlo. Deben hablarlo como familia con el médico, y solicitar una remisión a un centro con experiencia en los problemas de género.

"Ahora, la mayoría de los hospitales pediátricos tienen clínicas de identidad de género, así que siempre y cuando las personas puedan ir a un hospital pediátrico, en general pueden encontrar a gente con experiencia", aseguró.

Keuroghlian añadió que un respaldo familiar fuerte es un factor clave para la salud mental de los jóvenes transgénero.

"Los padres de los niños transgénero deben ponerse en contacto con los servicios y programas locales dedicados a ayudar a las familias a aprender a respaldar la afirmación de género de sus hijos en casa, en la escuela y en la comunidad", señaló.

Más información

La Asociación Americana de Psiquiatría (American Psychiatric Association) ofrece más información sobre la disforia de género.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión