¿Tu teléfono podría engordarte?

¿Tu teléfono podría engordarte?
| Foto: ISTOCK

Alternar sin pensar entre su smartphone y otros dispositivos de medios de comunicación, y viceversa, podría conducir a un aumento de peso, advierten unos científicos.

Un pequeño estudio reciente encontró que las personas que tenían una costumbre enraizada de hacer muchas tareas a la vez también tendían a tener más peso.

Es posible que esos dispositivos estén en realidad cambiando al cerebro, teorizó el autor principal, Richard López, miembro postdoctoral en psicología en la Universidad de Rice, en Houston. En términos del peso, esto podría significar menos autocontrol cuando haya alimentos que engordan disponibles.

En su estudio, López y sus colaboradores pidieron a 132 estudiantes, de 18 a 23 años, que respondieran a preguntas sobre con qué frecuencia acostumbraban a realizar tareas múltiples de forma simultánea, y qué tan fácilmente se distraían. Ciertas preguntas (por ejemplo, ¿Tiene el impulso de revisar su teléfono mientras habla con otra persona?) estaban diseñadas para detectar un uso compulsivo o inadecuado del teléfono celular.

Los investigadores encontraron que los participantes del estudio con unas puntuaciones más altas en el cuestionario tendían a pesar más que los que tenían unas puntuaciones más bajas, lo que sugiere un posible vínculo entre ambas cosas.

Entonces, el equipo de López hizo que 72 de los estudiantes se sometieran a una IRM del cerebro mientras les mostraban una serie de imágenes. Entre las imágenes se incluyeron imágenes de alimentos deliciosos que engordaban.

Cuando veían las imágenes de la comida, la actividad aumentaba en la parte del cerebro vinculada con las tentaciones de la comida, mostraron los hallazgos. Esos participantes, que también tendían a tener más grasa corporal, pasaban más tiempo en las cafeterías de los campus, apuntaron los investigadores.

Por supuesto, el estudio no puede probar que realizar múltiples tareas de forma simultánea haga que una persona engorde, solo que parece haber una asociación. Pero López cree que los hallazgos sugieren un vínculo entre la realización de múltiples tareas de forma simultánea y el riesgo de obesidad: la conexión es la parte del cerebro que responde a la tentación.

López anotó que los smartphones y las tabletas solo han estado disponibles durante más o menos una década, y señaló que es demasiado pronto para comprender todas las repercusiones.

"No sabemos qué efectos están teniendo todas esas conductas sobre la forma en que respondemos a otros aspectos de nuestro medioambiente", comentó.

En investigaciones futuras, el equipo de López espera averiguar si las personas con un autocontrol pobre se distraen fácilmente con la multimedia, o si las personas que hacen múltiples tareas simultáneamente en medios electrónicos son más propensas a perder el autocontrol con el tiempo.

En este momento, "es aconsejable ser consciente de la realización simultánea de varias tareas", planteó López. "Que estos distintos dispositivos nos lleven inconscientemente en distintas direcciones probablemente no sea bueno para nosotros, a nivel cognitivo, y podría tener efectos en otras conductas".

"Lo que este estudio no puede decirnos es cuál es la causa y cuál es el efecto", comentó el Dr. David Katz, director del Centro de Investigación en Prevención Yale-Griffin de la Universidad de Yale.

Katz se preguntó si las mismas predisposiciones neurológicas favorecen la realización simultánea de múltiples tareas en los medios y el consumo excesivo de comida, o si la actividad altera el cerebro y fomenta la obesidad directamente.

"Este estudio plantea preocupaciones sobre la asociación, y nos invita a hacer más preguntas sobre la conexión y responderlas en estudios posteriores", dijo Katz.

"Es probable que todos hayamos oído que comer de forma distraída plantea un peligro de comer en exceso, elegir malas opciones y aumentar de peso", añadió.

Katz considera que comer con una mayor conciencia es una forma de reducir la tentación de comer en exceso o de comer demasiados alimentos que engorden.

El estudio aparece en una edición reciente en línea de la revista Brain Imaging and Behavior.

Más información

Para más información sobre la obesidad, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Comparte tu opinión