SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Su mascota no puede ayudarlo a retrasar el envejecimiento

JUEVES, 14 de diciembre de 2017 (HealthDay News) -- Unos científicos informan que tener una mascota no protege de los declives en la salud física o mental relacionados con la edad, un hallazgo que entristecerá a muchos amantes de los animales.

"Nuestros resultados mostraron que en esta muestra de casi 9,000 personas, con una edad promedio de 67 años, no se encontraron beneficios para la salud entre los que tenían mascotas", comentó el coautor del estudio, Richard Watt, profesor de epidemiología y salud pública en el Colegio Universitario de Londres.

Los investigadores británicos apuntaron que algunos estudios han sugerido que las mascotas pueden mejorar la salud psicológica, quizá al aliviar la soledad u ofrecer compañía. Otras investigaciones han insinuado beneficios de salud como la regulación del peso y una mejor salud cardiaca, posiblemente por tener que sacar al perro o el alivio del estrés que produce el hecho de acariciar al gato.

Pero los autores del nuevo estudio anotaron que tener una mascota también puede plantear una desventaja. Las personas pueden sentir un duelo y un distrés significativos tras la muerte de una mascota querida.

Para entender mejor exactamente qué tanto una mascota puede afectar a la salud y el bienestar humanos, los investigadores reclutaron a un gran grupo de personas mayores británicas, de las cuales un 55 por ciento eran mujeres.

Un tercio del grupo tenía mascotas: un 18 por ciento tenía un perro, un 12 por ciento tenía un gato, y un 3 por ciento tenía otra mascota.

Unos dos años más tarde, los adultos mayores se sometieron a varias revisiones de salud física y mental.

Al comparar a los que tenían mascotas con los que no, los investigadores en esencia no encontraron ninguna diferencia en la velocidad del paso, la función pulmonar, la velocidad para ponerse de pie desde una silla, la fuerza de agarre, la capacidad de subir las piernas ni el equilibrio. Todas esas capacidades tienden a dificultarse con la edad.

También midieron tres marcadores de inflamación en el cuerpo, y no encontraron diferencias entre los grupos.

El estudio tampoco encontró diferencias estadísticamente significativas en la memoria ni en los síntomas de depresión entre los dueños de mascotas y los que no tenían animales. Tampoco se encontraron diferencias entre los dueños de mascotas de ambos sexos.

Pero el estudio no probó que las mascotas no mejoraran la salud de las personas mayores.

Watt apuntó que la gente de Reino Unido considera a las mascotas como una parte muy querida de la familia, de forma muy parecida a la gente en Estados Unidos.

El análisis tomó en cuenta cosas como el tabaquismo y el nivel de riqueza. Los investigadores no tomaron en cuenta el tamaño de la mascota ni cuánto tiempo hacía que la persona mayor tenía a la mascota, y ambas cosas son limitaciones del estudio, dijo Watt.

Robert Matchock es profesor asociado de psicología en la Universidad Estatal de Pensilvania, y ha publicado investigaciones sobre las mascotas y la salud humana. También anotó algunas otras limitaciones potenciales del nuevo estudio.

Por ejemplo, el estudio no preguntó si los participantes eran los cuidadores principales del animal. Tampoco preguntaron sobre la implicación total de los participantes con la mascota, ni el tiempo que alguien pasaba con la mascota, señaló.

Además, "el estudio actual no examinó variables tradicionalmente medidas asociadas con tener mascotas, como la frecuencia cardiaca, la presión arterial o el cortisol", una hormona del estrés, dijo.

"Es un estudio importante, y claramente se necesita más investigación", planteó Matchock. "Pero todavía no descartaría el respaldo social y el afecto incondicional que podemos obtener de nuestras mascotas".

El Dr. Aaron Pinkhasov, presidente de salud conductual en la NYU de Winthrop en Mineola, Nueva York, describió la investigación como un artículo interesante que intentó probar lo que la gente siente que es verdad: que las mascotas son buenas para la salud.

Pero hay tantos factores de confusión que es difícil probar de forma definitiva un beneficio de salud por tener una mascota, dijo.

"Pero tiene sentido intuitivamente", aseguró Pinkhasov. "Con mucha frecuencia le doy cartas a la gente para perros terapéuticos, y son una fuente de alegría y estímulo. Pero llegar a decir que un perro ayudaría a prevenir un ataque cardiaco... creo que determinar eso quizá sea imposible".

Como dijo Watt, "como siempre ocurre con las investigaciones, nuestro estudio plantea más preguntas que respuestas. Se necesitan más investigaciones intervencionales para evaluar los efectos potenciales de tener una mascota".

Pero mientras tanto, dijo que "como propietario de un perro, estoy muy feliz con mi querido compañero".

Los hallazgos aparecen en la edición navideña de la revista BMJ.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre los potenciales beneficios para la salud de las mascotas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad