Soluciones infalibles para gestionar las rabietas del confinamiento

Soluciones infalibles para gestionar las rabietas del confinamiento

DOMINGO, 24 de mayo de 2020 (HealthDay News) -- Tras semanas de confinamiento para evitar la propagación de la COVID-19, tanto los niños como los adolescentes y los adultos probablemente se estén sacando de quicio mutuamente.

¿Cuál es el secreto para apaciguar los ataques de enfado, gritos y llantos?

Los expertos sugieren que los padres podrían comenzar por la compresión. A los niños y a los adolescentes les hace falta la conexión personal a la que están acostumbrados, y los encuentros en línea están perdiendo su atractivo.

Los niños pequeños responden al aburrimiento y a la frustración de la única forma que conocen: con rabietas. Los adolescentes se rebelan a través del aislamiento, ignorando el distanciamiento social o escabulléndose de casa.

"A los niños más pequeños les gusta jugar activamente juntos, de forma que para ellos una 'cita de juegos en línea' podría parecer demasiado impersonal", comentó la Dra. Katherine Shedlock, pediatra del Hospital Pediátrico de la Penn State en Hershey, Pensilvania.

Y aunque los adolescentes interactúan con sus amigos en línea, apuntó la enfermera especializada Lisa Culler, "también desean (y echan en falta) la socialización de participar en la escuela y en otras actividades favoritas".

A continuación, algunas formas de ayudar a controlar las conductas negativas:

  • Ignore la rabieta. "Ayuda a comprender que no obtendrán lo que desean por hacer una rabieta", dijo Shedlock en un comunicado de prensa de la Penn State.
  • Haga que los niños pasen un tiempo calmados. Elija un lugar para el "tiempo de calma", como la habitación, donde el niño pueda ir a calmarse. "Si un conflicto se intensifica, hacer un descanso de 10 minutos para ir a la habitación, calmarse y reorganizarse hace que todo el mundo tenga una mejor disposición para reiniciar la conversación", añadió Culler.
  • Use el tiempo fuera. Es una respuesta adecuada a las conductas graves, como golpear o morder. Haga que su hijo se siente en un lugar determinado sin juguetes, y base la duración en su edad (por ejemplo, tres minutos para un niño de 3 años).
  • Cambie la rutina. Si los niños duermen demasiado o se quedan despiertos hasta muy tarde, intenten mantener unos horarios constantes para irse a la cama y levantarse. Coman juntos en familia. Mantenga un horario para el trabajo escolar y otras actividades.
  • Haga concesiones. "Por ejemplo, si un adolescente se queda despierto hasta las 2 a.m. cada noche, y el padre quiere que se vaya a dormir a las 10 p.m., encuentre un punto medio, por ejemplo las 11:30 p.m.", aconsejó Culler.
  • Reduzca las multitareas. Haga que los niños y adolescentes paren lo que estén haciendo y préstele toda su atención. Escuche sus problemas y enfatice que para usted lo importante son ellos y su bienestar.
  • Dé el ejemplo. Sea optimista. Tranquilice a los niños y adolescentes diciéndoles que la pandemia no va a durar para siempre. Alabe las buenas conductas.
  • Limite las noticias. Ver noticias las 24 horas, los 7 días de la semana, puede aumentar la ansiedad.
  • Mantenga a los niños activos. Hagan aviones de papel. Vuelen un cometa. Consiga una máquina de burbujas. Dibuje una rayuela o haga una carrera de obstáculos en la entrada para el coche. Caminen. Corran. Miren un video de yoga o de ejercicio. Hagan experimentos de ciencia en línea. Construyan una pajarera. Vuelvan a pintar o a organizar la habitación. Enséñeles habilidades como andar en bicicleta, administrar el dinero, cocinar u hornear.

Si las rabietas no paran o los niños comienzan a autolesionarse o aislarse, hable con un profesional.

Más información

Aprenda más sobre las rabietas en la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión