¿Sobrevivió a un ataque cardiaco? Un horario laboral prolongado aumenta las probabilidades de que sufra otro

MARTES, 30 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- A veces, lo mejor es decir que no al tiempo extra: un nuevo estudio canadiense encuentra que trabajar demasiado duro tras un ataque cardiaco podría aumentar las probabilidades de que se repita.

El nuevo estudio encontró que las personas que trabajan más de 55 horas por semana tras un ataque cardiaco tienen el doble de probabilidades de sufrir otro, en comparación con los que trabajan de 35 a 40 horas por semana.

¿Sobrevivió a un ataque cardiaco? Un horario laboral prolongado aumenta las probabilidades de que sufra otro

"La magnitud del efecto de trabajar muchas horas tras un ataque cardiaco es comparable a la carga del tabaquismo actual", señaló el investigador sénior, el Dr. Alain Milot, profesor de medicina de la Universidad de Laval en la ciudad de Quebec, en Canadá.

"Las intervenciones para reducir los horarios laborales prolongados deben formar parte de las iniciativas de salud pública y empresariales para adaptar el ambiente laboral de los pacientes coronarios", añadió.

Se estima que un 20 por ciento de los trabajadores de todo el mundo trabajan más de 48 horas por semana, según la Organización Internacional del Trabajo.

En el estudio, el equipo de Milot recolectó los datos de casi 1,000 hombres y mujeres que, a mediados de los 1990, tenían menos de 60 años, presentaban antecedentes de un ataque cardiaco y seguían trabajando.

Los participantes fueron entrevistados, y completaron cuestionarios cada seis años para estudiar los casos de enfermedad cardiaca, los factores de riesgo del estilo de vida y las tasas de admisión al hospital. Los cuestionarios también preguntaban sobre la exposición laboral al humo del tabaco; los compuestos químicos; el ruido; el exceso de calor, frío o esfuerzo físico; y, el número de horas que trabajaban cada semana.

Los investigadores también midieron los niveles de estrés, la tensión laboral y el respaldo social durante y fuera del trabajo de los participantes.

A lo largo de seis años, un 22 por ciento de los participantes del estudio sufrieron un segundo ataque cardiaco. Trabajar un horario prolongado duplicó el riesgo de un segundo ataque cardiaco, encontraron los investigadores.

Los hombres y los empleados más jóvenes fueron más propensos a trabajar más horas, al igual que los que fumaban, bebían alcohol y eran físicamente inactivos. Los empleados cuyos trabajos eran estresantes también fueron más propensos a trabajar más horas, revelaron los cuestionarios.

El Dr. Gregg C. Fonarow es jefe interino de cardiología de la Universidad de California, en Los Ángeles(UCLA). Revisó los hallazgos del estudio, y dijo que "las investigaciones anteriores han mostrado que los hombres y las mujeres que reportan que tienen unos horarios laborales prolongados tienen un riesgo más alto de enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular y muerte cardiovascular prematura".

Pero Fonarow dijo que muy pocos pacientes que fueron estudiados sufrieron un segundo ataque cardiaco como para sacar cualquier conclusión definitiva.

"Como apenas había 95 individuos en este grupo de horario prolongado, se necesitan estudios de mayor tamaño en el futuro [para determinar] si la alteración del horario laboral, en sí, influiría de forma directa o no en el riesgo de un evento recurrente", planteó.

Fonarow dijo que la mejor forma de prevenir un ataque cardiaco repetido es mediante la atención médica probada.

"Hay varios medicamentos efectivos, la participación en la rehabilitación cardiaca y las modificaciones en el estilo de vida, que pueden reducir de forma efectiva el riesgo de eventos cardiovasculares recurrentes", comentó. "Se necesita la aplicación intensiva de estas intervenciones basadas en las evidencias y recomendadas por las directrices para la prevención de los eventos cardiovasculares".

El Dr. Jian Li, de la Facultad de Salud Pública Fielding de la UCLA, fue coautor de un editorial publicado junto con los hallazgos.

El editorial sugirió que los pacientes con un ataque cardiaco completen un cuestionario estándar sobre su horario laboral y el estrés en el trabajo, para ayudar a los médicos a abordar sus necesidades de tratamiento específicas. Li también anotó que los programas de rehabilitación cardiaca ya proveen un entrenamiento en un estilo de vida saludable, y también enseñan a los pacientes formas de relajarse y de tener una mayor resiliencia.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 29 de marzo de la revista Journal of the American College of Cardiology.

Más información

Para más información sobre el ataque cardiaco, visite la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Alain Milot, MD, MSc, professor, medicine, Laval University, Quebec City, Quebec, Canada; Gregg Fonarow, MD, interim chief, division of cardiology, University of California, Los Angeles, and director, Ahmanson-UCLA Cardiomyopathy Center; Journal of the American College of Cardiology, March 29, 2021, online

Comparte tu opinión