SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Simplemente sustituir un alimento por otro podría ayudar a salvar al planeta

LUNES, 10 de junio de 2019 (HealthDay News) -- Un sencillo cambio en su dieta (reemplazar la carne de res por carne de ave) podría contribuir mucho a reducir el cambio climático, muestra una investigación.

La carne de res es el mayor contribuyente dietético a los gases de invernadero en las personas promedio, y reemplazarla puede reducir a la mitad la huella de carbono alimentaria del comensal y mejorar la salud, según los hallazgos, presentados el domingo en la reunión anual de la Sociedad Americana de Nutrición (American Society for Nutrition), en Baltimore.

"Básicamente, los 10 alimentos que más carbono generan son todos un trozo de carne de res o carne de res molida", afirmó el investigador principal, Diego Rose, director de nutrición de la Universidad de Tulane, en Nueva Orleáns. "Podemos sustituirla por cosas que serán satisfactorias, en un sentido culinario, y reducirán las emisiones de gases de invernadero".

En este estudio, Rose y sus colaboradores analizaron información sobre las dietas de más de 16,000 participantes en la encuesta nacional de salud y nutrición realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Los investigadores compararon lo que las personas comían con los gases de invernadero emitidos durante la producción de esos alimentos, para calcular la huella de carbono de las dietas individuales.

Los 10 alimentos con el mayor impacto en el medioambiente eran todos cortes de carne de res. Alrededor de un 20 por ciento de los encuestados reportaron que habían comido uno de esos alimentos que generan mucho carbono el día de la encuesta, apuntaron los investigadores.

Los alimentos con la mayor huella de carbono afectan bastante al planeta. Los alimentos en el 20 por ciento superior tenían casi cinco veces más impacto en el medioambiente que los del 20 por ciento inferior, aseguró Rose.

Entonces, los investigadores calcularon una nueva huella de carbono para cada dieta, reemplazando la carne de res por carne de aves: pollo a la parrilla en lugar de un filete a la parrilla, pavo molido en lugar de carne de res molida.

"Cuando hicimos las sustituciones, encontramos que la reducción en las emisiones provocada por las nuevas dietas era de alrededor de la mitad respecto a antes: un 48 por ciento o menos", apuntó Rose.

Las simulaciones mostraron que la huella de carbono dietaria de las personas se hicieron más pequeñas aunque siguieran comiendo la misma cantidad.

"Deseábamos asegurarnos de que las sustituciones tuvieran las mismas calorías: no estamos poniendo a nadie a dieta", enfatizó Rose.

Apuntó que la carne de res tiene un impacto medioambiental tan alto por un par de motivos.

En primer lugar, criar ganado implica dos rondas agrícolas: primero, cultivar el maíz para las vacas, y luego criar las vacas con ese maíz, dijo Rose.

Los sistemas digestivos de las vacas también están diseñados para sacar la máxima nutrición de la hierba, lo que implica la digestión a través de una serie de cuatro estómagos, explicó Rose. Eso produce mucho metano, que las vacas expulsan mediante eructos o flatulencias.

Un efecto secundario positivo de sustituir la carne de res provino de la calidad general de la dieta de las personas, según se midió mediante un índice de alimentación saludable, señaló Rosen.

"Las dietas de las personas mejoraron no solo respecto a su huella de carbono, sino también en cuanto a lo saludables que eran", indicó. "No es mucho, pero está ahí y es significativo. Todo es positivo".

Wayne Campbell, profesor de ciencias de la nutrición en la Universidad de Purdue, en West Lafayette, Indiana, dijo que las conclusiones del estudio son "consistentes con lo que se prevería" al reemplazar la carne roja con carne blanca.

"Me gusta la forma en que realizaron sus cálculos dentro del contexto de lo que las personas comen en general, en lugar de manipular la dieta de alguien de una forma artificial", comentó Campbell, que no participó en el estudio.

Pero dijo que era necesario realizar más investigaciones.

"No creo que sería adecuado, basándose en la información limitada que ofrecen, decirle de repente a todo el mundo que compre pollo en lugar de un filete para la parrilla", dijo Campbell.

Por ejemplo, cuestionó si sustituir la carne de res con pollo siempre sería la opción dietética más saludable.

"Por ejemplo, si la carne roja que la persona come son salchichas grasosas y altamente procesadas, y cambian a una pechuga de pollo al horno, esto tendrá un impacto mucho más positivo en su salud que si comen solomillo magro de cerdo y lo cambian por pollo frito", advirtió Campbell.

Estudios posteriores también deben examinar si las personas están dispuestas a realizar los cambios sugeridos en su dieta, añadió.

Las investigaciones presentadas en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

El estudio fue financiado por Wellcome Trust, una organización caritativa de investigación biomédica con sede en Londres.

Más información

La Facultad de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard ofrece más información sobre una alimentación sostenible.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad