SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Siguen muriendo bebés debido a unas prácticas de sueño inseguras

LUNES, 22 de abril de 2019 (HealthDay News) -- La muerte de un bebé siempre es trágica, pero las prácticas de sueño seguras podrían haber prevenido algunas muertes recientes por asfixia, afirma una nueva investigación.

El estudio encontró que dos factores parecían ser responsables de una mayoría de las muertes infantiles por asfixia:

  • Que el bebé no durmiera de espaldas.
  • Que el bebé durmiera en una cama para adultos.

"Aunque se trata de una proporción pequeña de las muertes súbitas de lactantes, muchas muertes por asfixia se pueden prevenir", afirmó la autora del estudio, Alexa Erck Lambert, epidemióloga de DB Consulting Group, en Silver Spring, Maryland.

Aunque las tasas de asfixia y estrangulamiento accidentales en la cama son bajas, están en aumento.

En 1999 se registraron seis de esas muertes. En 2015, esa cifra aumentó a 23 bebés, según la información de respaldo del estudio.

Los autores anotaron que el aumento en esas muertes podría deberse a unas definiciones más precisas de las causas de muerte. Añadieron que las estadísticas actuales podrían subestimar el problema.

En el nuevo estudio, los investigadores revisaron más de 1,800 muertes infantiles en una base de datos sobre las muertes infantiles súbitas e inesperadas (MISI) de 2011 a 2014. En total, 250 bebés (un 14 por ciento) murieron por asfixia.

La causa del 69 por ciento de esas muertes fue la ropa de cama blanda. Y casi todos (un 92 por ciento) de los bebés que murieron por asfixia en ropa de cama blanda no estaban durmiendo de espaldas. Los encontraron de lado o boca abajo. Casi la mitad estaban en camas para adultos cuando murieron, según el informe.

Las almohadas, las mantas y los cojines de sofá se citaron como los tipos de ropa de cama blanda que contribuyeron a esas muertes, anotaron los investigadores.

Un 19 por ciento de las muertes por asfixia se debieron a "superposición". Eso significa que alguien estaba encima del bebé cuando el bebé falleció. La mayoría de las veces se trató de uno de los padres, pero en un 22 por ciento de las muertes por superposición, un hermano estaba encima del bebé.

El 12 por ciento restante de las muertes infantiles por asfixia se atribuyeron al "atrapamiento". Esto sucede cuando el bebé queda atrapado entre un colchón y otra superficie. La mitad de las veces, la otra superficie fue una pared. En más o menos una cuarta parte de los casos, se trataba del marco de la cama. Tres cuartas partes de esas muertes ocurrieron en una cama para adultos. Casi la mitad ocurrieron cuando un bebé dormía con otra persona.

Los hallazgos no sorprendieron a la Dra. Maryann Buetti-Sgouros, presidenta de pediatría en el Hospital de Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York, pero sí expreso frustración.

"Todas esas muertes eran prevenibles, fueron muertes innecesarias", lamentó.

Algunos padres le dicen que se sienten mejor si el bebé está cerca de forma que puedan responder si necesita algo. "O algunos padres creen que su bebé es suficientemente avanzado como para dormir boca bajo, porque vieron que el bebé se daba la vuelta una vez", añadió.

Pero el estudio encontró que casi un 90 por ciento de los bebés de 0 a 4 meses, y casi un 70 por ciento de los bebés de 5 a 11 meses que murieron de asfixia se encontraron boca abajo.

"Simplemente no vale la pena", aseguró Buetti-Sgouros.

Instó a los padres a seguir las directrices de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP), que recomienda poner a los bebés a dormir de espaldas. La AAP recomienda que los bebés duerman en la misma habitación que los padres los primeros 12 meses de vida, pero no en la misma cama. Buetti-Sgouros señaló que se puede tener la cuna del bebé en la habitación de los padres, para que el bebé esté cerca.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., que financiaron el estudio, también recomiendan que los padres:

  • Pongan al bebé a dormir en una superficie firme para dormir.
  • Mantengan las almohadas, los protectores, las mantas y los juguetes blandos fuera del área de dormir del bebé.

Erck Lambert dijo que no está claro, a partir del estudio, por qué algunos padres siguen poniendo a los bebés a dormir boca abajo, o les permiten dormir en superficies blandas. Pero espera que los hallazgos ayuden a "dirigir mejor los esfuerzos de prevención".

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 22 de abril de la revista Pediatrics.

Más información

Para más información sobre cómo prevenir las muertes y la asfixia en los bebés, visite la Academia Americana de Pediatría.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad