Sigue las directrices sobre el ejercicio y vive más

Sigue las directrices sobre el ejercicio y vive más
Los beneficios de supervivencia fueron superiores con el ejercicio vigoroso que con la actividad entre leve y moderada. | Foto: ISTOCK

Hacer la cantidad recomendada de ejercicio podría reducir el riesgo de muerte precoz, indica un estudio recientemente publicado en BMJ.

"Nuestros hallazgos respaldan que los niveles de actividad física recomendados en las directrices de 2018 para los estadounidenses, ofrecen unos importantes beneficios respecto a la supervivencia", escribió Bo Xi, autor del estudio, junto a sus colaboradores, en un comunicado de prensa de la revista.

Las directrices del gobierno de EE. UU. recomiendan al menos 150 minutos de actividad aeróbica de intensidad moderada o 75 minutos de actividad aeróbica de intensidad vigorosa cada semana. También sugieren que los adultos realicen ejercicio de fortalecimiento muscular de intensidad moderada o mayor al menos dos días por semana.


"De manera adicional, de acuerdo con las directrices, una actividad física superior a la recomendación mínima podría proveer mayores beneficios de salud", comentó Xi, que es profesor de epidemiología cardiovascular de la Universidad de Shandong en China.

Un informe publicado en The Lancet Global Health por investigadores de la Universidad de Edimburgo y la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, ya había estimado que realizar ejercicio regularmente prevenía casi 4 millones de muertes prematuras al año en todo el mundo.

Para llegar a esa conclusión, los investigadores analizaron datos de 168 países sobre el porcentaje de personas que cumplían con los niveles recomendados de ejercicio.

Tras comparar los datos del ejercicio con los estimados del riesgo de muerte prematura en las personas activas e inactivas, los investigadores calcularon cuántas muertes prematuras prevenía la actividad física. La conclusión fue que el ejercicio reducía las muertes prematuras en un 15%, equivalente a unos 3.9 millones de vidas salvadas al año. En Estados Unidos, por ejemplo, la actividad física previene alrededor de 140 200 muertes prematuras al año.

Beneficios del ejercicio

Para evaluar los beneficios de esas directrices, Xi y su equipo analizaron datos de casi 480 000 adultos de EE. UU., de 18 a 85 años, a quienes se dio seguimiento durante un promedio de casi nueve años. En ese período, apenas un 16% de los participantes alcanzaron del todo los niveles recomendados de actividad física, y casi 60 000 fallecieron.

En comparación con quienes no llegaron a los niveles recomendados de actividad, el riesgo de fallecer por cualquier causa fue un 11% más bajo entre los que realizaron suficiente ejercicio de fortalecimiento muscular, 29% más bajo entre los que realizaron suficiente ejercicio aeróbico, y un 40% más bajo entre los que hicieron suficientes actividades, tanto de fortalecimiento muscular como aeróbicas.

Los investigadores también encontraron que los que hicieron suficiente ejercicio aeróbico tuvieron un riesgo más bajo de morir por causas específicas, como enfermedad cardíaca, cáncer, enfermedades crónicas del tracto respiratorio inferior, accidentes y lesiones, enfermedad de Alzheimer, o diabetes.

Los que realizaron suficiente ejercicio de fortalecimiento tuvieron un riesgo más bajo de morir por enfermedad cardíaca, cáncer y enfermedad crónica del tracto respiratorio inferior.

Además, los beneficios de supervivencia fueron ligeramente superiores con el ejercicio vigoroso que con la actividad entre leve y moderada.

El estudio no establece una relación causal directa, aun así, la inactividad es un problema de salud pública global. Se estima que, en 2008, la inactividad fue responsable de entre un 6 y 10% de las enfermedades crónicas mayores no contagiosas y del 9% de las muertes prematuras en todo el mundo.

Comparte tu opinión